Santiago de Chile (PL).- El ex Presidente boliviano Carlos Mesa responsabilizó hoy a Chile por la falta de solución ante la histórica demanda de su país para alcanzar una salida soberana al océano Pacífico. “La responsabilidad en este caso es de quien tiene la pelota en su campo, que obviamente es Chile, quien puede decir no o decir sí”, exclamó Mesa en una entrevista con el canal televisivo público 24 Horas, durante la visita que realiza a este país austral.

Bolivia puede tener la mejor voluntad del mundo de llevar adelante un acuerdo, pero si éste no se consigue, es precisamente porque quien tiene que dar la respuesta definitiva del sí es Chile, explicó el político boliviano, presidente constitucional en ese país de 2003 a 2005.

El ex gobernante aseguró que su país no habría llevado a la Corte Internacional de Justicia una iniciativa tan delicada y tan importante como esta, sin previamente haber hecho un análisis de las consideraciones, el respaldo jurídico y los elementos que establecen las posibilidades de éxito de la demanda.

“Existe jurisprudencia específica sobre el tema, vinculada a otros casos en los que el compromiso unilateral, expresado claramente por un Estado, se considera un compromiso exigible, un punto de partida jurídico”, reflexionó.

El ex mandatario recordó que Chile se comprometió a una negociación para otorgarle a Bolivia un acceso soberano al mar, y ese es un compromiso unilateral que puede ser jurídicamente reclamado ante el tribunal de La Haya. Citó como ejemplo que en 1975, el entonces canciller chileno Patricio Carvajal planteó en una carta expresa una respuesta a la propuesta boliviana, en la que el Gobierno de Chile aceptaba las bases de la negociación, entre ellas el tema de la soberanía en territorio costero.

Mesa consideró absurdo que Chile insista en que no hay nada pendiente con Bolivia, ya que ése es precisamente el tema que está en el tapete. “La voluntad de Bolivia no es patear el tablero, no es cuestionar el tratado de 1904, la voluntad de Bolivia es decir que estamos agotados y frustrados ante la imposibilidad de llegar a una negociación real, objetiva y con resultados con Chile”, apostilló.

El ex presidente rechazó alegaciones procedentes de Chile, que atribuyen la demanda ante La Haya a situaciones internas en La Paz. De acuerdo con Mesa, cada vez que un presidente boliviano hace referencia o reivindica la cuestión marítima, en Chile se dice que responde a una situación interna de inestabilidad en Bolivia. “Yo creo que el presidente Evo Morales no requiere para nada este tema para llevar adelante sus objetivos políticos, su consolidación y su eventual reelección”, subrayó el exmandatario, quien se encuentra en la oposición al actual jefe de Estado.

La víspera, el presidente chileno Sebastián Piñera dijo que su Gobierno ha estudiado a fondo la demanda boliviana, que según dijo aspira a que Chile tenga que ceder su territorio y su mar. “Y por eso, como Presidente de Chile, he llegado a la conclusión que esa demanda no tiene ningún fundamento, ni de hecho, ni de derecho”, apostilló Piñera antes de viajar a Haití.

Tras conocerse la demanda en La Haya, el Gobierno chileno dijo que haría valer de manera oportuna todos los recursos que le corresponden y consideró que la iniciativa de Bolivia contradice el sentido del diálogo que ambos países han desarrollado, en el contexto de una amplia agenda de cooperación y trabajo conjunto.