(ABI).- Bolivia insertó una reserva en su demanda presentada contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que habilita el derecho a acudir en un futuro a un tribunal de arbitraje, situación que permitiría revisar el Tratado de Paz y Amistad suscrito por esos dos países en 1904.

El miércoles, una comisión liderada por el canciller David Choquehuanca y el embajador plenipotenciario Eduardo Rodríguez Veltzé presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya una demanda contra Chile por una salida soberana al Océano Pacífico. Se trata del primer alegato judicial de la mediterránea Bolivia en casi siglo y medio que se pasó de negociación en negociación, de cabildeo en cabildeo, de traspié en traspié y de esperanza en esperanza.

“Bolivia se reserva el derecho a solicitar que se establezca un tribunal de arbitrio, según se establece en el artículo XII del Tratado de Paz y Amistad firmado con Chile el 20 de octubre de 1904 y el Protocolo del 16 de Abril 1907, en el caso de que cualquiera reclamación surja al respecto de estos tratados”, señala un punto de la demanda presentada por Bolivia.

Según medios de prensa, ese párrafo abre la posibilidad de que Bolivia acuda adicionalmente a la Corte de Arbitraje de La Haya, cuyo principal argumento legal consistiría en la denuncia de incumplimiento por parte de Chile de ese Tratado. La demanda boliviana contra Chile establece también que “la obligación de Chile de negociar, en buena fe y efectivamente con Bolivia, en razón de alcanzar un acuerdo que le garantice a Bolivia acceso soberano total al Océano Pacífico”.

Según la publicación de la CIJ, Bolivia solicita que el máximo tribunal internacional ajusticie y declare que: a) Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia en el orden de alcanzar un acuerdo que le garantice a Bolivia un acceso soberano completo al Océano Pacífico; b) Chile ha incumplido dicha obligación; c) Chile debe cumplir dicha obligación en buena fe, apropiada y formalmente, en un tiempo razonable y efectivo, para garantizar a Bolivia un acceso soberano completo al Océano Pacífico.

El Presidente Evo Morales puntualizó el jueves que Bolivia perdió su mar a causa de una invasión chilena y no así en una guerra y aclaró que en la actualidad aboga por su reintegración al Océano Pacífico que está lejos de ser una reivindicación o una simple aspiración.

Morales convocó a los maestros a enseñar en sus aulas a los estudiantes sobre ambos aspectos, en los que muchas veces se incurre en errores al referirse a la Guerra del Pacífico y a la reivindicación marítima. “Para mí fue invasión y el 23 de marzo habido resistencia, cuántos días de invasión, más de un mes del 14 de febrero al 23 de marzo, seguro después gobiernos declararon la guerra, pero ya estuvimos invadidos”, dijo.

Morales manifestó que la guerra no da derechos, en ese sentido indicó que el país lo que busca es una reintegración marítima, por lo que presentó ante La Haya una demanda contra Chile. “Siempre puede haber errores hay que corregir es tarea de todos incluso en libros sobre aspiración interpreto que historiadores se equivocan estamos aspirando es deseo, sueño, queremos como un camino, una escuela eso es aspiración, es un pedido, pero esto es nuestro derecho y merecemos más respeto para obtener nuestro derecho para retornar al mar, ese es el tema de fondo”, mencionó.

El Mandatario ponderó el trabajo de la Dirección de Reintegración Marítima (Diremar) que fue complementado con el nombramiento del ex presidente de Bolivia Eduardo Rodríguez Veltzé, como embajador plenipotenciario.

Bolivia espera que Chile solucione los pendientes bilaterales en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en este caso la reposición de un espacio en la costa del Pacífico, como en el pasado reciente lo hizo con Argentina y se encuentra a paso de hacerlo con Perú, dijo el embajador plenipotenciario y ex presidente Eduardo Rodríguez Veltzé.

“Chile ha resuelto sus problemas limítrofes con Argentina, lo está a punto de hacer en La Haya con Perú y espero que Bolivia sea el próximo en resolverse, estimo que sí, es por interés de Chile también”, dijo Rodríguez Veltzé citado por el tabloide capitalino Página 7, en edición dominical.

El diplomático, que hasta 2005 fue presidente de la Suprema Corte de Bolivia, se refirió a la solución del entuerto entre Chile y Argentina por el austral Canal del Beagle que mereció, antes de radicarse en La Haya, la mediación del papa Juan Pablo II, en 1978, cuando Buenos Aires y Santiago se colocaron a un tris de la guerra.

También al contencioso de Chile y Perú por 100.000 km2 de aguas territoriales en el mar Pacífico a la altura de la línea de La Concordia, entre el departamento peruano de Tacna y la región chilena de Arica, que La Haya se apresta a zanjar tras un lustro de alegatos de ambos países.

Rodríguez Veltzé anunció que la demanda boliviana será radicada en los días o semanas que siguen. El agente boliviano anticipó tácitamente su optimismo por el triunfo de la causa. “Hay una razón de justicia, apegada a derecho internacional”, sostuvo.

Por otro lado, la Central Obrera Boliviana (COB) coordina con trabajadores de Chile y Argentina una “triangulación” de apoyo a la demanda marítima y el derecho de los bolivianos de retornar al mar de manera soberana, informó el principal representante de esa organización Juan Carlos Trujillo.

“Estamos buscando un mayor acercamiento, aunque ya se ha tenido comunicación con algunos movimientos sindicales de Chile y de Argentina, porque queremos hacer una triangulación de coordinación, sentimos que mucha gente chilena nos apoya en nuestra demanda marítima y como Central Obrera Boliviana queremos consolidar esta conexión con las centrales de trabajadores de Chile y de Argentina”, dijo.

Trujillo explicó que en el caso de la Argentina está pendiente el reclamo de las Malvinas, tema que también en Bolivia se respalda, y que en su criterio puede ser un mecanismo importante de unificación.

El dirigente manifestó que “nosotros como institución matriz nacional de los trabajadores, vamos a apoyar siempre la causa marítima porque es el reclamo del derecho que tenemos los bolivianos, de recuperar nuestra salida soberana al Océano Pacífico”. Agregó que el apoyo de los trabajadores bolivianos será permanente e incondicional, porque es un tema nacional que involucra a todos.