Santiago de Chile, Buenos Aires, Lima y La Paz (PL y agencias).- Dos militares de la Armada chilena serán sancionados por los cantos xenófobos entonados por un pelotón de grumetes, filmados casualmente por una turista argentina el 26 de enero. El gobierno de Chile calificó de vergonzosa la imagen de los cadetes convocando a matar argentinos, mutilar bolivianos y degollar peruanos.

El video mostró a un grupo de 27 militares chilenos que realizaban entrenamiento físico en la ciudad de Viña del Mar, y mientras trotaban cantaban a coro: “argentinos mataré, bolivianos fusilaré, peruanos degollaré”. “Es una imagen vergonzosa y que no acompaña en nada lo que ha sido el espíritu de nuestras fuerzas armadas”, declaró la vocera gubernamental Cecilia Pérez en el Palacio de La Moneda, en respuesta a preguntas de periodistas que no consideraban casual la conducta de los militares.

De acuerdo con la portavoz, la jefatura del ministerio de Defensa le solicitó a la Armada que en plazo de 24 horas ponga en marcha una investigación para determinar los responsables del hecho. “Claramente este tipo de actuaciones no representan las buenas relaciones que nuestro país tiene con los países hermanos aludidos y menos la paz que Chile siempre ha querido tener y mantener en nuestra región”, declaró Pérez y dijo que los responsables del hecho deben ser sancionados con la máxima pena que exista en la Armada.

El 7 de febrero el Ministerio de Defensa de Chile emitió una escueta declaración referente a la primera parte de una pesquisa sobre cantos xenófobos de cadetes de la Armada, sin señalar a los responsables. El ministro (en funciones) de Defensa Alfonso Vargas se limitó a decir que el grupo que pronunció las consignas lo integran 27 grumetes de la academia politécnica, del área de ingeniería, que cursan el segundo año de estudios.

“Están identificados los 27, el grumete a cargo del canto, el sargento segundo, toda la cadena de mando claramente identificada, incluido el director de la Academia Politécnica Naval”, indicó Vargas. Según el funcionario, con esto se da respuesta a la investigación preliminar que se solicitó en las primeras 24 horas, y se dio inicio al sumario, que tiene un plazo de 20 días para emitir los resultados.

Entre tanto, diputados de diferentes bancadas anunciaron que constituirán una comisión para investigar de dónde emanan los códigos xenófobos evidenciados en un video de cadetes de la Armada chilena. Un grupo de legisladores consideró necesario que una instancia del Congreso determine de “dónde emanan códigos de ideologización como este”.

Poco después de divulgarse el video, un diputado, integrante del gubernamental partido Unión Demócrata Independiente (UDI) aseguró que desde hace muchos años esas consignas existen en la institución castrense. “Yo fui cadete hace más de 20 años y se cantaba igual”, expresó el legislador Gonzalo Arena, de la UDI, quien en su cuenta en Twitter escribió que, a diferencia, lo que resultaba vergonzoso era que la Armada criticara la actuación de los cadetes. No obstante los criterios de Arena, la jefatura del Ministerio de Defensa ordenó a la Marina que pusiera en marcha una investigación para determinar los responsables del hecho.

La Cancillería argentina entregó el 7 de febrero una nota a la Embajada de Chile en Buenos Aires en la cual manifiesta su “sorpresa y malestar por los cánticos violentos y xenófobos” de integrantes de la Marina en Viña del Mar. El texto expresa además el convencimiento de que las autoridades de la hermana nación tomarán todas las medidas que corresponden para que los responsables de tan lamentable episodio reciban el tratamiento previsto por la ley.

El ministro de Defensa de Argentina Arturo Puricelli catalogó de inaceptables e injustificadas las consignas entonadas por el referido pelotón contra argentinos, bolivianos y peruanos. “El presidente de Chile (Sebastián Piñera) ya tomó cartas en el asunto e hizo manifestaciones muy duras en contra de este hecho que es injustificable”, informó.

En declaraciones a la emisora Vorterix, Purecelli aseguró que tales expresiones no se corresponden con las buenas relaciones existentes en la región que tiene “una posición más americanista”. Los países que integran la Unión de Naciones Sudamericanas “vienen trabajando con la consigna de la región como zona de paz”, recalcó el titular de Defensa.

Desde Argentina “se han abandonado las teorías de las hipótesis de conflicto” en la región, dijo Purecelli y descartó que el mensaje de los marinos “sea una consigna de la conducción de la fuerza”. “Estimo que Chile tampoco se plantea hipótesis de conflicto con nosotros”, subrayó.

Por su parte, el gobibierno de Bolivia pidió una condena internacional contra Chile por la trascendencia del video racista, y lamentó esa formación militar de los marinos. “Es muy lamentable y tiene que ser condenado internacionalmente; (y) fundamentalmente por la sociedad chilena, porque en pleno siglo XXI no podemos tener, entre vecinos, enemigos de esta envergadura”, expresó el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales César Navarro.

Condenamos el contenido absolutamente racista y xenófobo de ese video y creo que no solamente es un repudio por parte del Gobierno boliviano, sino también en todas parte del mundo, argumentó al ministra de Comunicación Amanda Dávila, tras considerar que ese tipo de instrucción militar, parte de la formación pedagógica de Chile, imposibilita el acercamiento entre los países.

Este miércoles 6 de marzo, el ministro chileno de Defensa Rodrigo Hinzpeter prometió que recibirán “sanciones gravísimas” el capitán de corbeta que dirige la escuela donde estudian los marinos y el sargento que estaba a cargo del grupo de uniformados. De acuerdo el titular de defensa, los militares tienen tres días para apelar las sanciones, de las cuales no se dieron detalles. Según trascendió, ninguno de los dos castigados será separado de la institución.