A propios y extraños nos rompió esquemas mentales ver en 2011 a “intelectuales” como Fernando Mayorga, Yuri Tórrez, Fernando Salazar, Carlos Crespo, Walter Sánchez, Alejandra Ramírez, etc., de renombrada calidad académica—certificada por los organismos imperialistas como el PNUD, la Cooperación Sueca y Alemana—aliarse en un proyecto de poder con el MAS para controlar la Facultad de Ciencias Sociales (FACSO); proyecto frustrado por la lucha del movimiento estudiantil que reivindicó la necesidad de que la FACSO fuera puesto al servicio de los oprimidos y explotados de este país y no al servicio del MAS y sus aliados “mercenarios del conocimiento” que utilizan las facultades y centros de investigación de la UMSS para enriquecerse personalmente.

Ahora que en la FACSO se realizarán elecciones para renovar delegados docentes y estudiantes para el Consejo Universitario y Facultativo se vuelve a percibir y oler en el aire de los pasillos de sociología, la inminente alianza de los antes mencionados “intelectuales” con lo más podrido y corrupto de la UMSS: el MAS y toda su pandilla de IDENTIDAD CON DIGNIDAD. El mismísimo hermano del innombrable Marco Carrillo, Juan Ángel Carrillo, será candidato de la alianza masista. Esta alianza debe explicarse por dos cosas: 1) el control del gobierno que tienen sobre los fondos de la cooperación internacional que financia investigaciones para legitimar el Estado Burgués Plurinacional y 2) Muchos de estos mercenarios del conocimiento han dejado de tener puestos privilegiados en la administración universitaria por lo que ven reducidos no solo sus ingresos económicos sino también sus influencias político-intelectuales. Incluso se rumorean futuras postulaciones al decanato de la FACSO en 2015—faltando todavía dos largos años de gestión—.

SERÁN BARRIDOS POR EL PROCESO POLÍTICO. Con todos sus cartones y PhD encima, estos mercenarios del conocimiento no pueden leer la realidad social donde el MAS y su Estado Burgués se hunden aceleradamente con el decadente sistema capitalista. Esto confirma que la supuesta “imparcialidad” de los intelectuales es una farsa posmoderna inventada por las clases dominantes para que la inteligencia pequeñoburguesa universitaria se ponga al margen de los problemas sociales, para tener un estudiante acrítico y no pensante de su realidad. El movimiento estudiantil de sociología debe barrer esta vergonzosa alianza MASISTA; debe impulsar desde sociología los cambios y transformaciones que permitan poner a la FACSO y la UMSS al servicio de la revolución socialista dirigida por el proletariado que empieza a despertar y apuntar con claridad al gobierno del MAS como un gobierno enemigo de los pobres, sirviente de la burguesía y del imperialismo.

¡MUERAN LOS INTELECTUALES DE ALQUILER AL SERVICIO DEL MAS Y LA BURGUESÍA!

¡MASISTAS NO PASARÁN, EL PODER ESTUDIANTIL LOS APLASTARÁ!

URUS de SOCIOLOGÍA