(Agencias).- Al menos 10.240 denuncias por maltrato físico, psicológico y otro tipo de abusos a adultos mayores fueron presentadas en los Centros de Orientación Socio Legal del Adulto Mayor (COSLAM) de 19 municipios y dos gobernaciones departamentales entre 2012 y el primer trimestre de este año, informó la Defensoría del Pueblo.

Se estima que en Bolivia hay 740.269 adultos mayores. En la gestión 2011, la Defensoría del Pueblo registró 1.154 casos de maltrato a personas adultas mayores, es decir 53% más que en 2010, y atendió 13.050 denuncias, 60% del área urbana y 40% del área rural.

Entre 2012 y el primer trimestre de 2013 la Defensoría del Pueblo registró 10.240 denuncias por maltrato físico, psicológico y otros tipos de abuso. Los casos reportados se refieren a la vulneración de derechos por despojo de tierras, apropiación indebida de bienes, violencia física y psicológica, además de maltrato institucional, económico, familiar y comunal.

Esos datos fueron publicados en el Día Mundial de Toma de Conciencia contra el Abuso y Maltrato en la Vejez el 15 de junio. El defensor del Pueblo Rolando Villena explicó que “los factores que hacen que estas personas sean vulnerables al maltrato son la pérdida del rol social, la baja autoestima, los niveles de dependencia derivados de algunas patologías, los bajos niveles de ingresos económicos que los obliga a vivir con otros o a depender económicamente de ellos o el aislamiento social producto de poca movilización o el padecimiento de alguna enfermedad física o mental”.

El año pasado el defensor Villena y los representantes de la Asociación de Adultos Mayores de Chuquisaca (Asamach) presentaron a la Asamblea Legislativa Departamental un proyecto de Reglamento de Funcionamiento de Geriátricos, ante la necesidad de una normativa que regule la apertura y funcionamiento de esos centros, sean públicos, privados o mixtos, para garantizar un trato digno a las personas adultas mayores.

En junio de 2013, representantes de la Oficialía Mayor de Desarrollo Humano de la Alcaldía de La Paz, del Viceministerio de Justicia, Servicio Departamental de Salud y del Servicio Departamental de Gestión Social clausuraron dos geriátricos en la ciudad sede de gobierno.

Al ingresar al geriátrico Virgen del Socavón el panorama era desolador, el olor a orín se sentía en todos los ambientes por la falta de limpieza. A las 10 de la mañana las camas, tapadas con plásticos, continuaban mojadas. “Comemos lagua todos los días”, se quejaron los adultos mayores que se encontraban sentados en uno de los sofás de un comedor en malas condiciones higiénicas.

En la cocina la situación era aún peor, los pocos alimentos que se encontraron estaban en estado de putrefacción y las alacenas estaban llenas de larvas de gusanos. Los baños estaban tapados y se encontraron medicamentos vencidos. El establecimiento fue clausurado por el personal de la Gobernación de La Paz.

Posteriormente los funcionarios visitaron el asilo El Samaritano, ubicado en la calle 5 de Irpavi. El establecimiento presentaba mejores condiciones para los abuelitos; sin embargo también se encontraron alimentos mal guardados, como el queso que tenía moho. Los baños, aunque limpios, no tenían las barreras de seguridad.

En el hogar Sol y Paz también el olor a orín impregnaba el ambiente. En este lugar los adultos mayores se quejaron por la falta de comida. El Servicio Municipal de Ambulancias llegó hasta el lugar para socorrer a una abuelita de aproximadamente 80 años que se encontraba con desnutrición, sin embargo no se pudo trasladarla a un hospital porque su hijo no tenía tiempo para presentar sus documentos. “Mi familia me lo trae galletas y pancito para mi tecito, pero no me dan nada, me dejan a medio vestir”, afirmó la abuelita que se encontraba tendida en una especie de sofá cama con la ropa y el pañal mojado.

Aquí también se encontraron alimentos vencidos, fideo cocido en estado de putrefacción y utensilios en mal estado. En un cuarto el refrigerador, casi vacío, se encontraba al lado de la lavadora donde los trapos estaban mezclados con sábanas y con servilletas que tenían vómitos. Los abuelitos y los vecinos del lugar denunciaron malos tratos. Este establecimiento también fue clausurado.

Otro de los lugares visitados fue el geriátrico Años Dorados. El año pasado se realizó una inspección a este establecimiento donde se encontraron varias irregularidades, pero en la visita realizada el 7 de junio se evidenció que el lugar subsanó las mismas ya que cuentan con espacios adecuados, enfermeras de turno, fisioterapeutas, cámaras de seguridad para evitar casos de maltrato. A diferencia de los anteriores geriátricos, los adultos mayores se encontraban disfrutando de la compañía de sus compañeros de cuarto y de sus familiares.

Marco Cárdenas, coordinador de proyectos de la Unidad del Adulto Mayor y Personas con Discapacidad, señaló que “además de ser responsabilidad de estas casas el bienestar de los adultos mayores, también es responsabilidad de los hijos; muchos de éstos dejan abandonados a sus padres, no realizan el seguimiento de la clase de atención que se les brinda. Tenemos que promover una cultura de amor, afecto y respeto a nuestros adultos mayores”.

Proteger a los ancianos

El presidente de la Asociación Nacional del Adulto Mayor de Bolivia (ANAMBO) Carlos Loza pidió a las autoridades de los diferentes niveles del gobierno el respeto de sus derechos, enmarcados en varios artículos de la Constitución Política del Estado. “Estamos pidiendo que haya respeto, no haya maltrato y abandono, no exista discriminación por razón de edad. Los adultos mayores no somos viejos y estamos activos porque seguimos trabajando, porque es una necesidad. Queremos que se respete al adulto mayor porque ya hemos dado mucho al país”, dijo a la agencia ABI.

Recordó que los derechos de los adultos mayores en Bolivia se enmarcan en al menos 25 artículos de la Constitución Política del Estado, entre ellos, el reconocimiento a ese sector por su aporte al país.

Por otra parte, el presidente de la ANAMBO reveló que en el país existen más de 13.000 denuncias de maltrato a adultos mayores, razón por la cual, dijo que se gestiona la incorporación de un artículo sancionatorio en el Código de Procedimiento Penal. “Con la ley que hemos hecho aprobar, que nos ha entregado el Presidente (Evo Morales) el 1 de mayo, van a haber sanciones, donde el Ministerio de Justicia será patrocinador de esto”, explicó.

El secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon convocó a los gobiernos a elaborar leyes de protección para las personas de mayor edad víctimas de abusos, y para castigar a los responsables de esas acciones. Hay que combatir la discriminación por razones de edad en todas sus formas y promover la dignidad y los derechos humanos de ese sector, apuntó el titular de la ONU en un mensaje con motivo del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

La máxima autoridad de la ONU consideró que las actitudes contra los ancianos tienen carácter psicológico, financiero o físico. Una de las causas del problema son los prejuicios, razón por la cual llamó a revisar “nuestras actitudes con respecto al envejecimiento y la situación y el papel de las personas de edad en la sociedad”.

Según datos de la ONU, entre el cuatro y el seis por ciento de los ancianos del mundo han sufrido alguna forma de abuso o maltrato que causan lesiones físicas y daños psicológicos a largo plazo. La población mundial de 60 años o más se duplicará en 2025 en comparación con 1995 al crecer de 542 millones a alrededor de 1.200 millones.