Ramallah, Naciones Unidas, Bruselas, Washington, Yakarta, El Cairo y Tel Aviv (PL y Bolpress).- El Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU confirmó con pesar que el ejército israelí ataca deliberadamente objetivos civiles en la Franja de Gaza, comete asesinatos extrajudiciales y vulnera de manera flagrante y reiterada las normas internacionales de derechos humanos. Según Estados Unidos, Israel “tiene derecho a defenderse”.

Rachel Corrie, una activista por los derechos palestinos de 24 años de edad, fue aplastada en 2003 en la Franja Gaza por una topadora conducida por un militar en el curso de una protesta popular contra los abusos de las fuerzas castrenses de Tel Aviv. El 28 de agosto de 2012, un tribunal israelí condenó a la estadounidense defensora de los derechos humanos de su propia muerte, y absolvió al ejército acusado de asesinato.

El presidente de la corte dijo en su veredicto que la joven fue responsable del accidente por ponerse en riesgo al pararse delante de la enorme máquina, empleada por el ejército israelí para demoler viviendas y arrasar sembrados de la población autóctona y abrir paso a inmigrantes judíos de varios países del mundo en su estrategia de expansión a costa de los territorios palestinos autónomos. La decisión nos defrauda, pero no nos sorprende, dijeron los familiares de la joven al conocer el fallo de la Corte Superior de Haifa, y anunciaron que apelarán.

Como norma, el Poder Judicial israelí elude condenar los constantes abusos del ejército y los granjeros sionistas contra los palestinos y los movimientos pacifistas opuestos a la ocupación de los territorios autónomos y el bloqueo total contra la Franja de Gaza, decretado por Israel hace más de un lustro. (1)

Entre los escándalos más sonados están la absolución de un granjero sionista que años atrás asesinó a varios palestinos en la localidad de Richon le Sión y, en fecha más reciente, el abordaje de una flotilla solidaria que llevaba alimentos y medicinas a la asediada población de la Franja de Gaza. El ataque contra las embarcaciones inermes costó la vida a varios súbditos turcos y provocó un enfriamiento de las relaciones entre Ankara, que demandó una reparación, mientras que Tel Aviv se rehusó a excusarse.

Poco tiempo después la opinión pública mundial se horrorizó tras la transmisión por televisoras internacionales de imágenes de un oficial israelí pateando a un niño palestino en uno de los puestos militares de control de Israel en los territorios ocupados. Los maltratos a menores detenidos por las autoridades de ocupación israelíes son generalizados, sistemáticos e institucionalizados, concluyó un informe del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef). (2)

A principios de noviembre del año pasado se conoció que un discapacitado mental palestino cayó abatido por soldados israelíes en la zona central de la Franja de Gaza. Un portavoz militar israelí confirmó que soldados desplegados en las proximidades de la cerca que separa la franja de Israel dispararon contra el hombre. Las fuentes palestinas aclararon que la víctima estaba desarmada y es posible que haya muerto de heridas que pudieron ser curadas, pero la larga espera impidió brindarle asistencia facultativa.

El incidente ocurrió en medio de una creciente tensión por constantes bombardeos aéreos y terrestres de las tropas de Israel contra zonas en Gaza, un territorio superpoblado sometido hace más de cinco años a un bloqueo por tierra, mar y aire por las autoridades de Tel Aviv.

A mediados de noviembre murió el líder Ahmad el Yaabari tras ser alcanzado por un misil disparado desde Israel, en el inicio de una ofensiva que hasta entonces había costado la vida a 15 personas, incluidos cuatro menores, uno de ellos el hijo del jefe militar de Hamas, que se encontraba con su padre en el momento del ataque.

El 15 de enero de 2013 el palestino Samir Ahmed Awad de 17 años fue ultimado a tiros por tropas israelíes en la ciudad de Budrus, al norte de la Cisjordania. Acorde con detalles de fuentes médicas, el joven fue alcanzado por seis proyectiles de fusil disparados por soldados israelíes luego de que su puesto de control fue apedreado por alumnos de una escuela cercana.

El alcalde Budrus Mohamed Morar dijo que la víctima fue apresada por los soldados israelíes, pero logró escaparse, por lo que fue abatido a tiros. Awad fue el segundo palestino muerto por los ocupantes desde el sábado anterior, cuando un joven de 21 años fue acribillado cuando trataba de pasar a la zona israelí en busca de empleo.

El 23 de enero de este año otra joven palestina fue alcanzada por disparos de una patrulla israelí en Hebrón, que abrió fuego de improviso y sin provocación. Ví a un soldado israelí parado en medio de la calle disparando al azar contra las personas que estaban a las puertas del campamento de al-Arrub y traté de empujar a Lubna poniéndole la mano en la espalda (y) cuando me percaté, tenía la mano ensangrentaba y ella había caído, relató Suad Jaara a la agencia noticiosa Maan.

La testigo precisó que la joven de 22 años se encontraba de visita en la zona porque tenía interés en conocer la escuela secundaria del campamento de refugiados, y refutó así la versión oficial israelí de que la patrulla se vio obligada a abrir fuego cuando varios estudiantes les lanzaron bombas incendiarias de fabricación casera. Estábamos solas a unos 100 metros de la carretera, cuando el soldado se detuvo junto a un automóvil blanco y comenzó a disparar a sangre fría, denunció.

Los restos de un prisionero palestino muerto por torturas en una prisión israelí fueron sepultados el 25 de febrero de 2013 en su aldea natal. La autopsia de Arafat Jaradat de 30 años, quien se rehusaba ingerir alimentos hace semanas, evidenció que tenía varias costillas y seis huesos del cuello rotos, además de golpes en la mano derecha y en otras partes del cuerpo.

Jaradat falleció el 23 de febrero en la prisión de Megido luego de su arresto cinco días antes por lanzar piedras a militares israelíes en Cisjordania. Una portavoz policial israelí declaró que “el detenido murió de un paro cardíaco”, versión desmentida por un informe necrológico, según el cual el corazón de Jaradat no mostraba signos de daño.

El ministro de Asuntos de los Presos del Gobierno palestino Issa Qaraqe reveló que el cuerpo de Jaradat mostraba signos de haber sido colgado de las extremidades por largos períodos de tiempo, e instó a remitir el caso a la Interpol y a la Corte Criminal Internacional. La información que hemos recibido hasta el momento es chocante y perturbadora; las evidencias demuestran nuestras sospechas de que Jaradat murió por torturas, dijo Qaraqe, y emplazó a quienes tengan dudas a que examinen el cadáver, entregado a la Media Luna Roja.

El deceso de Jaradat, en perfecto estado de salud cuando fue detenido semanas atrás en su casa, desató una ola de violentas protestas contra las fuerzas ocupantes en varias ciudades cisjordanas y una huelga de hambre de los más de tres mil presos palestinos en prisiones israelíes, casi 500 de ellos sin acusaciones. Un decreto de las autoridades de ocupación permite detener personas sin cargos por tiempo indefinido y mantenerlas incomunicadas.

Se registraron masivos disturbios en varias ciudades cisjordanas, en la Franja de Gaza y en Egipto. Reportes de medios hospitalarios dijeron que por lo menos dos personas fueron heridas en las masivas protestas del 24 de febrero, reprimidas por las tropas ocupantes con balas revestidas de caucho, granadas lacrimógenas y bombas de sonido. Dichas protestas fueron secuencia de otras en los cuatro puntos cardinales ante el inminente fallecimiento de Samer Issawi, otro detenido sin acusaciones que se rehúsa tomar alimentos desde agosto del año pasado.

El 25 de febrero miles de personas acompañaron el cadáver del palestino muerto en una cárcel israelí, mientras el presidente palestino Mahmud Abbas acusó al primer ministro Benyamin Netanyahu de provocar el caos. Una muchedumbre se congregó en la aldea de Sair, cerca de Hebron, donde fue sepultado Jaradat. Al día siguiente Naciones Unidas advirtió sobre la creciente tensión en el Medio Oriente y apeló a la máxima contención por todas las partes para prevenir la violencia.

En un comunicado distribuido en la sede de la ONU en Nueva York, el coordinador especial del organismo mundial para el proceso de paz en la región Robert Serry se refirió a la autopsia realizada al cuerpo de Jaradat y reclamó una “investigación independiente y transparente sobre las circunstancias de la muerte” del preso. El diplomático reiteró que todos los recluidos bajo el régimen de detención administrativa y sin cargos deben ser procesados o liberados de inmediato.

En la misma línea, el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) en el Consejo de Seguridad reclamó una investigación independiente e imparcial sobre la muerte de Jaradat, y llamó al pleno respeto de los derechos humanos y de la ley en esa materia para todos los palestinos encarcelados en Israel, “la potencia ocupante (de los territorios palestinos)”.

El MNOAL exigió a Tel Aviv cumplir sus obligaciones con respecto a los presos bajo el régimen de detención administrativa (sin cargos ni juicio previo), incluidos aquellos que mantienen una prolongada huelga de hambre. Al respecto, los países No Alineados manifestaron su preocupación por el peligro inminente derivado del deterioro de la salud de esas personas en ayuno y demandaron una solución urgente a sus demandas.

Crímenes israelíes impunes

No han cesado los ataques militares israelíes a poblaciones civiles palestinas y la colonización ilegal israelí en los territorios ocupados mediante la construcción de asentamientos, en particular en y alrededor de Jerusalén oriental, pese a las repetidas condenas de la ONU y de varios países de los cinco continentes.

El 17 de octubre de 2012 una escuadrilla de cinco aviones robot israelíes atacó con cohetes aire-tierra zonas de este territorio palestino hiriendo a dos personas. Fue el tercer bombardeo en menos de una semana contra localidades del norte de la franja, uno de los territorios más pobres y densamente poblados del mundo. Tres días antes un ataque similar mató a dos personas e hirió a cuatro civiles, identificados por los portavoces israelíes como “miembros de organizaciones terroristas”.

La descarada impunidad de Israel y su desprecio por la legalidad no pueden ser toleradas, declaró el delegado permanente de Irán en la ONU y representante del MNOAL Mohammad Khazaee, tras subrayar el fracaso de todos los esfuerzos regionales e internacionales para impulsar el proceso de paz, incluido el papel del llamado Cuarteto para el Medio Oriente, integrado por Estados Unidos, Rusia, la ONU y la Unión Europea.

Khazaee dijo que no se han logrado avances debido a la deliberada obstrucción de Israel, su rechazo a respetar los parámetros del proceso de paz y su insistencia en cambiar la realidad sobre el terreno. Los No Alineados reclamaron medidas específicas para impedir las acciones violentas de los colonos israelíes contra los civiles y las propiedades palestinas y las provocaciones y actos vandálicos en sitios sagrados, mezquitas e iglesias.

Por su parte, el gobierno de Francia condenó la decisión de Israel de construir 800 nuevas viviendas en el barrio de Gilo, en Jerusalén Este, territorio palestino ocupado y anexado por Tel Aviv desde junio de 1967. “La colonización israelí, bajo todas sus formas, es ilegal según el derecho internacional, socava el restablecimiento de la confianza entre las partes y constituye un obstáculo a una paz basada en la solución de dos Estados”, sentenció el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia.

A principios de noviembre de 2012 Israel autorizó la construcción de 1.285 viviendas en territorios palestinos ocupados tras la Guerra de los Seis Días de 1967, la inmensa mayoría en barrios de Jerusalén este anexionados. El 8 de noviembre la jefa de la diplomacia del bloque comunitario europeo Catherine Ashton criticó la decisión de Israel por considerar que la continua expansión de asentamientos, ocurra donde ocurra, complica aún más los esfuerzos diplomáticos para evitar un deterioro en las perspectivas de una vuelta a las negociaciones en este momento crítico.

De igual forma, el Reino Unido consideró ilegales los asentamientos israelíes, y al alterar la situación en el terreno se hace que la solución de dos estados, con Jerusalén como capital compartida, sea mucho más difícil de llevar a cabo, apuntó el canciller británico Alistar Burt. También el 8 de noviembre Irán denunció nuevas amenazas de Israel de atacar instalaciones nucleares iraníes y advirtió que Teherán adopta todas las medidas de autodefensa y responderá a cualquier agresión. (3)

Varias organizaciones no gubernamentales europeas denunciaron en el informe Comerciando la paz que Europa ayuda a sostener los asentamientos ilegales e importa 15 veces más productos de los territorios ocupados que de los palestinos. En 2005 el bloque comunitario acordó con Israel que los productos fabricados en asentamientos judíos debían ser etiquetados de manera especial y, a pesar de eso, revela el estudio, muchos miembros no colocan esa marca y permiten que sus habitantes compren las mercancías sin saber su procedencia. (4)

El 15 de noviembre el MNOAL demandó nuevamente al Consejo de Seguridad de la ONU una acción decisiva frente a la nueva campaña militar de Israel contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza, que incluye asesinatos extrajudiciales y el lanzamiento de decenas de cohetes y de golpes aéreos contra áreas civiles. Noche antes, el Consejo de Seguridad de la ONU fue incapaz de emitir un pronunciamiento contra Tel Aviv por su nueva ofensiva, pese al insistente reclamo de los países Árabes, islámicos y No Alineados, entre otros.

El 17 de noviembre Gaza sufrió daños masivos por bombardeos indiscriminados de la aviación israelí, en la secuencia de ataques iniciada tres semanas antes y elevada a categoría de operación de tierra arrasada. Los informes más actualizados daban cuenta de 34 muertos, nueve de ellos niños, mientras que los heridos superan con mucho los dos centenares.

Otras localidades blanco de disparos de cohetes aire-tierra en varias ocasiones durante las primeras horas del día fueron Beit Lahya, Jabaliya y Jan Younis. Da la impresión de que el gobierno israelí ha tomado a este territorio como un polígono de maniobras militares con proyectiles vivos y a sus habitantes como blancos vivientes, describió una fuente de Hamas.

La Asamblea del Pueblo de Siria (Parlamento) condenó la agresión israelí y exigió a sus homólogos del mundo presionar a Tel Aviv para que detenga de inmediato la “brutal agresión” y “acción barbárica”. Dichas acciones reflejan la índole bestial del ente israelí y responden a sus fracasados intentos de doblegar la voluntad del pueblo palestino, denunció el organismo, y criticó enérgicamente la posición de naciones alineadas con el terrorismo de Estado practicado por Tel Aviv, sobre todo Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

El Parlamento sirio llamó la atención sobre las posturas “cómplices” de algunos gobiernos árabes que alientan a Israel a proseguir su agresión contra los palestinos, lo que devela otra vez más la implicación de regímenes árabes que alegan apoyar los derechos del pueblo en la embestida, aunque justifican y defienden la actitud de Israel.

La Casa Blanca justificó los bombardeos indiscriminados de Israel contra la Franja de Gaza. El asesor de seguridad nacional del presidente Barack Obama Ben Rhodes dijo que Israel “tiene derecho a defenderse” y por tanto Tel Aviv deberá tomar “sus propias decisiones acerca de tácticas y operaciones militares”. (The Washington Times)

Mientras tanto, el gobierno del primer ministro Benyamin Netanyahu obtuvo autorización para movilizar unos 75 mil reservistas “para misiones generales”, lo que hacía pensar en una operación que trascienda los límites de Gaza y se desborde a Cisjordania. Además, Netanyahu amenazó a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) con represalias si insistía en presentar a la Asamblea General de la ONU la petición de elevar el rango de país no miembro su representación en el organismo mundial.

Hasta el 18 de noviembre los ataques israelíes habían causado la muerte de al menos 65 civiles, más de una docena de ellos niños de entre 18 meses y 16 años. Ese domingo comenzó una operación combinada de la Marina y la Fuerza Aérea israelíes contra instalaciones en la capital de la Franja, donde el edificio sede de la agencia noticiosa palestina Al Quds y otras publicaciones colapsó por impactos de bombas y cohetes.

Al mediodía un ataque israelí mató a 11 miembros de una misma familia, de ellos cuatro mujeres e igual número de niños; y 30 personas resultaron heridas. En el campo de refugiados de Shati una niña de 13 años y un hombre de 25 murieron en un bombardeo a media mañana. Los heridos por los ataques de los últimos días superaban los 400, según trascendidos pendientes de confirmación.

El gobierno israelí anunció que durante la noche del domingo al lunes “alcanzó 150 objetivos terroristas” en la Franja. Los ataques aéreos y con artillería reactiva elevaron la relación de civiles muertos a más de 70, y el número de heridos se aproximaba a 700, acorde con fuentes hospitalarias palestinas. Ese mismo día Netanyahu anunció su disposición a expandir de manera significativa la operación contra la Franja de Gaza, luego de que el Ejército israelí desplegó fuerzas de infantería y unidades de blindados en los bordes con la Franja, en espera de la orden de avanzar.

El 18 de noviembre miles de manifestantes protestaron en Indonesia y Washington contra los bombardeos del Ejército de Israel. Varias organizaciones estudiantiles y de apoyo a Palestina marcharon por las calles de Yakarta hasta la embajada de Estados Unidos portando banderas de Palestina y carteles con la consigna “Salvad a Gaza, salvad a la humanidad”. Los jóvenes exigieron a la ONU que declare criminal de guerra al primer ministro israelí Netanyahu.

En Washington, por segundo día consecutivo miles de manifestantes se congregaron en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, ataviados con motivos similares al pañuelo de la resistencia palestina. Luego se dirigieron a la sede del diario The Washington Post para protestar en contra de su línea editorial pro israelí y a las oficinas del fabricante de armamento Lockeed Martin. También en Canadá miles de personas alzaron sus voces en ciudades como Toronto, Vancouver, Ottawa y Calgary.

Los intercambios asimétricos de fuego entre el poderoso Ejército israelí y los escasos medios palestinos prosiguieron el 19 de noviembre sin que se avizore en el horizonte una tregua inmediata que detenga el genocidio de civiles palestinos en la Franja de Gaza.

Palestina pide al mundo decir basta a Israel

El presidente palestino Mahmud Abbas advirtió el 29 de noviembre en la sede de la ONU que la ventana de las oportunidades para resolver la crisis en Medio Oriente se está cerrando y llamó a decir basta a la agresión, los asentamientos y la ocupación israelíes. La paciencia se acorta y la esperanza es abrasadora, expresó al reclamar apoyo para la solicitud de otorgar a Palestina el estatus de Estado Observador de Naciones Unidas.

El mandatario instó a resguardar las posibilidades todavía existentes para una paz justa en la región y ratificó la decisión de Palestina de proteger sus más altos intereses nacionales y de adherirse a la ley internacional. Las vidas inocentes arrebatadas por los bombardeos israelíes recuerdan al mundo que la ocupación colonial y racista hacen de la solución de Dos Estados y la perspectiva de paz una alternativa difícil, si no imposible, alertó Abbas.

El mandatario denunció las crecientes amenazas israelíes frente a la iniciativa palestina de elevar la categoría de su representación en la ONU, que acabaron “de manera horrible y bárbara en la Franja de Gaza”. Dijo que Israel puede continuar su política agresiva y sus crímenes de guerra porque está convencido de “estar por encima de la ley y cuenta con inmunidad” frente a las consecuencias de sus actos.

“Ha llegado el momento para que el mundo diga claramente: basta de agresión, asentamientos y ocupación”, proclamó Abbas y reiteró que no busca deslegitimar un Estado (Israel) establecido hace años, sino afirmar “la legitimidad de un Estado que debe conquistar su independencia ahora: Palestina”.

Una semana después, el relator especial de la ONU Richard Falk reconoció la necesidad de mantener la presión internacional sobre Israel para que su gobierno cumpla plenamente con la ejecución del acuerdo de cese del fuego en la Franja de Gaza, ya que la experiencia demuestra que Tel Aviv no asume su obligación de realizar una pronta e imparcial investigación de sus propios actos.

El experto dedicado al tema de la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados por Israel acababa de realizar un recorrido por Gaza tras la reciente campaña militar israelí. Según el especialista, resulta urgente investigar los posibles ataques deliberados de las fuerzas de Tel Aviv contra objetivos civiles durante las operaciones del mes pasado.

Según los pobladores de Gaza, esas embestidas fueron desproporcionadas en extremo. Existe una amplia opinión entre los palestinos de que Israel está por encima de la ley y “continuará beneficiándose de su impunidad, aún cuando prosiga con sus violaciones flagrantes y reiteradas de las normas internacionales de derechos humanos”, lamentó Falk, antes de destacar que el apoyo mundial al reconocimiento del Estado de Palestina como observador de Naciones Unidas constituiría un punto de partida para una mayor protección internacional de los derechos de ese pueblo.

El 20 de diciembre la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución reafirmando “el derecho del pueblo palestino a la libre determinación, incluido su derecho a un Estado de Palestina independiente”. El texto fue aprobado por 179 votos a favor, siete en contra (Israel, Estados Unidos, Canadá, Islas Marshall, Nauru, Palau y Micronesia) y tres abstenciones (Honduras, Camerún y Tonga).

Mediante ese documento, el máximo órgano de la ONU instó a todos los países y agencias y organizaciones de Naciones Unidas a continuar “prestando apoyo y asistencia al pueblo palestino para la pronta realización de su derecho a la libre determinación”, declaración que evidenció el aislamiento de Israel y Estados Unidos.

En respuesta, Israel confirmó que aumentaría la cantidad de asentamientos de colonos israelíes en los territorios palestinos. Las autoridades autorizaron la construcción de 2.615 viviendas en Jerusalén oriental ocupada, que se suman a otras 3.600 aprobadas poco antes. Las construcciones están planeadas para el sur de la ciudad, que los árabes llaman Al Quds y los palestinos tienen destinada a ser la capital de su estado independiente.

El último día de 2012 el secretario general de la ONU Ban Ki-moon recalcó que todo asentamiento israelíe en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén oriental, es ilegal y contrario a las obligaciones de Israel. Eso dijo el titular de la ONU luego de conocer el informe de una comisión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) que denunció la construcción de esas colonias como causa de la violación de esas prerrogativas del pueblo palestino. (5)

Israel se negó a comparecer en una sesión de la CDH para revisar el comportamiento israelí en materia de derechos humanos. Ante ese boicot, el órgano de la ONU llamó a las autoridades de Tel Aviv a reconsiderar su conducta para una nueva sesión programada para octubre-noviembre del presente año. Israel es el único país que no acudió a ese ejercicio del llamado Mecanismo de Examen Periódico Universal, implantado desde hace un lustro y que en esta ocasión incluye a otros 13 estados del mundo.

El 4 de marzo de 2013, el preso palestino Samer Issawi, que cumplía ya 215 días en huelga de hambre, aseguró que sin el apoyo de las potencias occidentales, Israel sería incapaz de continuar su opresión en los territorios ocupados. Issawi fue detenido por las autoridades ocupantes y es mantenido en prisión sin cargos y se ha hecho célebre por mantener una prolongada huelga de hambre a la que se sumaron cientos de sus compatriotas internados en cárceles israelíes.

Nadie debe preocuparse si mi corazón se detiene. Sigo vivo y lo estaré después de mi muerte porque Jerusalén corre por mis venas. Si fallezco será una victoria porque no me rendí a la ocupación de Israel, su tiranía y su arrogancia, declaró Essawi a un periódico británico, según la agencia palestina Maan. Essawi subrayó al respecto “la responsabilidad histórica del Reino Unido en la tragedia de mi pueblo”.

El Reino Unido era la potencia ocupante en Palestina y apoyó con armas y hombres a las agrupaciones terroristas sionistas que fundaron el Estado de Israel en 1948 e impidieron la creación de uno en Palestina, como establece la resolución pertinente de la ONU que sigue vigente. Tel Aviv aún utiliza leyes que datan del mandato de Londres en Palestina para oprimir a la población autóctona, recordó Essawi, uno de cuyos hermanos de 16 años fue muerto en 1994 por soldados israelíes, que además han encarcelado a cuatro de sus hermanos y hermanas.

Notas:

1. A principios de noviembre de 2012 un oficial de la Marina de Guerra de Israel reconoció que su país invadió territorio tunecino y asesino al dirigente palestino Jalil al Wazir. El texto estaba censurado, pero los detalles y la nacionalidad de los autores del atentado fueron conocidos de inmediato por relatos de personas que residían cerca de la casa de Wazir, cuyo nombre de guerra, Abu Yihad, era legendario en la resistencia palestina. Era jefe del brazo armado de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la entidad que agrupa a los movimientos armados que se oponen a la ocupación de Palestina por Tel Aviv. En la conversación con el diario Yedioth Aharonot, que data del año 2000, el jefe del comando nombrado Nahum Lev confesó que disparó contra al Wazir “sin dudar”. El entrevistado, quien murió en un accidente 12 años atrás, confesó al diario que en la operación mató al jardinero de la casa, un civil tunecino no beligerante, “para que todo saliera bien”. Asimismo admitió que la unidad comando atracó cerca de la costa tunecina para facilitar el desembarco de dos grupos armados en misión de guerra encargados por los servicios secretos israelíes de ultimar a Abu Yihad.

Llamó la atención que los tribunales israelíes permitieran la revelación de la entrevista en coincidencia con las pesquisas para determinar si el líder palestino Yasser Arafat fue envenenado por Israel durante los años que permaneció sitiado por las tropas de ese país en su sede oficial en la ciudad cisjordana de Ramala. Al parecer, rratan de desviar la atención de las protestas en el mundo contra la construcción de dos asentamientos paramilitares en Palestina, una violación de las regulaciones internacionales que proscriben la expansión territorial por medios militares.

2. El informe de 22 páginas, basado en repetidos y voluminosos testimonios recopilados durante una década, concluye que los menores detenidos en cárceles militares israelíes son sometidos a “tratamiento y castigos crueles, inhumanos y degradantes”. En ese lapso de tiempo Israel ha arrestado, interrogado y juzgado a alrededor de siete mil menores palestinos de entre 12 y 17 años, la mayoría varones, lo que equivale a una tasa de dos niños diarios. En ningún país los niños son enjuiciados de manera sistemática por tribunales militares que no proporcionan las garantías necesarias para asegurar el respeto de sus derechos, subraya el sondeo. Asimismo, niños a partir de los 14 años de edad son sancionados a penas de entre 10 y 20 años de prisión y que en las cárceles “son despertados en medios de la noche por soldados armados, sometidos a interrogatorios agresivos amordazados y privados del sueño en instancias de temor extremo”.

3. La postura de la República Islámica está contenida en una carta de su representante permanente ante la ONU Mohammad Khazaee al presidente del Consejo de Seguridad Hardeep Singh Puri (India), y al titular del organismo mundial Ban Ki-moon. La misiva hace referencia a las declaraciones hechas tres días antes por el primer ministro israelí Netanyahu, quien amenazó con utilizar la fuerza contra Irán y de atacar sus sitios nucleares, incluso sin el respaldo de Estados Unidos ni del mundo. Irán considera que esas expresiones son provocadoras e irresponsables y violan las previsiones fundamentales de la Carta de la ONU y los principios de la ley internacional que prohíben cualquier acto de agresión. Resulta irónico que tales manifestaciones e infundadas alegaciones de Israel contra Irán provengan de dirigentes de un régimen que desarrolla y posee armas nucleares de manera clandestina, subraya la carta. La República Islámica de Irán nunca ha tenido intención de atacar a ninguna otra nación, pero no dudará en adoptar todas las medidas necesarias en defensa propia y en responder a cualquier agresión contra su pueblo y territorio, puntualiza el documento.

4. El informe estima que el valor de los productos importados cada año de las colonias israelíes por los mercados europeos asciende a unos 230 millones de euros, mientras que esta cifra no supera 15 millones de euros cuando se trata de los productos que se manufacturan en Palestina. “La UE gasta cientos de millones de euros todos los años en apoyar la construcción del Estado palestino, para luego socavar esta misma ayuda al comerciar con los asentamientos ilegales”, afirma la británica Phyllis Starkey, una de las administradoras de la ONG Medical Aid for Palestinians.

5. La pesquisa determinó que las violaciones cometidas por Israel forman parte de un patrón general de actos caracterizados por la negación diaria del derecho a la autodeterminación y la sistemática discriminación contra la población palestina. Advirtió también que los asentamientos son establecidos y desarrollados para el beneficio exclusivo de judíos israelíes y mantenidos a través de un sistema de segregación total entre los colonos y el resto de la población residente en el lugar. Entre las violaciones mencionada por la CDH figuran desahucios, desalojos, demoliciones y desplazamiento forzado de personas de sus lugares de residencia. Al mismo tiempo, se responsabiliza al gobierno de Israel de la construcción, desarrollo, consolidación y estímulo de la edificación de los asentamientos en los territorios ocupados desde 1967. Las conclusiones de la investigación también acusan a entidades privadas que permiten, facilitan y obtienen beneficios, directos e indirectos, de la construcción de esas colonias.