(ABI).- El canciller boliviano, David Choquehuanca, condecoró el viernes a Aurora de Lora, Nelly Paniagua, Angélica de Flores y Luzmila Pimentel, con el Cóndor de los Andes en el grado de “Caballero”, por su incansable lucha para recuperar la democracia en Bolivia, a través de una huelga de hambre en diciembre de 1977.

“Hoy estamos frente a cuatro hermanas que han hecho historia en este país. Gracias a la acción de estas nuestras hermanas que tenemos al frente, hoy los bolivianos podemos llevar adelante este proceso de cambio, hoy gracias a nuestras hermanas las universidades pueden tener funcionamiento democrático y nuestras autoridades pueden ser elegidas democráticamente”, afirmó Choquehuanca.

Por su parte, Angélica de Flores, en representación de sus compañeras de lucha, aseguró que el reconocimiento que recibieron, “se debe al pueblo boliviano”, que apoyó la huelga que habían iniciado.

Aurora de Lora, Nelly Paniagua, Angélica de Flores y Luzmila Pimentel, junto a Domitila Chungara y sus 14 hijos, iniciaron una huelga de hambre en el Arzobispado de la ciudad de La Paz, en diciembre de 1977, que permitió la apertura a la democracia en Bolivia después de 7 años de dictadura.

La huelga, que estalló el 28 de diciembre de 1977, tenía el objetivo de exigir al Gobierno de turno, que estaba en manos del general Hugo Banzer Suárez, la democratización del país; la reposición en sus trabajos, de los obreros despedidos; el retiro de tropas del ejército de los centros mineros y la amnistía irrestricta para los dirigentes políticos y sindicales.

La huelga fue respaldada por algunos sacerdotes, entre ellos Luis Espinal, Javier Albó, obreros, estudiantes y campesinos que se sumaron a la huelga de hambre.

Después de 21 días de esa extrema medida, las protestas se fueron masificando, hasta lograr que el presidente Hugo Banzer atienda sus peticiones y convoque a elecciones generales para el 9 de julio de 1978.