Yacuiba.- El viernes 11 de enero, la transnacional brasileña Petrobras ha invitado a los periodistas del Chaco (Yacuiba, Villamontes y Caraparí) a un almuerzo en Loma Alta (Caraparí), en el que les regalaron a cada trabajador de la prensa una bolsita con una sencilla agenda, un bolígrafo y un llaverito. Después se han sorteado tres mochilas entre los miembros.

Lo que no pudo faltar fue la foto/fotos que inmediatamente serán publicadas en amplios espacios en revistas pomposas/ostentosas con textos exagerados/amplificados que induzcan que la transnacional Petrobras mantiene “buenas relaciones” con la prensa regional. Dos veces al año la transnacional convoca a los periodistas a un almuerzo. A inicio de año y el día del periodista.

Lo que no dicen estas revistas físicas y digitales de amplio tiraje, es que Petrobras no contrata espacios publicitarios en ningún medio del Chaco, pero si lo hace en cadenas nacionales/internacionales. Lo que no dice es que Petrobras no brinda ningún tipo de información a los medios sobre sus operaciones y actividades. Lo que no dicen es que los accidentes y contaminaciones ambientales de Petrobras son constantes, y son muy bien soterradas a través de mecanismos poco convencionales, con la complicidad de Gobierno Nacional y de los Gobierno Municipales. Lo que no dice es que están generando daños ambientales irreparables a la región, y que cuando se acabe el saqueo, levantaran su sombra y abandonaran el Chaco dejando las irreparables secuelas.

La serranía del Chaco se parece al Cerro Rico de Potosí porque han taladrado gran parte del mismo, y nadie dice nada. La prensa no tiene acceso a estos temas, como parece que tampoco le interesa averiguar.

Lo que no dice es que las instalaciones y los lugares donde operan son prácticamente espacios extraterritoriales, donde ninguna persona que no sea miembro o tenga alguna autorización expresa de los altos ejecutivos de Santa Cruz y Brasil, pueda ingresar.

No solo Petrobras, sino también todas las demás voraces transnacionales que cortejan con el Gobierno y que operan en el Chaco explotando/saqueando los recursos naturales. De la misma forma YPFB, no brinda información sobre las transnacionales, como tampoco contrata servicios de propaganda en los medios del Chaco.

Esto de acarrear personas como ovejas para sus propósitos publicitarios y propagandísticos, no solo es exclusividad de los políticos, sino también de las empresas petroleras que no tienen reparos éticos para manejar a las personas como cosas.

Este tipo de prácticas es común en esta empresa y otras que deben mostrar ante sus financiadores las “buenas relaciones” con los comunarios de las áreas circundantes donde operan. Los reglamentos internacionales les exigen cumplir una serie de requisitos ambientales y sociales, por lo que su fin es obtener las fotos, y los testimonios forzados de que están cumpliendo las normas internacionales.

Después que les dan de comer y les entregan minucias como regalos, les hacen agradecer de forma abundante por la comida y los regalos, y les filman, toman fotografías, sus datos, les hacen firmar la constancia de recepción, etc.

Cuando estuve de presidente del comité cívico de Villamontes (2002 – 2004), una de estas empresas en la comunidad de San Antonio, les había repartido dos rollos de alambres y un poco de víveres a cada comunarios con el fin de obtener permiso para el paso de un ducto de 30 pulgadas y el uso de su predios. La instalación de un polvorín (explosivos) y la apertura de brechas para acceder a la serranía del Aguaragüe. Les hicieron firmar muchas actas, los fotografiaron, filmaron y les hicieron reír por la ayuda social que les entregaba la transnacional. Los comunarios agradecidos con la ayuda, porque nunca nadie les había regalado dos rollos alambres y un poco de víveres.

Tuve acceso a dichos videos, y en ellos los comunarios decían que estaban muy agradecidos con la empresa transnacional, incluso les hicieron hablar mal de Estado/Gobierno, que nunca se acordaba de ellos. Las petroleras les prometieron desarrollo, progreso, trabajo, movimiento económico, discursos demagógicos muy parecidos a lo de los políticos demagogos. El fin era entusiasmar a los comunarios para que salga bien la filmación y la foto. No dejan de enfatizar que la empresa realiza este tipo de ayuda humanitaria, por desprendimiento, por solidaridad, por “buenita”.

Para este tipo de trabajos contratan a muchachos chaqueños recién egresados de la universidad que hacen el trabajo sucio. Estas personas se denominan enlace social o relacionamiento comunitario. Estos empelados siempre buscan la anuencia de los comunarios a través de dádivas y propinas.

Nosotros por nuestro lado desde el comité cívico estábamos peleando con el Gobierno por conocer el EEIA (que en ese momento no existía), solo el DIA, después hicieron aparecer un documento mal hecho. El Gobierno de Sánchez de Lozada era cómplice de las empresas petroleras.

Nosotros tomamos conocimientos de este abuso a los comunarios, nos reunimos inmediatamente con ellos, convocamos a la empresa y actuamos. La empresa se resistió a brindarnos información, aduciendo que se trataba de una ayuda espontánea y que el convenio era privado. Organizamos a los comunarios y bloqueamos el acceso. Siempre nos mandaban a los muchachitos del enlace social, los ejecutivos nunca parecían.

De esa forma logramos sentar a los ejecutivos de la empresa y negociamos. Después de siete horas, logramos una compensación económica justa a cada comunarios por derecho de vía, pago por el alquiler de predios, trabajo permanente para todos los comunarios en las actividades petroleras, provisión de alimentos de los comunarios y pago justo, asistencia médica, financiamiento para la construcción de su sede social, acceso a la información de la comunidad de todas las operaciones, la necesaria autorización para las alteraciones ambientales, y otros.

El abuso de las voraces empresas petroleras ocurría con los gobiernos anteriores, y en la actualidad esta realidad no ha cambiado absolutamente nada.

Petrobras y las demás transnacionales (igual que los partidos políticos), tiene una costumbre muy perversa y aviesa, que es la de llevar a los comunarios a un lugar, entregarles algún regalos, sacarles fotos, filmarlos, y publicar que mantienen contentos y felices a los comunarios.

Cuando medios nacionales visitan las plantas en alguna inauguración especial, les hacen recorrer solo los lugares establecidos previamente por las empresas transnacionales.

El 29 de febrero de 2012, el presidente Evo Morales (que odiaba a las transnacionales, antes) visitó el Campo San Antonio a la inauguración de tercer tren de la planta de gas Sábalo que permitió aumentar la producción de gas hasta 22 MMmcd. Varios comunarios intentaron sin éxito tener un breve contacto con él, para expresarle serias y graves denuncias de abuso y contaminación ambiental contra la transnacional Petrobras, pero el poderoso e impenetrable dispositivo de seguridad de la empresa no ha permitido ni siquiera acercarse al primer mandatario. Incluso sufrieron lesiones por el intento de aproximarse al presidente indígena.

A pesar de la presencia de un enjambre de medios de comunicación nacionales, solo Erbol ha reproducido/amplificado las quejas/denuncias de los comunarios contra la poderosa y protegida/mimada transnacional Petrobras.

Cuando estuve en el comité cívico de Villamontes, hemos logrado que Transierra incluya en su torta publicitaria con contratos anuales a los medios locales. Se que ese tipo de acuerdo solo tuvo vigencia hasta que dejé el cargo.

Existe la necesidad urgente de los periodistas regionales, de no dejarse manosear por estas transnacionales que solo buscan el saqueo. Ha llegado la hora de exigirle a las empresas transnacionales transparencia de sus operaciones, y la contratación de los servicios de los medios del Chaco. Todos los servicios de comunicación, son contratados en Santa Cruz u otra parte, cuando hay ofertas competitivas en el Chaco. Los periodistas deben sentar su dignidad de manera clara y dejar de ser objetos de manipulación descarada a cambios de nimiedades. Es cuestión de dignidad, por eso nunca participé de este tipo de actividades a pesar de las insistentes invitaciones.

* Periodista, docente y analista político, Twitter: @EstebanFarfanR