Chimoré, (ABI).- El presidente Evo Morales pidió el martes a los cocaleros del Chapare boliviano, otrora emporio de la droga, sus denuedos para coadyuvar en la destrucción de la coca ilegal destinada a la fabricación de cocaína, un día después de celebrar la despenalización, por parte de la Organización de Naciones Unidas (ONU) del masticado (acullico) de la hoja.

“Mi pedido con mucho respeto a nuestros hermanos dirigentes y dirigentes de mujeres, mucha responsabilidad no solamente con el Gobierno sino responsabilidad con Bolivia y responsabilidad con Bolivia y la humanidad”, urgió el mandatario al inaugurar en la población e Chimoré la erradicación de plantaciones ilegales en el país andino amazónico.

Al tiempo de reconocer los desempeños de las fuerzas antidrogas de Bolivia, que en 2011 eliminaron 12% de las plantaciones ilegales en el Chapare, centro de Bolivia, y también en los Yungas, estribaciones cordilleranas en La Paz, Morales pidió a los labriegos bolivianos evitar la utilización criminal de la hoja de coca.

“Lamentablemente una parte de nuestra hoja de coca desvían a un problema ilegal, a la cocaína, usando precursores”, sostuvo el mandatario, cuyo liderazgo político se forjó durante casi tres décadas en el Chapare, donde defendió la coca por su valor ancestral y cultural para la mayor parte de los bolivianos.

“Ese producto hace daño a la humanidad, por eso este esfuerzo del pueblo bolivianos en la reducción”, sostuvo.

Morales también reconoció el trabajo de la Fuerza de Tarea Conjunta, una fusión de militares y policías que se encarga, desde 2008, de la lucha antidrogas en Bolivia sin el apoyo de potencia extranjera alguna.

“Cualquier esfuerzo de cualquier ser humano, sea de carácter familiar o de carácter institucional, así como de nuestros soldados de la Fuerza de Tarea conjunta siempre serán valorados por el pueblo boliviano”, sostuvo.

Desde 2009, cuando Morales corrió a la agencia antidrogas de Estados Unidos, (DEA, por sus siglas en inglés) por cuestiones de injerencia en política interna, Bolivia libra en solitaria la batalla contra las plantaciones de coca ilegal.

Las arengas de Morales se registraron días después que la ONU readmitió a Bolivia en la Convención de Estupefacientes con la reserva sobre el pijcheo.

El influyente diario estadounidense The New York Times calificó de ‘victoria‘ de Morales en Naciones Unidas la despenalización del acullico de la hoja de coca en Bolivia.

El rotativo ponderado entre los 10 diarios más importantes de Estados Unidos informó que ‘los usos tradicionales de la hoja de coca en Bolivia dejarán de ser considerados ilegales bajo la Convención antidrogas de la Organización de las Naciones Unidas‘ y que esa modificación a la normativa internacional representa “un triunfo diplomático para el señor Morales‘.