(Fundación Solón).- La temperatura media del planeta Tierra fue de 14,6 grados centígrados en 2012, 0,6 grados más que el promedio de mediados del siglo XX. Desde 1880 la temperatura aumentó 1,4 grados y en la última década se registraron nueve de los 10 años más calurosos de la historia, confirma un reciente informe de la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA). Al comenzar 2013, Australia padece la ola de calor más intensa en 80 años.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) clasificó al año 2012 entre los más calurosos desde que se tienen registros, y ahora la NASA confirma que la gestión pasada se sumó a la lista de los años más calientes de la historia reciente, después de 2005 y 2010.

“El planeta se está calentando porque estamos bombeando cantidades crecientes de dióxido de carbono en la atmósfera”, explicó el científico del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) Gavin Schmidt. La NASA estima que las emisiones de dióxido de carbono aumentaron de 285 partes por millón en 1880, a 315 en 1960, y a más de 390 en la actualidad.

Científicos de todo mundo coinciden en que el calentamiento global no solo intensifica las tormentas y las sequías, sino que también es responsable del aumento de la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos tales como la intensa sequía en Australia en 2009; la ola de calor en Rusia en 2010; los fuertes incendios forestales al sur de Estados Unidos en 2011, y las temperaturas récord en la zona central de Norteamérica en 2012, explicó el director de Análisis del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos Kevin Trenberth.

Se estima que alrededor de 370 desastres naturales registrados en 2010 se cobraron la vida de más de 296 mil personas y damnificaron a 208 millones de seres humanos en todo el orbe. El terremoto en Haití con más de 230 mil víctimas mortales y la ola de calor en Rusia con 56 mil muertos fueron los desastres más mortíferos de ese año, según un estudio realizado por el Centro de Investigación sobre la Epidemiología de las Catástrofes (CRED) y la Organización de Naciones Unidas sobre la Estrategia Internacional de Prevención de Catástrofes (SIPC).

El año 2010 también fue el peor de la última década en cuanto a eventos meteorológicos extremos en China. El gigante asiático recibió 681 milímetros de precipitaciones, 11% más que la media nacional de los últimos 10 años, y al mismo tiempo sufrió la temporada de calor más larga desde 1961, precisó el Centro Climático Nacional. Desde el 23 de septiembre de 2010 hasta febrero de 2011 cayeron 12 milímetros de agua, cerca del 15% de lo normal, afectando a más de 3,2 millones de personas. El gobierno destinó al menos mil millones de dólares para enfrentar la peor sequía en seis décadas.

También en 2010 Pakistán sufrió por inundaciones sin precedentes. Alrededor de la quinta parte del territorio nacional quedó bajo las aguas, murieron casi dos mil personas y los damnificados se estimaron en 20 millones. Los aguaceros monzónicos del primer semestre del 2011, catalogados como los peores en 50 años, inundaron también extensas áreas de Indonesia, Filipinas, Malasia, Tailandia y Sri Lanka: Laos padeció las peores inundaciones de su historia y Tailandia, el mayor diluvio en medio siglo, con casi un tercio del país bajo las aguas y más de 270 muertos.

Según la División Asia de la ONU para Desastres, en el continente asiático se registraron el 57% de las muertes, el 74% de las afectaciones a la infraestructura y el 34% de los daños económicos ocasionados por desastres naturales en todo el mundo en la gestión 2012.

En 2012 el huracán Sandy que devastó amplias zonas del Caribe y de la costa oeste estadounidense y otros eventos extremos ocurridos en los últimos años “hubieran sucedido seguramente sin cambio climático, pero no hubieran roto todos los récords conocidos ni sus efectos hubieran sido tan mayúsculos”, afirmó Kevin Trenberth.

La canícula histórica de 2012

La primavera de 2012 en Francia fue la más caliente desde principios del siglo XX y la más seca de los últimos 50 años. Las temperaturas del período marzo-mayo fueron unos 2,6 grados centígrados superiores a la media de referencia del período 1971-2000, según Meteo France. El Ministerio de Ecología tuvo que restringir el suministro de agua en 54 departamentos, más de la mitad del país.

Una intensa ola de calor azotó el norte de India desde mediados de mayo de 2012, con temperaturas de entre 40 y 48 grados centígrados. En Nueva Delhi el record fue de 46,7 grados el 17 de junio de 1945, seguido por 45,4 grados el 18 de mayo de 2010. El 28 de mayo de 2012 el Departamento Meteorológico de India registró 43,5 grados centígrados en la ciudad capital, tres décimas por encima del valor promedio de las temperaturas en mayo. El 1 de junio, temperaturas de hasta 44,4 grados, una bajísima humedad ambiental y cortes eléctricos de varias horas convirtieron a Nueva Delhi en un sitio donde el simple acto de respirar era un ejercicio fatigoso, reportó el periodista Alberto Salazar Gutierrez, corresponsal de Prensa Latina en India. El hecho de que todos a un tiempo mantuvieran encendidos aires acondicionados, ventiladores, humidificadores y cuanto equipo sea capaz de rebajar la fiebre de casas y oficinas, disparó la demanda de energía hasta un récord de 5.178 MW.

El continente americano también padeció los efectos del inusual sofocón. El 28 de mayo de 2012 la temperatura llegó a 32 grados en la ciudad capital de México, cerca del récord de 33,9 grados de 1998, comunicó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Esa semana se registraron 45,6 grados centígrados a la sombra en El Cubil, municipio Sahuaripa; 43,8 grados en El Novillo, y 43 grados en El Orégano. El 9 de junio los termómetros marcaron en el DF cuatro grados más respecto a la media de principios del siglo pasado.

El 2012 también fue la gestión más cálida de Estados Unidos desde que se llevan registros, con temperaturas veraniegas que superaron a los registros máximos de mediados del siglo XX, informó el director del GISS James E. Hansen, luego de analizar datos meteorológicos de más de mil estaciones en todo el mundo y mediciones satelitales de la temperatura del océano.

En la primera semana de julio de 2012 al menos nueve estados del centro y noreste de Estados Unidos se mantenían en alerta por el calor extremo. El Servicio Meteorológico Nacional registró temperaturas superiores a 40 grados centígrados en zonas de Virginia Occidental, Dakota del Sur, Iowa, Nebraska, Minnesota, Indiana, Missouri, Illinois y Kentucky. Hasta esa fecha se habían quemado más de ocho mil kilómetros cuadrados de bosques en el país norteño.

A partir del 13 de julio la burbuja de aire caliente y humedad procedente del golfo de México impactó en comunidades de Filadelfia, Nueva York, Washington D.C, Chicago y Kansas. En 17 estados se emitieron advertencias o avisos por la inclemencia meteorológica, luego de que el Servicio Meteorológico Nacional reportara 48 grados en Madison, Minnesota, y 52 grados en Newton, Iowa.

Por otro lado, un estudio del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) de Costa Rica, que compara mediciones del período 1961-1990 con las de 1991-2005, indica que la temperatura ambiental promedio del país aumentó un grado centígrado en los últimos 50 años, y es muy probable que en las últimas tres décadas de este siglo las temperaturas máximas en la capital San Juan suban 5,85 grados.

Vuelve la ola de calor

A fines de diciembre de 2012 se reportaron temperaturas superiores a los 40 grados centígrados en el estado de Santa Catarina, al sur de Brasil. El Instituto Nacional de Meteorología (Inmet) registró 43,8 grados en el municipio de Criciúma, y entre 43,4 y 42,1 grados en Tubarao y Urussunga. En 26 de diciembre Río de Janeiro soportó una temperatura récord de 43,2 grados centígrados, la más alta desde el inicio las mediciones en 1915, confirmando los pronósticos del Inmet de que el verano austral será uno de los más calurosos de la historia.

También el 26 de diciembre una ráfaga de calor con temperaturas máximas de 40 grados centígrados mató a más de 100 mil pollos en Uruguay, informó la Cámara de Procesadores Avícolas. Según los registros históricos, la temperatura máxima absoluta en primavera de 41,5 grados se reportó el 16 de noviembre de 1985 en la localidad de Rivera.

En el continente más seco del mundo, la Oficina Australiana de Meteorología declaró alerta por la ola de calor que comenzó a batir el 27 de diciembre de 2012, considerada ya como la más intensa de los últimos 80 años y principal causante de más de 140 incendios forestales que calcinaron al menos 120 mil hectáreas de bosques solo en la primera semana de 2013.

El canal de televisión ABC informó que hasta el 14 de enero los incendios arrasaron más de 140 mil hectáreas de bosques en los estados de Victoria, Tasmania y Nueva Gales del Sur. Las autoridades declararon situación de catástrofe en cinco áreas de Nueva Gales del Sur y Canberra, donde se registraron temperaturas superiores a 45 grados centígrados, mientras que en Sidney los termómetros marcaron 41,8 grados.

Según la Comisión de Cambio Climático del Gobierno australiano, el 7 de enero los termómetros marcaron 40,3 grados en regiones del centro y sureste del país, superando el récord histórico de 39 grados registrado en 1973. El organismo confirmó que la ola de calor es consecuencia del cambio climático.

El profesor J. Karoly declaró a la cadena ABC que las temperaturas en Australia aumentaron 0,9 grados centígrados desde 1910; los máximos históricos de calor se duplicaron a partir de la década de 1960, y es muy probable que en los próximos 50 años las temperaturas aumenten entre dos y tres grados debido al efecto invernadero.

Con información de Prensa Latina.