Llamada “La Madre del Lago de Maracaibo”, en la Sierra de Perijá (Estado de Zulia, Venezuela) se desarrolla –como en TIPNIS, Bolivia- otro conflicto indígena por derechos, autonomía, territorios y recursos naturales, donde los intereses geo-económicos de un verdadero Cártel, escudado tras el discurso desarrollista y pro-indígena del estado, va tras los recursos naturales, reprimiendo, asesinando, violando los derechos indígenas, a-culturizándolos y postergando la demarcación de sus territorios. El largo conflicto de Perijá trae novedades propias: la construcción de bases militares en territorio indígena, la existencia de uranio y la fragilidad fronteriza con Colombia que facilita todo tipo de contrabando. Un escenario novelesco donde aparecen Hezbollah y las ambiciones nucleares y geopolíticas de Irán y Rusia.

PERIJÁ, EL OTRO TIPNIS

“…cartel o cártel (es) un acuerdo formal entre empresas del mismo sector, cuyo fin es … desarrollar un control sobre la producción y la distribución … obteniendo un poder sobre el mercado”. (Wikipedia)

“Cartel o cártel son los términos con los que se identifica a una gran organización ilícita o a un conjunto de organizaciones criminales que establecen acuerdos de autoprotección, colaboración y reparto de territorios (plazas) para llevar a cabo sus actividades criminales”. (Wikipedia)

Sin la autonomía, sin la autodeterminación, los pueblos indígenas no son nada, sólo un poco de tierra o de barro que se pisa, o que se hace a un lado para que pase el ‘progreso de la historia‘”. (Juan Perelman, 2012).

Se me perdieron cuatro vacas y seguro que tu hijo Sabino tiene idea dónde están…, acusó, altanero, el ganadero Alejandro Chávez Vargas (44) a José Manuel Romero, pistola en mano, junto a su administrador y tres peones, también armados. Debió sentirse humillado e indignado don José Manuel, cuando Chávez Vargas lo levantó por la camisa y tras unas bofetadas, lo arrojó contra el suelo, donde lo patearon y apalearon antes de escapar hacia las montañas.

Cuentan que la mirada de don José Manuel tornó triste, apagada. Decía que le dolía la espalda y el cerebro. Diez días después del ataque, por la noche, empezó con los vómitos de sangre. Murió al día siguiente, poco después del mediodía, “el instante de la sombra más corta”. Tenía 109 años, dice su hijo, el cacique yukpa Sabino Romero. Más de cuatro años después de un delito que debió caratularse “agresión seguida de muerte” sino “Homicidio”, no existe investigación ni causa alguna.

¿Por qué ni siquiera el Ministerio del Poder Popular para Pueblos Indígenas tomó cartas en el asunto?

Si el conflicto de TIPNIS (Bolivia), desatado por la construcción de una carretera, desnudó la existencia de los campesinos cocaleros como una nueva clase terrateniente; el de Perijá deja al desnudo la existencia de un Cártel cuyos integrantes revelan intereses tan interconectados entre sí como lo están las riquezas de la Sierra.

El objetivo de este Cartel sería la explotación intensiva y extensiva de la región, a través de una compleja trama de concesiones mineras y petroleras, demarcaciones de haciendas y lotes, construcción de infraestructura militar y civil e instancias jurídicas, aunque con un escollo tenaz: la demanda territorial del pueblo Yukpa.

La consolidación de este cártel pudo evidenciarse, por ejemplo, en varios conflictos entre ganaderos e indígenas durante 2012, como el de la hacienda Los Caños y la marcha de éstos a Caracas en Noviembre de ese año.

Fue un enfrentamiento en Los Caños con los parceleros dueños del ganado que ellos (los yukpas) se estaban robando. Este es el grupo de Sabino, que ha venido haciendo daño desde hace mucho tiempo y el Gobierno tiene que tomar cartas en el asunto[1], denunciaba la coordinadora del Centro Piloto de la Comunidad, Amalia Pérez, en abril de 2012, tras el asesinato de dos indígenas yukpas, Wilfredo Romero y el propio sobrino de Pérez, Lorenzo.

Zenaida Romero, hija del cacique yukpa Sabino sindicado por Amalia Perez y nieta de don José Manuel, bajó una y otra vez de la Sierra de Perijá hasta Caracas (casi 900 km) para “defender su tierra y denunciar a esta funcionaria”. Con su bebé a cuestas y un delicado cuadro de diarrea y, meses después, convaleciente de una herida infligida por la espalda por la guardia nacional durante una protesta Yukpa, Zenaida baja a Caracas porque se niega a admitir que su hijo repita la historia que siempre ha escuchado acerca de cómo su abuelo fue apaleado desde los 15 años por los ganaderos y cómo eso mismo ha venido sucediendo con su padre y con sus hermanos varones.

Ella (Amalia Perez) miente”, asegura Zenaida. “No sabe lo que pasa, porque no vive lo suficiente en su comunidad y menos sabe de otras comunidades. Ella dice que trabaja por los pueblos indígenas pero es falso. Los hacendados contratan sicarios y cuentan con el Ejército y la Guardia Nacional Bolivariana para neutralizarnos. Varias haciendas son custodiadas por soldados de la república“.

¿Los indígenas roban el ganado –según denuncia de Amalia Pérez- de haciendas custodiadas por sicarios y por el propio ejército –según Zenaida Romero- y luego marchan en protesta, desde Perijá hasta Caracas? ¿Qué es lo que sucede?

La comunidad indígena Yukpa demanda su territorio ancestral, reconocido por la Constitución Bolivariana y diversas leyes nacionales“; dice el antropólogo Esteban Emilio Mosonyi, profesor en la Universidad Central de Venezuela. Sin embargo desde hace años existen constantes enfrentamientos con saldo de heridos y muertos entre los indígenas.

¿Quiénes se enfrentan?

En apariencia, el Pueblo Yukpa (6.424 personas en Venezuela) que habita el territorio desde hace más de 1.000 años y los ganaderos que se han asentado en sus territorios. Empero, no son ajenas a este conflicto las multinacionales del carbón que demandan concesiones y CARBOZULIA (estatal); tampoco PDVSA (estatal), Chevron o el Ejército. Hay también invitados especiales: Hezbollah (“Partido de Dios”, creado en Irán para actuar en Líbano[2]), Irán a través de varias empresas, bancos y financieras y los intereses de Rusia.

¿Cuál es el origen del conflicto?

Aquello que los pueblos originarios refieren como ‘títulos chimbos‘; títulos de propiedad de tierras indígenas que reconocen intereses o derechos de otros, incluidos hacendados, parceleros y mineros, por encima de los derechos originarios de las comunidades, creando una aberración jurídica conocida como “la presencia de terceros”.

Estos títulos chimbos delimitan, no territorios, sino terrenos que no son acordes a las necesidades productivas de las comunidades y que eluden la propia Constitución y diversas leyes e ignora la autonomía indígena y su relación con el espacio natural (territorio), donde anida su modo de vida, sus ritos y sus leyendas.

Artículo 119 de la Constitución: “El Estado reconocerá la existencia de los pueblos y comunidades indígenas, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida. Corresponderá al Ejecutivo Nacional, con la participación de los pueblos indígenas, demarcar y garantizar el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras, las cuales serán inalienables, imprescriptibles, inembargables e intransferibles de acuerdo con lo establecido en esta Constitución y la ley”.

Nada de esto se cumple en Perijá.

El proceso de demarcación de nuestras tierras por presiones de los ganaderos duró 7 años y fue detenido en dos oportunidades, desde el 2004 hasta el 15 de diciembre del año 2011, cuando a nuestras espaldas (…) el Presidente de la República Hugo Chávez firma con un ciudadano Yukpa llamado Ciro Landino, quien no es autoridad alguna ni escogido por el pueblo Yukpa para que nos representara, nuestro título de tierra. Documento de cuatro páginas, que al final de la tercera página le reconoce a los terceros también derechos, y a los mineros; y al no entregarse el documento acompañado por un mapa no sabemos cuáles son los linderos de nuestros territorio reconocido al fin por el Estado gobierno“, acusa Zenaida.

Si la no demarcación de los territorios indígenas es el origen del conflicto, el fondo es la autonomía indígena, el bien más preciado que poseen, indisoluble del territorio y garantía histórica para no desaparecer como pueblo, como sociedad y como cultura.

Las preguntas se apilan: ¿por qué tantos problemas políticos por territorios indígenas, cuando el presidente Chávez gobernaba con “Plenos Poderes” y tal demarcación dependía de la simple aplicación de las leyes? ¿Cómo sucedió la escalada del conflicto hasta llegar a los asesinatos? ¿Qué hay detrás de la demarcación de territorios? ¿Sólo un asunto de tierras?

RIQUEZAS Y BIODIVERSIDAD EN LA SIERRA DE PERIJÁ

No es casual que la Sierra de Perijá se viera poblada tempranamente por la etnia Barí (3.000 aC.) y por los Yukpas (1.000 dC.): sus riquezas naturales, cuevas, agua abundante y bosques, garantizaban todos los medios de subsistencia.

“Es un sistema natural con un alto grado de endemismo, vale decir, con presencia de especies faunísticas y florísticas únicas en el mundo. (…) se tiene por cierto que en los pisos medios y altos de la cordillera -muy poco investigada- se encuentren miles de nuevas especies y variedades desconocidas de gran utilidad para la Ciencia”, apunta Jorge Hinestroza, profesor y especialista en ecología y riesgos ambientales. (Avances Recientes de la Minería en la Sierra de Perijá)[3]

Se trata, además, de la reserva hidrológica más importante de la región zuliana; sus ríos aportan más del 50% del agua dulce que llega al Lago de Maracaibo. No es todo; “la Sierra posee la red hídrica subterránea y el sistema de cavernas más extenso de Venezuela y conforma un sistema natural que combina una rica diversidad de biomas (bosque seco tropical, húmedo tropical, muy húmedo montano bajo, muy húmedo montano y páramo), verdadera reserva biológica de gran importancia regional, nacional y mundial, cuya característica logró que casi 300 mil hectáreas de la Sierra fueran declaradas Parque Nacional en 1978”. (Jorge Hinestroza, op.cit.).

Hay algo más, a piedemonte se encuentran las mejores tierras para la agro-ganadería; éstas son las primeras tierras arrebatadas a los pueblos indígenas y que fueron la base sobre la que se constituyó, en los tiempos de la conquista y la colonización, el poder más antiguo de la región, los hacendados, contra los cuales han luchado históricamente el pueblo Yukpa y el Barí y que les ha valido la consideración de ser estirpes guerreras, algo no del todo real ya que se trataba, hasta la llegada de los españoles, de una etnia pacífica[4].

Este combo de riquezas se completa con los ricos yacimientos de petróleo, carbón, oro, tungsteno, magnesio, zinc, níquel, cobre, yeso, bauxita y calizas. A estas riquezas añádase la existencia de uranio y otros minerales “estratégicos” como el coltan, el molibdeno y las denominadas “tierras raras”[5].

¿Por qué no se han realizado estudios para valorar la riqueza forestal, las riquezas del suelo, del subsuelo, la biodiversidad, los conocimientos indígenas y el valor de legado ambiental? ¿O existen y no se han hecho públicos? Y si no se han hecho públicos, ¿es porque han sido clasificados?

Entonces, lo que sucede alrededor del conflicto en Perijá es que Perijá posee un alto valor, no solo económico y ecológico sino también y sobre todo, geopolítico. “¿Qué hacen ahí esos indígenas?”

VACAS LOCAS POR LAS CALLES DE MACHIQUES

El 7/11/2012, medio centenar de yukpas llegaron a Caracas para interpelar al gobierno, reclamar sus derechos y exigir la investigación acerca de los yukpas asesinados en 2012 (7 en total) y sobre las prácticas comprobadas de torturas y vaciamiento de los ojos de las víctimas por parte de los sicarios de los ganaderos.

Justo al día siguiente del arribo de los indígenas a Caracas, tras una travesía obstaculizada y apremiada por la Guardia Nacional, quienes los retuvieron durante horas y sin motivo alguno en cada una de las alcabalas, los ganaderos de Machiques (principal municipio ganadero) sacaban su ganado a la calle, en protesta para que se les haga efectivo el pago de las bienhechurías de las haciendas que se encuentran en la lista de demarcación territorial de la Sierra de Perijá.

¿Contraofensiva o reclamo legítimo? ¿O ambas?

India altanera, cuídese, ¿oyó? que pa‘ la próxima, no habrá vida”, le advirtieron a Guillermina, otra hija del cacique Sabino, los sicarios de Alejandro Chávez Vargas, amenazándola con el arma sobre sus partes íntimas, tras haber golpeado a su abuelo José Manuel.

Pareciera ser que nada de lo que ocurre en Perijá, es extraño, anormal o fuera de la ley. En el municipio de Machiques, GADEMA (Ganaderos de Machiques) controla todos los poderes, públicos y no públicos; controla incluso a los caciques mayores (figura inexistente en la cultura yukpa y barí) no así a los caciques electos por las comunidades.

Estos “caciques mayores” de los llamados “Centros Piloto” (institución estatal impuesta por el Ministerio Indígena a los indígenas), es una figura burocrática creada por el gobierno y suelen ser reclutados por los ganaderos entre los yukpas más a-culturizados, politizados –corruptibles- o mestizos[6].

Esos que se hacen llamar caciques mayores son pura mentira, los vamos a rechazar en La Sierra. Los caciques mayores no existen”, aclara Zenaida Romero.

Pero, ¿qué interés tienen los ganaderos en los “Centro Piloto” para reclutar ‘caciques mayores‘? ¿Existe un acuerdo o compromiso entre los ganaderos y el gobierno? ¿En qué consiste? ¿O se trata del cabo suelto de una trama más extensa y más compleja?

EL CARTEL DE PERIJÁ: DE MACHIQUE A TEHERÁN

Para comenzar a desenmarañar el conflicto, es menester observar el tablero y los actores. Lo que está en juego es un territorio lleno de todo tipo de riquezas geo-estratégicas.

En este escenario, pareciera ser claro que los intereses de los ganaderos, las transnacionales del carbón, las transnacionales del petróleo y minería, Irán, el estamento militar venezolano, Hezbollah (operador financiero de lavado de dinero) y Rusia (proveedor militar y de tecnología nuclear) se encuentran complejamente entramados y que todos los beneficios son para ellos. Estos son los miembros del Cartel que generan este desequilibrio esencial, asiento del conflicto de Perijá.

¿Cuál es el objetivo Cártel?; hacer de la Sierra de Perijá un Polo de Explotación de riquezas primarias vitales para la industria energética y tecnológica.

La estrategia es que mientras se neutraliza a los indígenas, el gobierno mantiene la indeterminación en la demarcación de los territorios indígenas a la vez que se explota el carbón y el uranio, se gestionan nuevas concesiones mineras y haciendas ganaderas, se explotan las áreas petroleras y se conceden derechos a terceros. Es decir: la no-demarcación del territorio permite continuar la explotación de las riquezas de Perijá mientras los indígenas mueren, se dispersan, se asimilan a la vida asistenciada de los bolsones de miseria de la urbes o se a-culturalizan, adoptando religiones importadas y exóticas para ellos: el Islam.

Un cártel que incluye una trama financiera internacional -que encubre un extenso lavado de dinero- y un plan de militarización de Perijá, cuyo doble objeto es dar cobertura a todo el andamiaje del cartel y contención y disuasión de los indígenas. Para ello es preciso un reordenamiento territorial. Y la voluntad política de ejecutarlo.

En este ajedrez perverso, GADEMA, (productores del 20% de la carne que consume Venezuela) parecieran ser “el Caballo de Troya” del Cártel de Perijá, los peones avanzados de una trama cuasi-novelesca.

EL CARBÓN DE PERIJÁ CONTIENE ORO Y URANIO

La Sierra de Perijá es un reservorio -aún inestimado- de riquezas minerales. Solo el carbón dispone de más de 160 mil hectáreas para su extracción y una solicitud de extensión de otras 40 mil hectáreas. Sin embargo, es posible que se trate menos del carbón y que dicha solicitud de extensión tenga más relación con la existencia de oro, coltan, uranio y “tierras raras”.

La riqueza carbonífera de la Sierra de Perijá es conocida desde la década del ‘70. Solo en el área de Guasare, las reservas sobrepasan los 10.000 millones de toneladas métricas.

No es para nada sugestivo que empresas transnacionales como MAICCA, C.A. (de la japonesa Tomen[7], la estadounidense Energy Resources Inc. y Keystone Corporation) se encuentren entre las titulares de concesiones.

Tampoco que la iraní IMPASCO (http://www.impasco.com/) las posea; aunque se declare interesada en el oro, la estatal persa también se dedica al carbón y aluminio. Y al uranio, claro.

Impactos Ambientales de la explotación de Carbón en Perijá

La explotación del carbón afecta áreas protegidas legalmente (ABRAE: Áreas Bajo Régimen de Administración Especial) establecidas con fines de protección ambiental. Seis ABRAE, de gran importancia biodiversa, están amenazadas por la minería del carbón.

  • Reserva Hidráulica del Sur del Lago de Maracaibo
  • Parque Nacional Perijá
  • Parque Nacional Juan Manuel
  • Zona Protectora Piedemonte de la Sierra de Perijá
  • Lote Boscoso del Río Aricuaizá
  • Reserva de Fauna Juan Manuel de Aguas Claras y Aguas Negras

“En la Sierra de Perijá, por cada tonelada de carbón extraído se generan seis toneladas de escombros y desechos y se destruyen cinco toneladas de vegetación primaria”. (“Carbón: La Muerte Negra”, 2007)

¿Por qué sucede este desastre ecológico? A causa de la forma de explotación del carbón en Perijá: a cielo abierto. La metodología es cuasi-quirúrgica. Se deforesta completamente el bosque, se dinamitan los suelos y las faldas de la sierra y se remueven los escombros hasta dejar a la vista los mantos de carbón; al extraerlo, solo quedará una profunda y extensa hondonada.

El polvillo de carbón generado por las explosiones y luego, por la extracción y trituración de la piedra carbón, es transportado por acción del viento y se deposita en las fuentes de agua, en la tierra, en los cultivos, etc.

No es el único problema de contaminación; el otro es la lixiviación; es decir, la sopa química necesaria para extraer el mineral. Sucede que el carbón no viene solo, suele contener azufre[8] y cuando queda al descubierto, es preciso mojarlo o de lo contrario prendería fuego solo.

La sopa química se produce cuando el agua utilizada para mojar la piedra carbón se mezcla con el azufre y genera ácido sulfúrico (H2SO4). Este lixiviado, aunque se dispongan diques de colas, filtrará con facilidad toda protección y las capas del suelo. Mucho más temprano que tarde, todas las fuentes freáticas (aguas subterráneas), afectadas con el ácido sulfúrico, morirán, tornando estéril e inservible la tierra.

Según refiere el estudio “Carbón: la Muerte Negra”, en el estado de Zulia no solo ya se verifica escasez de agua, sino que especialistas de la Universidad del Zulia encontraron metales pesados en las aguas de los caños afluentes del río Guasare y en la Laguna de Sinamaica.

La Deforestación en Perijá se ejecuta de a dos

El cóctel resultante de la explotación carbonífera y la actividad ganadera, es la deforestación a gran escala. Existen áreas en Perijá donde la cobertura forestal ha desaparecido en un 70%.

Además de las mineras y los ganaderos, otros agentes deforestadores primarios son los agricultores comerciales y plantaciones como la palma aceitera.[9]

Lo paradójico de esta supuesta confluencia de intereses entre ganaderos-agricultores y mineras sobre los territorios indígenas y sobre los bosques, es que más temprano que tarde, los primeros perjudicados serán los agro-ganaderos: la degradación de la tierra, consecuencia de la contaminación de las aguas subterráneas, acabará en desertización, como sucediera en la Patagonia argentina, donde el 85 % de su superficie total, tiene “algún grado de desertificación y el 12% presenta condiciones irreversibles”. http://www.ambiente.gob.ar/?aplicacion=noticias&idarticulo=2887&idseccion=12

El beneficio económico que el Estado obtendría, no compensaría las pérdidas, aún cuando el 60% del carbón que se extrae es exportado a EEUU, el 25% a Europa (Francia, España, Holanda e Italia) y el 15% a Sur América (Chile, Perú, Brasil).[10]

El impacto socio-cultural será dramático: al menos dos etnias desaparecerían y con ellas, sus culturas, cosmovisiones y sus conocimientos.

Muddy Waters for Perija (Blues de aguas fangosas para Perijá)

Las aguas de la región están contaminadas y presentan altos niveles de nitrógeno y fósforo, elementos que se encuentran en los fertilizantes, plaguicidas y en los vertidos de la explotación mineral, entre otros[11].

Esto significa que las “actividades agropecuarias, mineras e industriales desarrolladas en la cuenca han modificado las características físicas, químicas y biológicas de sus aguas y suelos, originando un acelerado proceso de eutrofización[12], causando impactos sociales, ambientales y económicos”. (Zulay Rivas op. cit.)

El problema continúa río abajo, como se observa en el mapa que sigue: todas estas aguas, desembocan en el Lago de Maracaibo.

¿A quién beneficia el desastre ambiental de Perijá?

Según datos del BCV (Banco Central de Venezuela) la minería del país representa el 0,6% del producto interno bruto. Las exportaciones de carbón, el 0,34% del PIB. Toda la actividad minera ocupa el 0,7% del empleo nacional. Según la OLADE (Organización Latinoamericana de Energía), América Latina y el Caribe poseen el 1,6% de las reservas mundiales de carbón; de este 1,6%, Venezuela posee solo el 8%. El consumo de carbón en Latinoamérica representa el 0,7% del consumo mundial. De este 0,7%, Venezuela consume el 0,2%.

De acuerdo a estas cifras, el exabrupto proferido por general Carlos Eduardo Martínez Mendoza, ex-presidente de Corpozulia en aquel lejano 8 de diciembre de 2004, “el negocio del carbón en la Sierra de Perijá es una política de Estado (…) con Kioto o sin Kioto el negocio del carbón es una realidad”, retumba con fuerza: ¿por qué una política gubernamental tan intransigente? ¿Cuál es el negocio?

¿Acaso el negocio del carbón estaría encubriendo e invisibilizando un negocio como el de uranio y tierras raras? En ‘tierras raras‘ se ha especializado la división “Energía” de Toyota Tsusho (MAICCA) que no solo han apuntado a China como mercado, sino que han definido las “tierras raras” como “una materia prima esencial para la fabricación de autos de próxima generación”.

¿Participa CARBOZULIA del negocio de “tierras raras”? ¿Existe el expertise técnico suficiente para participar de un negocio relativamente nuevo?

Ellos tienen que aislar las comunidades y dividirlas. Por ejemplo, si necesitan diez trabajadores para explorar, ellos contratan treinta. Capturan a los muchachos jóvenes de las comunidades para trabajar en la exploración y les pagan sin hacer nada. Esto molesta al resto y empiezan las divisiones: “tu quieres vender las tierras de tu familia”. Están trabajando (las corporaciones mineras) a dos niveles, uno a nivel interno de las comunidades, con nueve indígenas que son sus promotores trabajando en conseguir adeptos a los planes mineros, y también están trabajando en función de lo macro y lo político en Caracas, en los ministerios, en la Asamblea Nacional. Chávez no deroga las concesiones de carbón como se le ha solicitado“. (Entrevista a Lusbi Portillo[13] http://rafaeluzcategui.wordpress.com/2007/09/21/entrevista-con-lusbi-portillo-profesor-y-activista-ambiental-la-posicion-del-gobierno-sobre-el-carbon-es-una-moneda-de-dos-caras/ )

URANIO Y BASES MILITARES EN TERRITORIO INDÍGENA

“Cuando resultó inútil, por obvia y conocida, la ‘doble fachada‘ (que costó 35 millones de dólares) de la empresa Ven-Irán Tracto (fábrica de tractores) en el Estado Bolívar, como ‘correa de uranio‘, sus ejecutivos ‘desaparecieron‘ (rumbo a Irán) en diciembre del 2007″, escribió el periodista Rodolfo Schmidt. http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/13079/venezuela-el-uranio-y-la-conexion-irani/

Durante una entrevista realizada por Carolina Alcalde para el diario El Nuevo País (12/4/2008), Schmidt sostuvo que “existe uranio en casi toda la Sierra de Perijá. Eso se sabe desde los años setenta. Allí se registraron los yacimientos básicamente en áreas de granito, pero las nuevas tecnologías permiten extraer uranio con relativa facilidad de piedras areniscas… Ese es el caso de parte de las haciendas donde se encontraron yacimientos significativos de uranio en piedras areniscas. Debe tomarse en cuenta que desde 1960 el uranio en Venezuela ha sido secreto militar y así siempre se ha tratado“. Por cierto, la cooperación venezolana con la Organización Internacional de Energía Atómica desde 1975, es, en el mejor de los casos, escasa y renuente.

Según denuncia realizada por el diario Panorama (30/5/2010) -aunque sin aportar mayores pruebas- en Perijá existiría una explotación de uranio y coltan vinculada a capitales rusos.

Estos planes extractivos se complementan con la construcción de infraestructura: carreteras (Maracaibo-Machiques, Machiques-Colón, etc.), Bases Militares[14] o “de Seguridad Ciudadana” al interior de las comunidades denominadas “Centros Pilotos” ubicadas todas ellas en el piedemonte y que utilizan como sus voceros a los dirigentes indígenas con funciones de Gobierno.

La Declaración de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas prohíbe (artículo 30) expresamente en las tierras, hábitat o territorios indígenas el desarrollo de actividades militares al menos que las justifique “una razón de interés público pertinente o que se haya acordado libremente con los pueblos indígenas interesados, o que éstos lo hayan solicitado”. Pero esto nunca ha sucedido.

Por el contrario, los Yukpas han manifestado su descontento por la construcción inconsulta de las infraestructuras para dos Bases Militares en su territorio que violan nuevamente las leyes y la constitución. De igual modo ha sucedido con la construcción del Centro Chamánico, siendo que en la cultura Yukpa, la figura del Chamán no existe. Problemas de no consultar.

PLANTAS NUCLEARES EN PERIJÁ

“Venezuela está dispuesta a iniciar proyectos para instalar una central nuclear con fines pacíficos. El Gobierno busca energía alternativa ante la crisis de electricidad”, publicaba el diario La Verdad (Maracaibo, 4/4/2010, por Yasmín Ojeda) para agregar: “Las características de los suelos y el informe que estaría en manos del Gobierno apuntan a que en la Sierra de Perijá se enclavan minas del mineral. Las comunidades barí y yucpa (sic) denunciaron que hay una intención de explotar los yacimientos. La construcción de una base militar en las líneas montañosas, las irregularidades en el proceso de demarcación de las tierras indígenas y la activación de un plan de recuperación de los municipios fronterizos yucpas -paralizado este año- asomaron señales de que algo estaría persiguiendo el Ejecutivo”.

En 2008, durante la visita del presidente de Rusia Dimitri Medvedev, Chávez había anunciado la construcción de la primera planta nuclear “con fines pacíficos”; el lugar elegido era Zulia, Sierra de Perijá y la planta, antes de ser construída ya tenía nombre: Humberto Fernández Morán, el notable científico zuliano[15].

La construcción de esta planta nuclear en Perijá, proyectada con dos reactores de 1.200 megavatios cada uno; $us 3.200 millones anuales por venta de armas, la construcción de una ensambladora de fusiles “kalashnikov” y los negocios energéticos, sumado a las excelentes relaciones Teherán-Caracas, transforman a Venezuela en un socio preferencial para Rusia: amén del intercambio comercial extraordinariamente positivo, es el socio ideal para triangular ventas de armas, tecnología y divisas a Irán, evadiendo las sanciones económicas que pesan sobre el estado de los ‘ayatollah‘.

Los convenios Venezuela-Irán para producir energía nuclear, no son sino, el tercer círculo –el golpe más cercano al enemigo, según las jamulas (tribus o clanes extensos)- estrechado sobre los yukpas.

HEZBOLLAH Y LA PISTA SIRIA: DE PERIJÁ Y LA GUAJIRA A BEIRUT PASANDO POR AFRICA

Cuando en Febrero de 2011 el Tesoro de EEUU acusó[16] al Lebanese Canadian Bank (Beirut) -uno de los más famosos por su secretismo bancario- de lavado de dinero a gran escala vinculado al tráfico de drogas del grupo Hezbollah, no era sino, lo que se desprendía de los libros contables del banco, abiertos tras su venta obligada –a fin de obtener las evidencias- al SGBL[17].

La acusación involucró, además, a dos Casas de Cambio con filiales en distintos países: Hassan Ayash Exchange Company y Ellissa Holding. La investigación determinó que el operador de este esquema era Hezbollah.

Asentado en La Guajira y en la Sierra de Perijá, a uno y otro lado de la frontera, Hezbollah no tardó en obtener la simpatía de los indígenas y la extensa comunidad sirio-libanesa (“turcos”, se les llama en la región), aprovechando las viejas y muy buenas relaciones entre indígenas wayúu y la colonia árabe.

Según denuncias públicas, Hezbollah obtiene la droga en Colombia y la interna en Venezuela. Menos sabido es que desde allí se destina a Damasco.

Uno de los agentes que participó de la investigación –cita The New York Times[18]– describía la forma de operar de Hezbollah: “Operan como los Gambinos de los esteroides”. Pero no solo de tráfico, vive el Partido de Dios. Son parte de la logística de distintos grupos de traficantes y del circuito de lavado de dinero: custodian embarques de otros, distribuyen, trazan rutas nuevas y lavan dinero.

No es el único negocio del grupo, desde los ‘90 se ha involucrado con la compra de tierras para la agropecuaria en Brasil, Paraguay y Bolivia. http://www.investigativeproject.org/case/605

¿Cuál es la metodología de inserción del grupo en aquellas áreas? Exactamente la misma que ha aplicado en Líbano y que aplican todos los grupos islamitas: brindar servicios sociales a miembros de organizaciones populares. Y enseñar “cultura islámica”. La expulsión, en 2005, de evangelizadores cristianos, les dejó el camino expedito.

“No voy en tren / voy en avión”

“Algunas de las revelaciones impactantes en la conexión de los gobiernos de América Latina y grupos como Hezbollah, han venido de Walid Makled[19], el Pablo Escobar de Venezuela, quien fue detenido el 19 de agosto de 2010 en Cúcuta, una ciudad en la frontera colombo-venezolana”[20].

Las rutas de Hezbollah[21] conducían de Perijá y La Guajira a África occidental, un territorio de fácil acceso, sobre todo para los grupos radicales islamitas. Los nuevos puertos pasaron a ser Guinea-Bissau (y sus archipiélagos sin custodia) y Guinea, extendiendo la ruta a Cabo Verde, Gambia y Senegal. El transporte de la cocaína está custodiado (al igual que en América Latina) por Hezbollah; tanto en su destino final, el norte de Europa a través de Portugal y España, o al este europeo a través de Siria y el Líbano.[22]

El prestigioso periodista de The Independient, Robert Fisk, pone en duda la veracidad de esta “investigación” del Tesoro Norteamericano. Sostiene que en los hechos, los bancos libaneses, impulsados por su Banco Central, evitaron entrar en el juego de las “sub-prime” y lograron salir indemnes de la crisis financiera, mientras que los bancos norteamericanos debieron ser rescatados por el estado, pese a que habían defraudado a sus clientes al emplear sus dineros en juegos financieros turbios y fraudulentos en muchos casos.

Cita Fisk que se dice que tres cuartas partes de los dólares de capitales privados sirios, se encuentran en bancos libaneses, precisamente por la confiabilidad de los mismos donde ocho de ellos, se encuentran catalogados entre los 1.000 mejores bancos del mundo según la revista especializada The Banker, citada por Fisk.

En este contexto, Ghazi Nasr al Din, ciudadano libanés que funge como diplomático venezolano, ha sido acusado por el Departamento de Estado de EEUU, de usar las embajadas de su país para proveer de fondos a Hezbollah y facilitar “cursos de entrenamiento” en Irán para miembros venezolanos del PSUV[23].

No es de extrañar el apoyo del gobierno de Chávez a Hezbollah tomando en cuenta que Irán y Venezuela son aliados importantes y que, además, comparten otro espacio político decisivo a nivel global con otro nivel de diálogo: la OPEP.

Sin embargo, fue la venta de aviones no tripulados y el temor que la operación hubiera incluído misiles (Jajr-5, probado por Hamas con blanco en Tel Aviv y Jerusalem; 2012), lo que llevó a la CIA a observar los acuerdos Irán-Venezuela, en la hipótesis que Hezbollah era una ‘cabecera de playa‘ de los ayatolas.

En efecto, los proyectos de colaboración entre ambos países rondan los $us 30.000 millones, cifra que no guardaría relación con la envergadura de los mismos: una fábrica de cemento (Cerro Azul); minas de oro (donde hay uranio) explotadas por la iraní Impasco (está prohibido el sobrevuelo); la fábrica de tractores Venirán, (destinataria de 22 contenedores iraníes, interceptados en Turquía y donde, en lugar de las tracto-partes declaradas, había material químico), plantas de procesamiento de tuna, de productos lácteos, una fábrica de bicicletas, ensambladora de autos, y poco más en cooperación, cuya incidencia no sería significativa.

Sin embargo, tras los rimbombantes anuncios y acuerdos de cooperación con Irán, entre bambalinas se mueve “la pista siria”.

La Pista Siria ¿brazo político?

A cualquier observador podría llamar la atención el número de sirios o descendientes sirios que son miembros influyentes del gobierno y van rotando en ministerios, corporaciones y empresas estatales y mixtas. Ni siquiera sus 800 mil miembros (segunda comunidad extranjera más importante tras la colombiana, con 4 millones de personas) son suficientes para explicar este fenómeno político.

¿Hay alguna explicación o es una mera casualidad? ¿Es “la conexión siria”, el brazo político de este cártel? ¿Acaso Siria y Hezbollah tendrán, en la ensambladora ruso-venezolana de fusiles Kalashnikov, una factoría de armas para su inmediata comercialización y que se internaría directamente a Damasco desde Caracas? ¿Acaso piensan competir en el mercado islámico de armas, hoy controlado por Qatar y Arabia Saudita?

¿Se trata de un cártel que comienza en Perijá y que podría alzarse con el monopolio del mercado de armas islámico, tanto en Asia como en África?

En medio de este enjambre de intereses geopolíticos y geoeconómicos, los pueblos indígenas de Perijá no cejan en su reclamo por territorio mientras la biodiversidad de la región, aún espera por su nuevo Humberto Fernández Morán.

PERIJÁ MON AMOUR…

La Sierra de Perijá, asiento de una extraordinaria biodiversidad y notables riquezas naturales, es el escenario donde opera un extenso Cartel –conformado por los intereses energéticos y militares de dos estados poderosos en recursos energéticos (Rusia e Irán amparados por el ejército de Venezuela), un grupo terrorista (Hezbollah), dos multinacionales del carbón / uranio / tierras raras y hacendados ganaderos, todo monitoreado desde dos bases militares- que busca asimilar, desplazar o eliminar a dos etnias milenarias que reclaman su derecho a territorio, tal como les prometió Bolívar en su hora y la actual Constitución y leyes nacionales.

Mientras tanto Zenaida, la hija del cacique Sabino, la maestra que creó su propia escuelita y enseña cultura y lengua yukpa y español a 30 niños de su comunidad, retornó a La Sierra para acompañar a su hermana Guillermina, viuda de Wilfredo, otra vez en el ritual yukpa “de cortar su cabellera y raparse la cabeza, en señal de viudez. Es la segunda vez que a Guillermina, le matan al esposo”.[24]

Quiero tranquilidad y paz para sembrar y criar, y ver crecer a mi hijo varón sin el temor de que sea apaleado o abaleado“. No es poco, Zenaida. ¿O sí?

Notas:

[1] La Verdad, 17/04/12, en “Sucesos”.

[2] Hezbollah se adjudicó el atentado a la Embajada de Israel en Bs As, (29 muertos, 242 heridos, 17/3/92) y de la AMIA (Asociación Mundial Israelita Argentina, 85 muertos y 300 heridos, 18/7/1994). En 2006, los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos formalmente acusaron el gobierno iraní de planificar el atentado y a Hezbollah de ejecutarlo. Sin embargo, investigaciones periodísticas independientes (Jorge Lanata, entre otros) demostraron que se había ocultado ex-profeso, la existencia de pruebas acerca de “la pista siria”, recién ahora investigada (2012). Aunque Lanata resta responsabilidad a Hezbollah, todo indica que han sido los ejecutores, aunque las evidencias conducirían a Damasco y no a Teherán. Sobre este tema ver: http://www.bolinfodecarlos.com.ar/amia_laverdera_pista.htm y http://periodicotribuna.com.ar/10922-amia-menem-y-otros-a-juicio-oral-por-encubrir-la-pista-siria.html

[4] Los antepasados directos de los Yukpas, los Caribes, sí se caracterizaron por su expansionismo belicoso que consistía en eliminar a los hombres de otros pueblos y casarse y procrear con las mujeres, imponiendo su lengua. Así, la exogamia ha sido un instrumento de expansión.

[5] “Tierras raras” es el nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (ver Tabla Periódica de los Elementos). Aunque el nombre pareciera indicar lo contrario, se trata de elementos comunes en la corteza terrestre, que, por sus propiedades eléctricas y magnéticas, son claves en la industria electrónica (superconductores, láseres, etc.) y de armamentos.

[6] El MIMPI, los caciques mayores y GADEMA – Sociedad Homo et Natura, 31/10/12.

[7] En 2006 se fusiona con Toyota Tsusho Corporation. Sobre un ingreso total de $us 72.000 millones en 2012, las ventas declaradas como “Otras regiones” (donde estaría incluida Sudamérica y en ese contexto, Venezuela) solo significan $us 1.500 millones. El grupo tiene interés en ampliar operaciones en “otras regiones”.

[8] Cuanto mayor es la concentración de azufre, menor es la calidad del carbón.

[9] Árbol del que se obtiene el aceite de palma, segundo aceite vegetal más comercializado y consumido en el mundo (después del aceite de soja) en los sectores alimenticio, industrial y energético. Además de la deforestación, entre otros problemas se cuenta el uso plaguicidas (Paraquat o Gramoxone) altamente tóxicos y perjudiciales para la salud humana y ambiental. Por otra parte, al ser un cultivo exótico, conlleva alto riesgo de plagas y enfermedades.

[10] El carbón de Perijá alimenta las termoeléctricas de EEUU y la UE, mientras que la Orimulsión, un producto venezolano, posee mayor poder calórico y es sensiblemente menos contaminante. “Este extraordinario planteamiento geoenergético sería desechado en silencio y sin ser debatido -ni conocido- por el país”, denuncia Victoriano Felizardo. http://www.soberania.org/Articulos/articulo_6072.htm / vicfel@gmail.com

[11] Nitrógeno y fósforo totales de los ríos tributarios al sistema lago de Maracaibo, Venezuela (Zulay Rivas et al).

[12] Enriquecimiento masivo de nutrientes inorgánicas en ecosistemas acuáticos. La explosión de algas que acompaña a la primera fase de la eutrofización provoca un enturbiamiento que impide que la luz penetre hasta el fondo del ecosistema. Como consecuencia, en el fondo se hace imposible la fotosíntesis, productora de oxígeno libre. El rápido agotamiento del oxígeno provoca alteraciones radicales del ambiente que torna inviable la existencia de la mayoría de las especies que forman el ecosistema.

[13] Lusbi Portillo es antropólogo, profesor en la Universidad de Zulia. Desde hace 30 años, trabaja junto a los indígenas de Perijá. Mail Prof. Portillo: homoetnatura@cantv.net

[14] Creadas por Decreto Presidencial Nº 6.469 (14/10/2008) y publicado en Gaceta Oficial Nº 39.046 del 28/10/08.

[15] Humberto Fernández Morán (1924 – 1999) fue un reconocido físico y biólogo venezolano, nacido en Maracaibo, estado de Zulia. Trabajó en el Proyecto “Apollo” de la NASA entre muchos otros.

[16] UNITED STATES ATTORNEY’S OFFICE, Southern District of New York – U.S. Attorney Preet Bharara. “Manhattan U.S. Attorney Files Civil Money Laundering And Forfeiture Suit Seeking More Than $480 Million Dollars From Entities Including Lebanese Financial Institutions That Facilitated A Hizballah-Related Money Laundering Scheme”. http://www.justice.gov/usao/nys/pressreleases/December11/hizballahmoneylaunderingpr.pdf

[17] Société Générale de Banque au Liban, filial del grupo SGB France

[18] Beirut Bank Seen as a Hub of Hezbollah’s Financing, Jo Becker; 13/12/2011, The New York Times,

[19] Venezolano de origen sirio, supuesto responsable del contrabando de 10 toneladas de cocaína al mes (10% de la oferta mundial); propietario de Aeropostal, la aerolínea más grande de Venezuela y grandes almacenes en Puerto Cabello, el mayor puerto de Venezuela. Su infraestructura era de tal envergadura, que es inverosímil que el gobierno venezolano lo ignorase.

[20] The New Nexus of Narcoterrorism: Hezbollah and Venezuela, Vanessa Neumann. Foreign Policy Research Institute.

[21] El lavado de dinero incluye la compra de autos usados en EEUU con parte de dinero de la droga y otros fondos sucios desde Siria a través de bancos en Líbano. Los autos son vendidos en África.

[23] Partido Socialista Unido de Venezuela, fundado por el presidente Hugo Chávez.

[24] Indira Carpio Olivo y Ernesto J Navarro, http://www.kaosenlared.net/america-latina/itemlist/user/1970-indiracarpioolivoyernestojnavarro.html?limit=10&start=40

Fuentes:

“El problema de la deforestación en el Municipio Machiques de Perijá del Estado Zulia”, Sashy Gonzalez

TESTIMONIO DE ZENAIDA ROMERO AUDIO

http://albaciudad.org/wp/index.php/2012/11/mujeres-yukpas-piden-a-chavez-se-concrete-la-entrega-de-sus-tierras/

http://www.goear.com/listen/f68eec2/testimonio-de-zenaida-romero-martinez-la-guarura

http://www.goear.com/listen/fb22e45/voz-de-zenaida-mujer-yukpa-en-lucha-la-guaruranet

http://soundcloud.com/brujulasur2012/entrevista-a-zenaida-romero

http://www.goear.com/listen/155b419/zenaida-romero-joven-lider-indigena-de-la-etnia-yukpa-en-resistencia-por-sus-derechos-sierra-de-perija-estado-zulia-venezuela-zenaida-romero-joven-lider-indigena-de-la-etnia-yukpa-en-resistencia-por-sus-derechos-sierra-de-perija-estado-zulia-venezuel

Avances Recientes de la Minería en la Sierra de Perijá, Jorge Hinestroza. http://freespace.virgin.net/l.a.m.m.p/sphinestro.htm

“Carbón, la Muerte Negra”, Grupo de Estudio y Trabajo Pueblo y Conciencia, (Maracay – Marzo 2007), http://www.nodo50.org/ellibertario/PDF/carbon_muertenegra.pdf

“TIPNIS y Autonomía”, Carlos Crespo (10/12/2012), Bolpress. http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2012121007

“TIPNIS IX MARCHA El Gobierno del MAS ha Consumado un Golpe de Estado contra las Autonomías Indígenas”, Juan Perelman Fajardo.