Yacuiba.- El 29 de abril de 2013, se cumplieron seis meses del alevosos y cobarde atentado criminal y terrorista que ha sufrido Radio Popular de Yacuiba y Fernando Vidal, junto a su operadora Karen Anze. Está claro que este atentado fue planificado, financiado y ordenado por la mafia política de Yacuiba que tiene el poder político en sus manos en este momento.

Fernando Vidal (71), es un periodista experimentado, muy culto y con una alta sensibilidad social, desde sus 14 años se ha relacionado con la Radio. Ha sido hostigado y perseguido en varias ocasiones por las dictaduras militares, fue obligado a abandonar al país en varios momentos de intolerancia política que vivió el país. De joven Vidal abrazó los postulados de la izquierda, luchó por ella y se mantuvo firme en sus convicciones hasta ahora; desde muy joven fue dirigente sindical, cívico y político, siempre frontal, polémico y claro en sus posiciones.

La familia de Vidal ha sufrido mucho, por el trabajo periodístico que desarrollaba. Incluso en un ocasión en Yacuiba, en el Hospital público le negaron la atención de emergencia a su esposa que estaba a punto de dar a luz. Tuvo que trasladarse a Villamontes para que naciera su último hijo.

Vidal fue perseguido, torturado, exiliado, chantajeado, presionado, y el 29 de octubre de 2012 intentaron quitarle la vida de la manera más cruel. Pero Vidal posee un espíritu muy sólido y fuerte, por lo que nunca lograron quebrantarlo. Incluso en momento en que afectaron a su familia, se mantuvo firme.

Conocí a Vidal en Villamontes cuando tenía 10 años. Fue el primero en instalar una Radio FM. Siempre lo he admirado por su personalidad fuerte. Circunstancias de la vida, han hecho que felizmente me ligue a su familia, por lo que estos últimos años tuve la oportunidad de conocerlo más íntimamente.

Vidal es de convicciones firmes. No transa sus ideas bajo ninguna circunstancias. He sido una de las personas que estuvo muy cerca en los momentos más difíciles que experimentó, después del incendio a la Radio y a su humanidad.

Algo que me hace admirar mucho a este varón es la gran fortaleza espiritual que posee. Nunca se quebró a pesar del tremendo dolor que le causaron las quemaduras en su rostro y brazos. Lo vi llorar en dos ocasiones. Una de emoción cuando cruzó por Yacuiba en la ambulancia rumbo a Salta, en momentos que percibía el grito de la gente en la calle mientras atravesábamos por el centro de Yacuiba. En otra ocasión lo vi llorar de impotencia, bronca y rabia, en Salta, cuando presentía que el Gobierno estaba protegiendo a los verdaderos responsables del hecho criminal.

Uno puede estar a favor o en contra de las posiciones que asume, pero de lo que nadie puede dudar o desmentir es que Vidal es sincero, veraz, y apegado a sus convicciones sociales.

El día que fue quemado, de la familia, fui el primero que habló con él cuando le prestaban los primeros auxilios en el Hospital de Yacuiba. Inmediatamente me vio, mientras era curado, me dijo: “Mierda, ¿me la cobraron caro no?” Estaba tranquilo, sereno y consciente.

Estamos escribiendo un libro en el que relatamos todos los detalles de este triste y horroroso episodio para que el país, la prensa y la democracia, y sobre todo, revelaremos muchos hechos ocultos de personajes oscuros de Yacuiba, que no se conocen. Este libro será para que la historia no olvide que en Yacuiba se ha instalado una mafia política demagoga, populista muy hábil, pero diabólica, infame, perversa.

Han pasado seis meses, y hasta la fecha no hay avances importantes en las investigaciones. El Gobierno ha demostrado muy poca voluntad para esclarecer este horrendo hecho. Mas bien ha actuado de manera muy sospechosa y dudosa. Inmediatamente sucedido el criminal hecho, el ministro Carlos Romero y el viceministro de Régimen Interior ensayaron varias especulaciones. Dijeron que este hecho estaba relacionado con grupos de contrabandistas y lo más chistoso es que de plano descartaban que existan motivaciones políticas.

Después dijeron que había móviles relacionados al narcotráfico. Luego se atrevieron a deslizar que podría ser un hecho común. Lo curioso es que hasta la fecha no han demostrado sus creativas especulaciones.

Coincidiendo plenamente con el Gobierno, la mafia política de Yacuiba salió al paso ocupando espacios estelares en los medios locales, en nerviosas conferencias de prensa para curarse en sano. Juraron y rejuraron que no tenían nada que ver con el atentado. Aseguraban que estaba relacionado a grupos de contrabandistas y al narcotráfico. Incluso, salieron en redes nacionales para reafirmar sus endebles posiciones.

Producto del nerviosismo, uno de ellos aseguraba que ningún político estaba implicado en el asunto, e incluso ponía las manos al fuego por los demás. El pánico los tenia atrapado y descontrolado. Todos estaban nerviosos y muy asustados. Uno de ellos, no podía conciliar el sueño por lo que recurría a fármacos fuertes para descansar. Aparecía con ojeras y muy cansado. Desde ese día se le blanqueó la cabeza. Otro se volvió obeso, a pesar que nunca deja de masticar coca. Otro, enflaqueció aun más de lo que estaba. Ahora parece un esqueleto andando, parece estar disecándose.

Un concejal que nunca está sobrio, tejió la hipótesis que habría sido un auto atentado. Incluso se atrevió a afirmar que el supuesto auto atentado estaba financiado por un político refugiado en el Paraguay.

La mafia política de Yacuiba desató una despiadada y cruel guerra sucia contra la familia Vidal para desacreditarla, acobardarla y desalentarla en la lucha por saber la verdad y establecer responsabilidades. El vigoroso poder político puso en marcha un plan de ataque, pero que fracasó. Usaron a empleados que se ocupaban a tiempo completo de atacar como una jauría.

Ante la desesperación, acostumbrados a arreglar con dinero sus pecados, la mafia política de Yacuiba a través de un tercero en Villamontes relacionado a la familia, han buscado negociar la situación haciendo propuestas de indemnizaciones millonarias. Inmediatamente conocida la intención, cerramos toda posibilidad de negociar el asunto. Denunciamos el hecho. Y advertimos que si algún emisario se acercaba a la familia a ofrecer dinero u otra cosa a cambio del silencio, nosotros los denunciaríamos inmediatamente.

Nosotros, desde el mismo momento del atentado, no hemos dudado un instante en afirmar que este hecho estaba directamente relacionado con la mafia política de Yacuiba, a la que se ha enfrentado abiertamente Fernando Vidal.

Gracias a la cooperación discreta de algunos amigos que nos suministraron importante información, se ha detenido al chaqueño Cuenca en su casa. Un reducido grupo de policías se atrevieron a detenerlo en casa de un amigo de Cuenca. Fue un operativo de inteligencia, desarrollado en su mayor parte por la familia Vidal, con la ayuda de algunos amigos.

La misma noche del día que el chaqueño Cuenca fue detenido, un político importante de Yacuiba, principal sospechoso de haber financiado el crimen, cruzó la frontera para ponerse a buen recaudo, causando un revuelo en las altas esferas políticas de Yacuiba. Le prometieron que no pasaría nada, así revele todo el chaqueño Cuenca. A los tres días, el político, apareció nuevamente en Yacuiba, seguro de la protección, aunque muy inseguro y nervioso.

Desde noviembre, Radio Popular es el único medio que no tiene contrato de publicidad con la Alcaldía de Yacuiba, Subgobernación de Yacuiba, Asamblea Regional, Asamblea Departamental, ni Gobernación Departamental. Todas estas instituciones están controladas por el MAS el PAN. Ahora, la mafia política de Yacuiba, intenta asfixiarlo económicamente para que agache la cabeza. La familia de Vidal está atravesando una muy delicada crisis económica en este momento.

Vidal ha mantenido un discurso de denuncia de sonados hechos de corrupción en Yacuiba, pero que curiosamente los implicados gozan de la protección del Gobierno Nacional. Se han convertido en aliados perrunos del Gobierno.

El discurso de lucha contra la corrupción de este Gobierno, se hizo añicos, porque abiertamente protege a “distinguidos” corruptos que de la noche a la mañana se han convertido en multi millonarios, gracias a las obras con sobreprecio y a las coimas.

Vidal todo el tiempo ha denunciado con documentación en la mano que se están robando la plata del pueblo, de las regalías. Muchas de esas denuncias se han vuelto explosivas, al ser publicadas por medios nacionales. Por ejemplo, la fraudulenta venta de los terrenos de la Planta Separadora de Líquidos. Varios políticos importantes están enlodados con ese sucio negocio, pero todo quedó soterrado.

A Vidal le ha costado caro sus denuncia, pero se mantiene firme a pesar de la situación crítica por la que atraviesa en este momento. Es un hombre muy fuerte, por lo que no podrán doblegarlo.

Ningún político puede decir que Vidal es, o ha sido corrupto. Ningún político puede acusar a Vidal de enriquecimiento ilícito. Ningún político puede decir que Vidal ha transado sus postulados políticos a cambio del dinero sucio de la corrupción. Vidal tiene la autoridad moral, política para hablarles de frente y de manera clara a todos los políticos del Chaco, y a cualquiera.

Así como a Gandhi no pudieron destruirlo políticamente, por la gran carga autoridad moral que poseía, de la misma manera a Vidal no podrán nunca hacer que agache la cabeza.

Vidal tenía contrato de publicidad con la Alcaldía, Subgobernación, Asamblea Departamental y Gobernación, pero nunca acomodó su palabra de acuerdo al contrato. Nunca lograron presionarlo por medio de la publicidad para que modere o deponga de las denuncias. Por eso, no tuvieron otra opción que atacarlo físicamente.

Nosotros creemos que este caso no se investigará como corresponde, mientras el actual régimen esté en vigencia. Sin embargo tenemos la esperanza, que cuando regrese el Estado de Derecho, cuando retorne la República, cuando las garantías democráticas vuelvan a estar vigentes, cuando la democracia retorne, se conocerá lo que sucedió y se establecerán las responsabilidades.

La justicia tarda, pero llega.

* efarfan@elquebracho.com.bo Fuente: http://www.granchaco.com.bo/fernando-vidal-seis-meses/