Washington y La Paz (Agencias).- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, pidió el martes a la Organización de los Estados Americanos (OEA), que de manera extraordinaria sesiona en Washington, Estados Unidos, ‘fijar posición‘ sobre el ‘grave atentado‘ que sufrió el presidente Evo Morales a su retorno de Rusia a La Paz, el 2 de julio, cuando cuatro países (Italia, Portugal, Francia y España) negaron que el avión que ocupaba ingrese a sus espacios aéreos.

El Ministro de Gobierno Carlos Romero denunció ante la OEA una “acción intercontinental” de agresión contra la vida y derechos de Jefe de Estado del presidente Evo Morales “por instrucciones” y “gestiones” de Estados Unidos. La sesión extraordinaria de la OEA fue solicitada por Bolivia, Nicaragua, Venezuela y Ecuador.

En la audiencia de la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente del organismo internacional, Romero detalló los pormenores del atentado perpetrado contra el Primer Mandatario al impedir el vuelo del avión presidencial pese a solicitudes y autorizaciones por escrito intercambiadas entre el Estado Plurinacional de Bolivia, Portugal, Francia, España, Italia y otros países.

La agresión contra el Presidente se ejecutó “pese a que se cumplieron todos los procedimientos” que manda el derecho internacional, denunció el Ministro. Dijo que el Gobierno de Francia confirmó el conocimiento y autorización del vuelo del Presidente Morales el 27 de junio de 2013, cinco días antes del “secuestro” aéreo contra el Primer Mandatario.

Romero denunció ante la OEA que los países involucrados en el atentado no solo cometieron una violación a las leyes del derecho internacional sino que incurrieron en una “agresión moral” contra el Primer Mandatario. “Lo han tratado como a un criminal”, protestó Romero.

“Pedimos pronunciamiento no solo porque es un Presidente, líder indígena y un líder social que adquirió gran connotación social, no solo por tratarse de nuestro Presidente, sino fundamentalmente para evitar que este tipo de precedentes puedan consolidarse a futuro, pedimos que se delibere y tomar posición sobre este grave atentado”, dijo.

Romero, en su intervención que se inició cerca al mediodía, consideró que “al Presidente se lo agravió” y calificó lo sucedido como “una acción intercontinental dado que compromete a países de Europa y seguro por los elementos que señalaremos deducimos por instrucciones o gestiones por lo menos de Estados Unidos”, mencionó.

El Ministro boliviano, además, demandó que los países involucrados pidan las disculpas correspondientes por lo sucedido y se brinden las explicaciones pertinentes ‘fundadas y coherentes‘ y no explicaciones que carezcan de argumentos. El rumor de que Edward Snowden, ex agente de la CIA buscado por Estados Unidos, se encontraba en la aeronave presidencial de Morales provocó lo que el Gobierno boliviano denominó “el secuestro del imperio”.

Por su parte, los representantes de Francia, España, Italia y Portugal justificaron ante la OEA la negativa de sobrevuelo a la aeronave del presidente Evo Morales la semana anterior, un incidente considerado ofensivo por la comunidad internacional. Para ellos son “injustas y falsas” las acusaciones y las críticas surgidas a escala global luego que el pasado día 2 sus autoridades cancelaron los permisos de vuelo al avión de Morales.

Los cuatro países del llamado viejo continente aseguraron que no violaron ningún tratado internacional, obstruyeron ni cancelaron el paso de la nave por sus espacios aéreos. Tampoco aceptaron disculparse por el incidente, dijeron que no pretendían poner en peligro la vida de Morales y exigieron no sobredimensionar el caso.

España solo se excusó si hubo algún malentendido porque su embajador en Austria Alberto Carnero quiso subir al avión presidencial a comprobar personalmente si estaba Snowden. “Lamentamos la actuación de la representación en Viena (…) nunca fue nuestra intención ocasionar problemas”, justificó el diplomático español Jorge Hevia. Mientras, Italia exigió no ser mencionada ni directa ni indirectamente en ninguna declaración de rechazo al suceso y pidió a Bolivia disculpas al respecto.