La Habana (PL).- La Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba ratificó a Raúl Castro como presidente del Consejo de Estado para un nuevo mandato de cinco años. Mediante voto directo y secreto, en la sesión constitutiva de la Octava Legislatura en el habanero Palacio de Convenciones el 24 de febrero, los parlamentarios eligieron además a Miguel Díaz-Canel en el puesto de primer vicepresidente del Consejo de Estado, entidad que representa al Parlamento entre sus dos sesiones anuales ordinarias.

El Parlamento cubano eligió el domingo en la sesión constitutiva de su Octava Legislatura al presidente y demás miembros del Consejo de Estado, órgano integrado por 31 diputados que ostenta la suprema representación del Estado en la isla.

Los 612 parlamentarios electos el pasado 3 de febrero en los comicios generales seleccionaron mediante voto secreto y directo a los integrantes del Consejo: presidente -quien es jefe de Estado y de Gobierno-, el primer vicepresidente, los cinco vicepresidentes, el secretario y los otros 23 miembros del Consejo de Estado, el cual representa a la Asamblea Nacional entre sus dos periodos ordinarios anuales de sesiones.

En la jornada constitutiva del Parlamento, los diputados ratificaron a Raúl Castro como presidente del Consejo de Estado, y a Miguel Díaz-Canel como primer vicepresidente del Consejo de Ministros. El diputado cubano Esteban Lazo fue electo para presidir la Asamblea Nacional del Poder Popular. Lazo es miembro del Buró Político del Partido Comunista y se desempeñaba como uno de los vicepresidentes del Consejo de Estado.

Mediante voto directo y secreto, los parlamentarios de la isla también ratificaron a Ana María Mari Machado como vicepresidenta y a Miriam Brito para el cargo de secretaria, quienes ocuparon esas responsabilidades en el anterior período.

En el sufragio fueron electos como vicepresidentes la contralora general de la República, Gladys Bejerano; el hasta ahora primer vicepresidente, José Ramón Machado Ventura; el comandante de la Revolución Ramiro Valdés; la primera secretaria del Partido Comunista en la provincia La Habana, Lázara Mercedes López; y el secretario general de la Central de Trabajadores, Salvador Valdés; los dos últimos incorporados a la alta responsabilidad. Homero Acosta quedó ratificado en el cargo de secretario del Consejo de Estado.

Como miembros de este órgano fueron también ratificados Inés María Chapman, Leopoldo Cintra, Abelardo Colomé, Guillermo García, Tania León, Álvaro López, Marino Murillo y Sergio Rodríguez.

Los diputados decidieron con su voto la promoción de Lester Alain Alemán, Teresa Amarelle, Yaramis Armenteros, Miguel Barnet, Yuniasky Crespo, Ileana Flores, Félix González, Carmen Rosa López, Martha del Carmen Mesa, Carlos Rafael Miranda, Miriam Nicado, Miladys Orraca, Bruno Rodríguez, Lyz Belkis Rosabal y Adel Yzquierdo.

La integración del Consejo de Estado presenta 17 nuevos miembros, para un 54, 84%, 13 mujeres (41,94) y 12 negros y mestizos (38,71), mientras que la edad promedio es de 57 años.

Un total de 612 diputados integran el Parlamento en representación de los diversos sectores de la sociedad, con una renovación del 67% respecto a la Séptima Legislatura. La nueva Asamblea Nacional quedó constituida con una amplia presencia femenina (48,86%), de negros y mestizos (37,09%) y de graduados universitarios (82,68%), así como un promedio de edad de 48 años.

El Parlamento cubano se parece a la sociedad en tanto sus miembros representan la amplia diversidad de los distintos sectores, consideró el escritor cubano Alpidio Alonso, uno de los 612 diputados a la Octava Legislatura de esa entidad.

En entrevista con Prensa Latina, el intelectual afirmó que la representatividad legitima y proporciona credibilidad a ese órgano supremo del poder del Estado, el cual fue constituido esta mañana en su sede habitual del Palacio de Convenciones. “Los temas que aquí se tratan le conciernen a toda la nación, por lo que es muy positivo contar con diferentes ángulos de análisis que aporten a nuestra democracia y garanticen tomar decisiones congruentes con las aspiraciones del pueblo”, manifestó.

Agregó que el Parlamento cubano no es elitista y en él nadie está haciendo carrera política, sino que los integrantes lo son por sus méritos y están allí para representar a quienes los eligieron. Tenemos una gran responsabilidad frente a nuestros electores, valoró, quienes nos dieron su voto de confianza para representarlos en la máxima instancia de gobernación y legislativa del país.

Alonso aseveró que Cuba está viviendo un momento de transformaciones vinculadas a la actualización económica, las cuales deben ser muy bien pensadas y analizadas con la participación de toda la sociedad, porque nadie tiene la verdad absoluta. “Y precisamente el Parlamento es un espacio de participación ideal en ese sentido, que juega un rol significativo en un proceso de trasformaciones en el cual se decide el futuro del país”, señaló.

En La Paz, el Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba consideró una muestra de democracia real socialista la constitución de la Asamblea Nacional del Poder Popular y la ratificación de Castro como presidente del Consejo de Estado. Una declaración de la dirección nacional del referido movimiento “hace llegar un caluroso saludo revolucionario al Pueblo de Cuba, que una vez más ha celebrado la constitución de la Asamblea Nacional, presidida para esta legislatura por el compañero Esteban Lazo Hernández”.

“Saludamos también la elección de los miembros de los Consejos de Estado y de Ministros y la elección del compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien en justicia de sus muchos meritos e intachable moral, fue ratificado como Presidente de dichos Consejos”, agrega la nota.

Al mismo tiempo, destaca que es 2para nosotros un enorme placer ser testigos de la democracia real socialista puesta en práctica, entendiendo que el pueblo cubano, asediado económicamente por el imperialismo y amenazado permanentemente por sus armas, nunca ha renunciado a su genuina vocación democrática”.

La declaración del Movimiento Boliviano de Solidaridad con Cuba enfatiza en “la seguridad de que este hecho contribuye a la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista, así como estamos convencidos de que se continuarán realizando todas las tareas necesarias para garantizar la continuidad de la Revolución en beneficio del pueblo cubano”.

“Nuestro querido Comandante Fidel (Castro), elegido diputado, expresó: ‘No luchamos por gloria ni honores; luchamos por ideas que consideramos justas‘. Este es el gran ejemplo del pueblo cubano, que se constituye en un faro en medio de la oscuridad, para todos aquellos que creemos que otro mundo es posible”, destaca la nota.