La Paz y Cobija (ABI).- El Tribunal VI de Sentencia de La Paz determinó el martes modificar las medidas cautelares y ordenó el arresto domiciliario del ex prefecto de Pando Leopoldo Fernández, principal acusado de la masacre de Porvenir del 11 de septiembre de 2008, por su estado delicado de salud. Fernández estuvo recluido desde mediados de septiembre de 2008.

El Tribunal VI de Sentencia de La Paz conformó una comisión de forenses para evaluar la salud del principal acusado de la masacre de Porvenir, después de una intervención quirúrgica en la que le extirparon un tumor maligno en el riñón izquierdo. Además, los médicos de la Clínica Cemes encontraron un cuadro crítico de tuberculosis. Fernández estuvo recluido preventivamente en los centros penitenciarios de San Pedro y Chonchocoro desde mediados de septiembre de 2008.

“El Tribunal de Sentencia emitió la resolución que dispone el arresto domiciliario para Leopoldo Fernández Ferreiera, porque se valoró los certificados médicos que presentaron los abogados en la audiencia del viernes y en el que solicitaron modificar las medidas cautelares”, confirmó a los periodistas el presidente de ese Tribunal César Portocarrero.

Por esa razón, el presidente del Tribunal de Sentencia suspendió hasta el próximo 8 de febrero el juicio contra Fernández. Cuestionado sobre la situación del juicio oral que se le sigue al ex Prefecto de Pando y otros co procesados por delitos de terrorismo, asesinato, homicidio, lesiones graves y leves, y asociación delictuosa, afirmó que continuará cuando se restablezca su salud.

Por su parte, el abogado de Fernández, Karlo Brito, explicó que con la resolución del Tribunal de Sentencia, una vez que la junta de médicos le de alta, su defendido se irá a casa. El jurista anticipó que su defendido está en proceso de recuperación “de forma favorable”, pero reveló que los médicos diagnosticaron otras dolencias, como un cuadro de tuberculosis que merece un tratamiento especial.

La abogada de las víctimas de la masacre Mary Carrasco aseveró que no apelará la decisión del Tribunal para garantizar la continuidad del juicio oral, porque sus defendidos quieren que concluya ese proceso judicial. “Al conocer la decisión del Tribunal la vamos a respetar, no apelaremos ni impugnaremos, vamos a respetar porque queremos que el juicio continúe hasta su conclusión contra quienes han vulnerado el derecho a la vida del 11 de septiembre del 2008”, precisó la jurista.

Reconoció que el Tribunal de Sentencia actuó en el marco de sus atribuciones y basándose en los certificados forenses. No obstante, dijo que el juicio oral sufrirá “retardación ahora más que nunca”, por la ausencia de uno de los principales acusados.

“Esta es la muestra que en este proceso siempre hemos actuado con lealtad, con apego a la Constitución Política del Estado y sus grandes valores respecto a los derechos humanos de las personas que hoy pueden ser imputados, acusados o como el 11 de septiembre del 2008, donde eran personas que reclamaban por sus derechos”, fundamentó.

Por su parte, el representante de los afectados de la masacre de Porvenir Aladino Cardozo afirmó que los miembros de la Asociación de Víctimas de esa masacre están “perplejos” y “asombrados” por la decisión del Tribunal de La Paz. A su juicio, la Justicia, a pesar de todos los cambios que se han hecho “sigue lo mismo” y aseguró que tienen más compasión de los “matones” que de las víctimas.

“Tienen compasión de los matones, el no tuvo ninguna compasión”, matizó y aseguró que el ex Prefecto no tuvo compasión “cuando ha traído a sus matones a Porvenir, para masacrarnos a los campesinos. Ha hecho matar a sangre fría”.

El representante de la Asociación de Víctimas de la Masacre de Porvenir, consideró que, como no tienen los recursos suficientes, no pueden lograr que se haga justicia como corresponde. En esa dirección, dijo que les queda esperar la justicia divina.