La candidiasis es una infección causada por hongos pertenecientes al género Candida, que puede manifestarse de forma superficial o profunda y afectar a cualquier órgano. El eritrasma es una infección bacteriana poco contagiosa que afecta la capa más superficial de la piel. Por otro lado, la ciencia conoce tres enfermedades humanas asociadas a residuos metabólicos de palomas y otras aves: la criptococosis, la histoplasmosis y la psitacosis.

La candidiasis

La candidiasis se encuentra dentro de las llamadas infecciones de trasmisión sexual producidas por hongos, aunque no se adquiere solamente por esa vía, por lo que se clasifica dentro de las “infecciones de trasmisión no bien definidas”, explica la jefa del Laboratorio de Microbiología del Hospital Eusebio Hernández de La Habana, doctora Ana Bertha Álvarez Pineda, especialista de primer grado en Microbiología y Máster en Enfermedades Infecciosas.

P. ¿Cuáles son las causas principales que la originan y sus vías de contagio?

R. Las candidas forman parte de la flora microbiana normal del ser humano por lo que la mayoría de las infecciones suelen estar originadas por el hongo perteneciente al propio paciente, exacerbado por diferentes situaciones. Se trata de un hongo oportunista que se ve favorecido cuando se administran tratamientos con antibióticos capaces de modificar la flora normal de las personas; por el uso de esteroides; y pacientes con inmunidad deprimida por enfermedades como el sida, la diabetes, el cáncer.

P. ¿Aqueja a hombres y mujeres? ¿En qué zonas se localiza este hongo con mayor frecuencia?

R. Afecta a personas de ambos sexos, pero cuando nos referimos a infecciones genitourinarias son más frecuentes en las mujeres como resultado de los cambios hormonales y del pH vaginal previo a la menstruación. También se localiza en la mucosa de la boca, las encías y en la piel, sobre todo en regiones húmedas como la inguinal, perianal y en el tracto gastrointestinal. En Cuba es una de las infecciones más frecuentes que afecta a las mujeres y, entre ellas, a las embarazadas.

P. De acuerdo con su localización, ¿qué síntomas y signos pueden alertar de la presencia de este hongo?

R. En la vaginitis por Candida la mujer puede presentar una secreción blanca espesa que pudiera acompañarse de ardor al orinar, los genitales irritados y presentar picazón o no. En piel aparece enrojecimiento, escozor en regiones húmedas: debajo de las mamas, región inguinal, axilas, y lesiones ulcerosas blancas como aftas en la boca.

P. ¿Constituye el anuncio de alguna otra enfermedad?

R. Sí. Una infección vaginal o en otras zonas por este hongo, y de forma persistente, pudiera darnos la alerta de una diabetes incipiente, atendiendo a que este hongo se favorece del acúmulo de carbohidratos o azúcares en la vagina y mantiene la infección activa a pesar de los tratamientos, sobre todo si la glucemia está mal controlada. Asimismo, los pacientes con sida, que tienen la inmunidad deprimida, pueden comenzar la enfermedad con una infección por este hongo.

P. ¿Qué procederes se realizan para establecer el diagnóstico de certeza?

R. Un exudado de la zona afectada o sospechosa de la infección y exámenes directos mediante los cuales, al microscopio, se puede observar este hongo en forma de levadura, o cultivarse en medios especiales.

P. ¿Tiene tratamiento efectivo?

R. Sí, se prescriben antimicóticos, según la localización de la infección, En la vaginitis se indica un tratamiento local con óvulos, ungüentos o cremas, y oral con el uso de tabletas para la pareja en dosis única. En la piel o uñas la terapéutica puede ser también local. En general, curan con los tratamientos habituales.

P. ¿Son frecuentes las recurrencias?

R- Sí, fundamentalmente por automedicación de antibióticos u óvulos. Estas malas prácticas provocan además un aumento de la resistencia a los antimicóticos.

P. ¿Podría hablarse de medidas de prevención en el tema que nos ocupa?

R. Son esenciales. La población debe tener en cuenta las negativas consecuencias para la salud del uso indiscriminado de antibióticos, y quiero destacar entre ellos el Metronidazol. No emplear tampoco óvulos sin prescripción médica. Los diabéticos, mantener un control adecuado de la glucemia. En general mantener un secado apropiado de la piel, y de preferencia usar ropa interior de algodón.

Eritrasma, una enfermedad de la piel

El eritrasma es una infección bacteriana poco contagiosa que afecta la capa más superficial de la piel, de evolución crónica, sin tendencia a la remisión y, en general, asintomática. Aparece fundamentalmente en áreas donde la piel está superpuesta, es decir, en los pliegues cutáneos. Su nombre deriva del griego erytros, que significa rojo. Fue descrita por Bouchardt en 1859 y tres años después Von Baresnsprung la denominó eritrasma.

La doctora Aylet Pérez López, especialista en Dermatología del Hospital Universitario Calixto García de La Habana, indica que el agente causal de esta enfermedad es una bacteria grampositiva denominada Corynebacterium minutissimum, residente habitual de la piel. Los factores de riesgo más frecuentes para su aparición la humedad por una excesiva sudoración, el calor, la obesidad, la diabetes mellitus, trastornos de la inmunidad y el mantener una higiene inadecuada.

P. ¿Cuál es el reservorio natural de esta bacteria y cuáles sus vías de trasmisión?

R. Normalmente la piel es colonizada por un gran número de organismos que viven como “comensales” y, entre ellos, se encuentra esta bacteria. Los factores de riesgo dañan en ocasiones la relación huésped-parásito y comienza entonces a multiplicarse. Se trasmite de persona a persona y a través de artículos de uso personal como ropas y toallas.

P. ¿Es una enfermedad considerada eminentemente tropical?

R. Tiene una distribución mundial, pero es más frecuente en el trópico. Es muy frecuente en Cuba.

P. Usted decía que de preferencia tiende a manifestarse en los pliegues cutáneos…

R. Sí, como el axilar, submamario, inguinal, en la región ano-genital y en áreas interdigitales de los pies.

P. ¿Aqueja por igual a personas de todas las edades y sexo?

R. No hace distinción entre los sexos. Sin embargo, la localización inguinal es más común en el hombre.

P. ¿Qué síntomas y signos principales presenta el eritrasma?

R. Se manifiesta en forma de parches de aproximadamente 10 centímetros de diámetro, de color marrón o marrón claro, brillantes, de forma irregular, bien delimitados. Al principio tienen una superficie suave, tersa, cubierta por escamas finas, y con el decursar pueden ser muy descamativos, con superficie rugosa. Rara vez se diseminan a otros sitios. Su evolución es crónica y puede producir escaso prurito (picazón). En los climas cálidos la irritación de las lesiones en las ingles o axilas lleva a veces a que el paciente se rasque.

P. ¿El diagnóstico es exclusivamente clínico o requiere de otros exámenes para su confirmación?

R. En general es clínico. Si se presenta alguna duda empleamos un método diagnóstico denominado “lámpara de luz de Wood”. En un cuarto oscuro se examina la piel del paciente con luz ultravioleta y las lesiones se observan con una fluorescencia rojo-coral o naranja. También en ocasiones se realiza el cultivo del raspado de las lesiones.

P. ¿Es curable?… ¿En qué consiste el tratamiento? ¿Cuánto dura como promedio?

R. Sí, es curable en un ciento por ciento. Los pacientes responden rápidamente al tratamiento, que dura alrededor de cuatro semanas, con pomadas azufradas y antibióticos sistémicos.

P. Usted decía al comienzo de nuestro diálogo que esta infección no tiene tendencia a la remisión. ¿Ni a corto o más largo plazo?

R. La recaída es un problema en algunos enfermos. Se les recomienda entonces el uso de jabones antibacterianos o solución antiséptica a largo plazo y el empleo de agentes secantes, como el talco, en las áreas afectadas. La reinfección es señal de fracaso del tratamiento.

P. ¿Podríamos hablar de prevención en el tema que nos ocupa?

R. Adoptar medidas generales como usar ropa de algodón, el aseo habitual, la disminución del sobrepeso y el control de la diabetes ayuda en gran medida a evitar este padecimiento. Subrayar que sin tratamiento el eritrasma tiende a persistir indefinidamente. Por ello, ante cualquier manifestación en zonas húmedas y pliegues del cuerpo debe acudirse al médico. Un diagnóstico y tratamiento tempranos previenen complicaciones. Es importante consignar también que la automedicación tiende a modificar las lesiones y, por tanto, a agravar el estado de salud.

Enfermedades de la paloma

En la actualidad los especialistas advierten que estar en contacto con los excrementos de palomas y otras aves puede representar riesgos para la salud. La ciencia conoce que tres enfermedades humanas están asociadas a estos residuos metabólicos: la criptococosis, la histoplasmosis y la psitacosis.

“Como denominador común esas enfermedades son zoonosis, es decir: enfermedades trasmitidas por los animales a los seres humanos”, observa la doctora Liz Leysa Ortega Márquez, especialista en Neurología y en Medicina Intensiva y de Emergencia, quien se desempeña en la Unidad de Cuidados Intensivos del Instituto de Neurología y Neurocirugía de La Habana.

La criptococosis y la histoplasmosis, indica, son infecciones micóticas producidas por los hongos Cryptoccoccus neoforman y el Histoplasma capsulatum, respectivamente, mientras que la psitacosis es la infección causada por la bacteria Chlamydia psittaci. En cuanto al reservorio natural todos estos microorganismos pueden encontrarse en las heces de las aves tanto domésticas como salvajes. Las excretas contaminadas de las palomas trasmiten las tres afecciones, aunque la criptococosis es la más frecuente. De ahí su denominación popular de “enfermedad de las palomas”.

En la histoplasmosis el guano de murciélago es, además, una fuente de infección fundamental, por lo que se conoce como enfermedad de los espeleólogos o de las cuevas; y a la psitacosis se le llama enfermedad del loro o del perico por ser estas aves las más relacionadas con la entidad.

P. ¿Podrían calificarse esos agentes como altamente contagiosos?

R. Realmente no, pues dependen en gran media de la competencia inmunológica de cada persona o de la dosis infectante a que se expone, más que de la virulencia propia de esos agentes. Las defensas bajas de nuestro organismo son las que nos hacen más susceptibles.

P. ¿Se conoce si es alta o baja su incidencia en Cuba?

R. Es baja, aunque en los últimos años se ha producido un incremento en pacientes con sida, tuberculosis y trasplantados.

P. ¿El contagio de estas tres zoonosis siguen un mismo patrón para la infección?

R. Sí. La inhalación de las excretas contaminadas produce las tres enfermedades. La criptococosis puede trasmitirse asimismo si el hongo entra en contacto con la piel y mucosas lesionadas; y en el caso de la psitacosis no solo las deposiciones infestadas originan esta dolencia, sino también las secreciones nasales, tejidos o plumas contaminadas.

P. ¿Y en cuanto a las manifestaciones clínicas?

R. En los humanos la mayoría de las enfermedades provenientes de las aves transitan de forma asintomática o autolimitada. En ocasiones se presentan cuadros infecciosos de gravedad. En las tres entidades que nos ocupan las manifestaciones infecciosas pulmonares dan inicio al cuadro clínico. En la criptococosis el agente causal se disemina por la sangre, originando lesiones en distintas estructuras del cuerpo, y, en especial, afecta el Sistema Nervioso Central (SNC). De igual manera, en la histoplasmosis se produce la inflamación de ganglios, hígado, bazo y otras estructuras. Y en la psitacosis se afecta el hígado, el bazo, el SNC y el corazón.

P. ¿Por la variedad o similitud de los síntomas pudieran ofrecer dificultades para el establecimiento del diagnóstico de certeza?

R. Ciertamente. En ocasiones se comportan como una gripe trivial o pudieran confundirse con otras dolencias sistémicas graves. Por ello es esencial tener en cuenta el ámbito epidemiológico: si el dueño de un ave, o persona en contacto con ella, tiene síntomas persistentes o inusuales de infección, o si el pájaro ha enfermado o muerto.

P. ¿Estas zoonosis tienen tratamiento específico?

R. En el arsenal terapéutico existen fármacos antifúngicos (contra los hongos) de gran efectividad, útiles para tratar la histoplasmosis y la criptococosis. La psitacosis, por ser una infección bacteriana, debe ser tratada con antibióticos.

P. ¿Estas enfermedades se trasmiten de persona a persona?

R. En la literatura médica existen reportes de trasmisión de la psitacosis entre humanos, no así en cuanto a la histoplasmosis y la criptococosis.

P. ¿Qué controles higiénico-sanitarios deben ser adoptados para prevenir estas enfermedades?

R. Se debe evitar, en lo posible, la cría de palomas en zonas urbanas, sobre todo grandes asentamientos de aves donde existan concentraciones poblacionales y realizar la limpieza adecuada de los sitios de cría para impedir la diseminación de las heces. Para el propietario de un pájaro, la prevención comprende la higiene, el saneamiento y la consulta periódica al veterinario. No desalentamos la tenencia de aves como mascotas, sino alertamos la responsabilidad que se asume en la prevención y control de estas y otras zoonosis trasmitidas por aves.

* Colaborador de Prensa Latina.