Al matutino nacional privado El Diario le llegó hace unos pocos días la infausta noticia del pago de una deuda millonaria con el fisco y luego ratificar su embargo en una suma que asciende a nada mas ni nada menos a 128.469.000 bolivianos.

Obviamente la noticia causó furor y espanto especialmente a sus aliados los medios privados y los dueños de esos emporios ligados a instituciones como la Asociación Nacional de la Prensa (ANPB), la Confederación Nacional de la Prensa y otros que, más que ver el hecho desde las acciones de la administración tributaria, como se efectúa con las empresas que eluden los impuestos, salieron pretextando que éste es otro atentado contra la libertad de prensa.

Las autoridades de impuestos nacionales, como era de rigor, también salieron al frente señalando que no puede ser que al amparo de la libertad de prensa, se deje de pagar impuestos y que como medio de comunicación, también tiene que cumplir las leyes tributarias, las leyes de cumplimiento del pago de los impuestos.

Lo curioso es que hasta algunos de sus aliados que los defendían a rajatabla a ese matutino en el programa “El Pentágono”, se ajustaron a la norma y con documentos en mano, le pidieron a sus dueños para que este rotativo pague nomas su deuda, porque el tema data de mucho tiempo y no se puede eludir una deuda de esa magnitud.

Por si usted amigo lector no sabía, El Diario tiene en la actualidad dos sentencias ejecutoriadas por la Corte Suprema de Justicia por un monto aproximado de 84.862.029 bolivianos, además, tiene 86 declaraciones juradas por 19.110.585 bolivianos, que aunque haya declarado, sin embargo no ha efectuado la cancelación.

Asimismo este periódico tiene adeudos de por al menos 16 resoluciones determinativas que acumulan alrededor de 24.496.824 bolivianos por lo que no tiene argumento para eludir las leyes tributarias, porque en definitiva son leyes de cumplimiento de pago de impuestos que vienen desde hace casi veinte años.

El embargo al inmueble de El Diario forma parte de una serie de operativos que realizó la Administración Tributaria, entre ellos, de una vivienda que pertenece al cineasta, Juan Carlos Valdivia. Los embargos se realizaron en el marco del artículo 110 de la Ley 2492, de 2 de agosto de 2003, y el artículo 497 del Código de Procedimiento Civil.

Entonces ese falso pretexto para poner a la decantada “libertad de prensa” por encima de una ley que se viene de las épocas en las que estos medios eludieron su compromiso, es otra artimaña de los privados para generar adeptos de la oposición y montar un show haciendo ver que este es un tema político y que otra vez el gobierno se enfrenta a los medios.

Tanta fue la bulla mediática que la propia Central Obrera Boliviana se pronunció censurando y condenando, a través de su vocero oficial, Jaime Solares, el operativo de la policía indicando que El Diario es el periódico del pueblo y defensor de los intereses de los trabajadores.

También habrá que recordarle al amigo lector que este matutino al igual que los otros medios impresos privados, cerró filas con su discurso radical, con una línea editorial cuestionadora de la gestión gubernamental, su tendencia indefinida en temas políticos, así como su falta de ética.

El Diario, es llamado el decano de la prensa nacional, lo ubican como medio servidor de los intereses empresariales. Con el pretexto de ser el defensor de los recursos naturales, es un medio que muestra a las claras un extravió político y sin identidad siempre servil a la línea de grandes empresarios de medios de derecha como la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP y a grupos políticos y económicos nacionales ligados al MNR, ADN y el MIR.

Cinco generaciones de la familia Carrasco han dirigido a este medio de comunicación, destacándose el hijo del fundador, José Carrasco Jiménez, su nieto don Jorge Carrasco Villalobos y su bisnieto Jorge Carrasco Jahnsen, quien fue el encargado de conducir este medio la última década del siglo pasado. Hoy Jorge Carrasco Jahnsen, acusado de asesinar a su esposa, está en libertad condicional.

Entonces, este grupo empresarial de los Carrasco no podrá escapar al cumplimiento con las leyes y ya no tiene argumentos para eludir las leyes tributarias, porque en definitiva se trata de un compromiso con el Estado.

Y que se dejen con su nueva paranoia de sus aliados en sentido que habría persecución a otros 6 medios nacionales para que les caiga lo mismo, es otro invento de sus periodistas y analistas para crear psicosis y alentar a los opositores para generar discurso en favor de estos medios. ¿Miedo señores de El Diario? ¿Por algo debe ser no?

* Comunicador orureño.