El gobierno de Evo Morales dictó el decreto N. 1525 que autoriza el pago viáticos y pasajes de avión en primera clase a la esposa e hijos del Presidente y Vicepresidente sólo cuando acompañen a los mandatarios en misiones oficiales nacionales o internacionales.

El decreto 1525, aprobado el 13 de marzo por el Vicepresidente Álvaro García en su condición de Presidente en ejercicio, modifica el decreto 1031 de noviembre de 2011 que no reconoce el beneficio del viático a los hijos del Presidente, ni a la esposa ni a los hijos delVicepresidente, aunque sí a la Primera Dama.

El artículo 2 del mencionado decreto, que recién fue difundido este lunes, establece que “el pasaporte diplomático también podrá ser entregado a la Primera Dama del Estado o a las hijas o hijos del Presidente del Estado Plurinacional y a la esposa, hijas o hijos del Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia”.

El decreto 1525 autoriza al Ministerio de la Presidencia la asignación de pasajes en clase ejecutiva y de “viáticos necesarios” a los dos hijos de Morales (Eva Liz y Álvaro) y a la esposa del García, la presentadora de noticias Claudia Fernández.

La ministra de Comunicación Amanda Dávila explicó que el decreto fue aprobado en cumplimiento de protocolos internacionales para que la hija del Presidente, Eva Liz, y la esposa del Vicepresidente accedan a un trato diplomático en la comitiva boliviana. Aclaró que “lo que se transparenta en el decreto es que cuando la hija del presidente Evo Morales o la esposa del Vicepresidente Álvaro García Linera cumpla una función oficial acompañando a los mandatarios entonces se implementa el pasaporte diplomático y el pago del viático”.

“Los países son estrictos dentro del protocolo y la esposa del Vicepresidente se supone que tiene que tener pasaporte diplomático y eso no está ocurriendo porque no teníamos ese decreto claro. Lo propio ha ocurrido con Eva Liz que ha acompañado al Presidente como hija y en este caso representando el papel de primera dama, pero no tenía esa categoría por lo que tenía un trato diferente al que debe tener alguien que cumple esa función”, argumentó Dávila. (ABI)

El jefe de la Bancada de Convergencia Nacional en Diputados Adrián Oliva Alcázar criticó vehementemente el mencionado decreto, que en su criterio implica el “retorno al pasado, el retorno a los privilegios, deteriorando así su propósito de austeridad que había comprometido a toda su militancia durante estos años”.

El parlamentario opositor consideró que un gobierno que llegó al poder cuestionando ese tipo de actuaciones de quienes en su momento gobernaban el país, no puede entrar en ese tipo de prácticas del pasado; sin embargo hoy las acepta, las repite y las reproduce con la soberbia en desmedro de un país que tiene su economía sumergida en la pobreza, la desigualdad y la falta de empleo.

“Ya no necesitamos preguntar cuál es el patrimonio del Presidente y del Vicepresidente porque este tipo de prácticas hacen del Estado y del gobierno la hacienda de los gobernantes; hacen de los recursos públicos el patrimonio de los gobernantes y es lamentable que el Presidente Morales olvide su origen, olvide lo que le dijo a su militancia años atrás cuando criticaba el pasado”, reprochó Oliva.

Por su parte, el diputado del Movimiento sin Miedo (MSM) Fabián Yaksic consideró que la entrega de pasaportes diplomáticos y viáticos a esposas e hijos del Presidente Morales y del Vicepresidente García es la muestra de que están retomando a viejas prácticas partidocráticas y que han olvidado su política de austeridad tan publicitada en la primera gestión de Morales.

“El Presidente se olvidó de la auspiciosa austeridad con la cual empezó su primer gobierno. Hoy vemos a un gobierno que está dilapidando los recursos públicos y está generando este tipo de iniciativas que eran características de un manejo partidocrático en la época neoliberal”, acentuó Yaksic.

Según el diputado del MSM, “es una pena que el gobierno, que denunció en algún momento los privilegios de la partidocracia y que planteó la austeridad, hoy este haciendo todo lo contrario, volviendo a esas épocas en las que las esposas, los parientes y los amigos de los gobernantes tenían rango estatal y podían hacer uso de los recursos públicos”.