En cinco años la Iniciativa Yasuni recaudó 336 millones de dólares, menos del 10% de los 3.600 millones que esperaba Ecuador de la comunidad internacional. El gobierno de Rafael Correa decidirá en junio o julio de este año si explota o no los 800 millones de barriles de petróleo de los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT) en el Parque Nacional Yasuní de la Amazonía ecuatoriana, considerado uno de los lugares más biodiversos del planeta.

El Parque Nacional Yasuní de unas 982 mil hectáreas en la cuenca del río Napo, ubicado en la región amazónica ecuatoriana, es la región de mayor diversidad biológica del mundo y alberga a dos pueblos en aislamiento voluntario de Ecuador, los Tagaeri y los Taromenan. El 20 de noviembre 1979 el Yasuní fue declarado Parque Nacional y en 1989 entró a formar parte de la Reserva Mundial de Biósfera, en el marco del programa Hombre y Biósfera de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Hace cinco años el presidente ecuatoriano Rafael Correa propuso a la comunidad internacional no explotar los yacimientos hidrocarburíferos que se encuentran en el subsuelo del Parque Yasuni a cambio de que los países desarrollados aporten al menos la mitad del valor de las reservas valuadas en unos 14 mil millones de dólares. Según el gobierno ecuatoriano, el proyecto Yasuní-ITT evitaría la emisión a la atmósfera de 407 millones de toneladas de dióxido de carbono que se generarían con la combustión del hidrocarburo.

Ecuador pretende dejar bajo tierra unos 846 millones de barriles de petróleo en el parque amazónico a cambio de una compensación económica internacional equivalente a la mitad de si lo explotara. La cantidad mínima esperada de la corresponsabilidad internacional es de 3.600 millones de dólares en 13 años.

La representante plenipotenciaria de Ecuador para la Iniciativa Yasuní-ITT Ivonne Baki informó que en 2011 se obtuvieron alrededor de 100 millones de dólares y en 2012 se esperaba recaudar otros 291 millones.La iniciativa cuenta con el apoyo de 19 países, entre los que se destacan Noruega, Bélgica, Holanda, Qatar, Francia y Alemania, así como 20 organismos, 35 empresas y el Parlamento de la Unión Europea.

Se estima que la Iniciativa Yasuní ITT recaudó hasta la fecha más de 330 millones de dólares de países, organismos internacionales, empresas y entes sociales. La iniciativa ecuatoriana recibió un aporte de 1,3 millones de dólares del gobierno de Luxemburgo; 44 millones de Alemania; 295 mil dólares de Turquía y Francia, entre otros recursos que se encuentran en un fideicomiso internacional administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El gobierno ecuatoriano anunció en febrero que aspira obtener unos 240 millones de dólares este año para financiar el proyecto, que se sumarían a los 336 millones recaudados teóricamente hasta la fecha. Lo recaudado representa menos del 10% de los 3.600 millones de dólares que se esperaba de la comunidad internacional.

La iniciativa fue lanzada al mundo hace ya cinco años y las potencias mundiales no respondieron como se esperaba, reconoció el presidente Correa, y anunció que a fines de junio o julio se tomará la decisión de explotar o no el Yasuní tras evaluar cuánto se ha logrado recaudar. Correa adelantó que los países que más promulgan el cuidado de la naturaleza fueron los que menos han colaborado con la iniciativa ecuatoriana, razón por la cual, recalcó, ”no podemos ser tontos útiles de nadie”.

Correa explicó que la decisión de extraer el petróleo del Yasuni se tomará “en función de las necesidades del pueblo”, siempre y cuando la propuesta no encuentre respuesta de la comunidad internacional y no se cumplan los objetivos fijados.

No obstante, el presidente ecuatoriano aclaró que “si se explota adecuadamente el ITT se afectarán 200 hectáreas de casi un millón de hectáreas, o sea no es el todo o nada como quieren presentar ciertos grupos”. El mandatario aseguró que se tomarán medidas “sensatas y responsables” ante el imperativo moral de combatir la pobreza en Ecuador.

Con información de Prensa Latina.