La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó el jueves una nueva resolución que condena al neonazismo, neofascismo y otras ideologías nacionalistas violentas basadas en prejuicios raciales y nacionales, por una mayoría de 129 países, 54 abstenciones y con la oposición de Estados Unidos, Canadá y Palau. En los últimos años los partidos extremistas, populistas y/o xenófobos han ido ganando espacios en la esfera electoral, al punto de acumular tanto poder como para influir en la política exterior de varios gobiernos europeos.

La resolución propuesta por la Tercera Comisión de la ONU, encargada de los asuntos sociales, humanitarios y culturales, se titula Glorificación del nazismo: inadmisibilidad de ciertas prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia.

El documento reafirma la condena a la persistencia y reaparición del neonazismo, el neofascismo y otras ideologías nacionalistas violentas basadas en prejuicios raciales, y subraya que esos fenómenos no tienen justificación “en ningún caso ni bajo ninguna circunstancia”.

El documento alerta sobre “la glorificación del movimiento nazi y de quienes fueron en su día miembros de la organización Waffen-SS”. Esos actos no pueden justificarse como ejercicio de los derechos de reunión y de asociación pacíficas ni de libertad de opinión y de expresión, recalca.

También denuncia la construcción de monumentos, la organización de manifestaciones públicas para glorificar el pasado nazi y el neonazismo, y los intentos de profanar o destruir monumentos en memoria de luchadores contra el nazismo.

Igualmente, la resolución aprobada por la ONU llama la atención por el resurgimiento de grupos de cabezas rapadas, y de la violencia racista y xenófoba contra miembros de minorías nacionales, étnicas, religiosas o lingüísticas.

El pasado 21 de octubre, el relator especial de la ONU sobre los derechos humanos de los inmigrantes Francois Crépeau recomendó prestar mayor atención al fenómeno de la migración, ante el notorio aumento de las posiciones xenófobas. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoció la discriminación a la que son sometidos los migrantes en 10 naciones de Europa, Estados Unidos y Canadá, y aseguró que la exclusión incluye a los trabajadores inmigrantes de segunda y tercera generación. (1)

Se estima que el gobierno estadounidense ha gastado entre 11 mil y 25 mil millones de dólares en su política de deportación de inmigrantes. El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) calcula que el costo de la identificación, arresto, detención y deportación de un indocumentado asciende a 23 mil dólares. Desde el inicio de esta práctica en el gobierno del presidente Barack Obama cerca de un 1,1 millones de indocumentados fueron deportados, precisaron miembros del Comité de Seguridad Nacional en un informe presentado al Congreso. (2)

El cierre de las fronteras es una fantasía, pues la migración ocurre, está en el ADN de la humanidad y tenemos que vivir juntos, apuntó el relator Crépeau al presentar su informe anual ante el máximo órgano de la ONU; y manifestó su preocupación por el crecimiento del discurso xenófobo vinculado a los temas migratorios en muchos países de Europa.

Se estima que en todo el mundo hay alrededor de 10 mil páginas web que propagan mensajes racistas y solo en España existen por lo menos 400 sitios web de ese tipo. En el Día Internacional contra el Fascismo, el Sexismo, la Homofobia y el Racismo, el Movimiento español contra la Intolerancia advirtió que prolifera el “ciber-odio” a través de por lo menos 200 sitios web y blogs detectados en España. Además, existen en las redes sociales otras 200 páginas que diseminan mensajes racistas y xenófobos.

En 10 de febrero de este año, Bulgaria denunció ante la Comisión Europea el carácter xenófobo y racista de un portal digital creado en Holanda para recoger quejas sobre los extranjeros procedentes de naciones del centro y este del Viejo Continente. La legisladora Iliana Ivanova presentó la demanda tras recibir varias cartas de la comunidad búlgara residente en Países Bajos, manifestando preocupación por las consecuencias de la apertura de ese espacio en Internet.

El Partido para la Libertad, del polémico político Geert Wilders acusado de islamofobia e incitación al odio racial, lanzó el sitio con las preguntas: ¿Le causan molestias los ciudadanos de Europa Central y del Este? y ¿Ha perdido su trabajo por culpa de un polaco, búlgaro, rumano u otro ciudadano de Europa Central o del Este? Su agrupación, de tendencia ultraderechista, quiere reunir todas las quejas para presentarlas al ministro holandés de Asuntos Sociales Henk Kamp.

“Acciones como esas son vergonzosas. El portal promueve el racismo y el odio entre los holandeses, infunde temores y discriminación contra los emigrantes”, criticó Ivanova antes de exigir a la Comisión Europea investigar y adoptar las medidas pertinentes.

Por otro lado, los diputados Kent Ekeroth y Erik Almqvist, del partido ultranacionalista Demócratas de Suecia (DS), renunciaron temporalmente a esa organización a mediados de noviembre, al verse implicados en hechos de racismo aparecidos en vídeos publicados en Internet. El jefe de DS Jimmie Ikesson calificó de inaceptable la actitud de ambos legisladores, cuyas expresiones xenófobas en un incidente con un comediante de origen kurdo, ocurrido hace dos años y medio, aparecieron en un material fílmico del diario Expressen.

La actitud de Ikkeson fue considerada por observadores como un intento por mejorar la imagen de su partido, después de varios hechos en los cuales miembros de su organización profirieron expresiones de marcado carácter racista. El vídeo muestra como Ekeroth, vocero de asuntos judiciales del DS, y Almqvist ofenden tras una noche de juerga al popular comediante de origen kurdo Soran Ismail. Ekkeroth califica a Ismail de “babbe”, término empleado para ofender a inmigrantes de Medio Oriente, y lo invita a abandonar Suecia, mientras en otro material muestran como el ex miembro del DS empuña un tubo de hierro y empuja contra un auto a una joven que sale en defensa de Ismail.

Estos diputados suecos tienen mucho en común con el terrorista noruego Anders Behring Breivik, sentenciado a 21 años de prisión por la masacre de 77 personas el 22 de julio de 2011, la más sangrienta registrada en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial. El 24 de agosto de 2012 Breivik fue sentenciado a una pena de cárcel de un máximo de 21 años y un mínimo de 10.

El sentenciado escuchó el veredicto con una sonrisa y no se arrepintió de haber masacrado a 69 personas en el campamento juvenil del Partido Laborista Noruego y a otras ocho personas tras la explosión de una bomba en el complejo gubernamental de Oslo. El ultranacionalista xenófobo admitió que cometió el acto criminal para “defender a la población étnica noruega del multiculturalismo y del Islam”, y en protesta contra la política de tolerancia migratoria del gobernante Partido Laborista.

La ultraderecha avanza en Europa

En los últimos años, las organizaciones políticas de izquierda y de centro en Europa han ido perdiendo terreno frente a los partidos extremistas, populistas y/o xenófobos. Las agrupaciones de extrema derecha ganaron espacios en la esfera electoral, al punto de acumular tanto poder como para influir en la política exterior de varios gobiernos.

El DS de Suecia obtuvo 5,7% de respaldo en las elecciones legislativas, con lo que logró el retorno de la ultraderecha al parlamento sueco tras una ausencia de dos décadas. Aunque el DS quedó aislado en el legislativo por la coalición de centro-derecha, que gobierna en minoría, y por la izquierda, recientes encuestas lo sitúan como tercera fuerza política del país, después de los partidos Socialdemócrata y Conservador.

En Francia, la retórica antiinmigrante también tuvo gran peso en la última campaña electoral, donde algunos partidos utilizaron esa estrategia para captar el voto de los sectores más conservadores y nacionalistas. En momentos en que la crisis golpeaba, tanto la derecha como la ultraderecha insistieron en culpar a los extranjeros de los problemas económicos y sociales. Frases como “los franceses tienen la sensación de que ya no viven en su casa” o “no todas las civilizaciones valen lo mismo” pronunciadas por el ex ministro del Interior Claude Guéant dieron una medida de hasta donde se exacerbó la discriminación. (3)

En los últimos años los gobiernos derechistas de Francia endurecieron las medidas contra los emigrantes, con el pretexto de que son una de las causas del incremento de la delincuencia, la violencia y el desempleo. Como parte de esta política de asociar migración con inseguridad, en 2011 Francia expulsó a 32.922 extranjeros, 17% más que el año anterior.

Poco antes de anunciar su candidatura a la reelección, el ex presidente Nicolás Sarkozy advirtió que si ganaba los comicios endurecería las medidas contra los migrantes y se pronunció en contra del voto de los extranjeros en las elecciones locales. También abogó por convocar a un referendo para simplificar el proceso de expulsión de indocumentados, endurecer las condiciones a fin de otorgar un permiso de residencia a personas de otros países casadas con franceses y limitar las ayudas a los solicitantes de asilo.

Sarkozy, perteneciente a la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), entró de lleno en la campaña electoral con un discurso antiinmigrante con el fin captar el voto del ultraderechista Frente Nacional (FN), un partido abiertamente xenófobo. La presidenta del FN Marine Le Pen demandó la supresión de la doble nacionalidad en una carta dirigida a la Asamblea Nacional, argumentando que la multiplicidad de pertenencias a otros países perjudica la asimilación de los franceses provenientes de la inmigración y atenta contra la cohesión republicana. (4)

El 20 de octubre de este año, más de 70 de integrantes del grupo racista francés identificado como Generación Identitaria ocuparon la mezquita de la ciudad de Poitiers,en el departamento de Vienne, y desplegaron desde el techo pancartas con consignas contrarias a la religión islámica. En un comunicado la agrupación de extrema derecha rechazó lo que denominó la “inmigración extra europea y la construcción de mezquitas en suelo francés”. El hecho ocurrió varias semanas después de la publicación en el semanario satírico Charlie Hebdo de caricaturas ofensivas al profeta Mahoma.

Representantes de la comunidad musulmana de Francia denunciaron una escalada de violencia en su contra durante los últimos meses, cuyo momento más grave fue la profanación de la gran mezquita de Poitiers. Mohammed Mousaoui, presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), aseguró que se trata de un hecho nunca antes ocurrido en ese país, el cual se suma a otras agresiones recientes, como la difusión de un vídeo en el cual, de manera explícita, le declaran la guerra a los creyentes.

El presidente del Observatorio Nacional contra la IslamofobiaAbdallah Zekri aseguró que las acciones y las amenazas crecieron en 14,49% en el primer semestre de 2012 respecto a igual período del año pasado. Zekri entregó a Prensa Latina un resumen con las estadísticas de los actos perpetrados entre enero y junio, entre los cuales figuran agresiones físicas, incendios o tentativas, vandalismo, así como cartas y mensajes con insultos.

Por otro lado, en Suiza la asociación Ecología y Población (Ecopop) presentó al Gobierno 120 mil firmas para exigir un referendo que frene la inmigración, alegando que los recursos naturales del país se ven afectados por la sobrepoblación. La presión sobre la tierra, la naturaleza y el campo es considerable, y la calidad de vida se está deteriorando de forma continua debido a una falta de espacio para vivir, justificó Philippe Roch de Ecopop.

La organización ecologista suiza propuso limitar el índice anual de inmigración al 0,2% y pidió al Ejecutivo invertir al menos 10% de su presupuesto internacional de ayuda al exterior en apoyar la planificación familiar en el extranjero. En la misma línea, la derechista Unión Democrática de Centro puso en marcha otra iniciativa para detener la inmigración masiva.

En Grecia, el partido neonazi Amanecer Dorado acusa a los extranjeros de robar el trabajo a los griegos y de estar detrás del aumento de la criminalidad. Esta formación política, que se autoproclama nacionalista y con un discurso xenófobo, aprovechó la coyuntura de crisis económica, medidas de austeridad, elevado desempleo y alta inmigración legal e ilegal para convencer a unos 400 mil electores griegos y entrar por primera vez al Parlamento en las pasadas elecciones de mayo. (5)

Amanecer Dorado, bajo la consigna de “Grecia para los griegos; fuera los extranjeros”, tiene claro cómo solucionar el problema de la inmigración ilegal: Hay que proteger las fronteras, y proponemos poner minas a todo lo largo de éstas. Eso, más la vigilancia del Ejército, blindará al país. Mientras haya un solo griego en paro, no nos dan ninguna pena los extranjeros, dice la portavoz Urania Mijaloliakos, hija del líder de Amanecer Dorado Nikos Mijaloliakos.

En este ambiente hostil contra los foráneos, el asesinato racista de un joven iraquí en el centro de Atenas causó preocupación entre las autoridades, y sembró el terror entre los inmigrantes, verdaderos chivos expiatorios de la crisis. De acuerdo con la policía, cinco personas a bordo de cuatro motocicletas lo atacaron con cuchillos, luego de intentar agredir sin éxito a otros dos migrantes (un rumano y un marroquí) minutos antes. (6)

El relator especial de la ONU sobre los Derechos Humanos de las personas migrantes François Crépeau constató en Grecia un clima de violencia generalizada contra los inmigrantes, por lo que expresó su condena más enérgica ante “la inadecuada respuesta por parte de los servicios policiales para frenar esta violencia y castigar a los responsables”.

Crépeau fue especialmente crítico con las redadas racistas llevadas a cabo por las fuerzas policiales, bajo el programa “Zeus hospitalario” del ministerio de Orden Público, la ausencia de una política migratoria integral y la descoordinación con otros organismos. “Lamento profundamente la nueva política del gobierno griego de detener sistemáticamente a todos los que entran irregularmente en territorio griego, incluidos menores no acompañados y familias”, dijo tras constatar que muchos de los recluidos han vivido y trabajado en el país desde hace años. (7)

Por otro lado, el pasado 26 de marzo en Londres, un hombre atacó a una madre y a su hijo pequeño en plena vía pública. Testigos del hecho relataron que el agresor profirió gritos de índole racista a la mujer de 29 años de ascendencia caribeña, y luego lanzó sobre ella y su pequeño una vasija con ácido. El hecho, calificado de espantoso por la fuerza del orden, ocurrió a plena luz del día en Salford, al norte de Inglaterra.

En Alemania hay unos 10 mil miembros de grupos que reivindican al dictador nazi Adolfo Hitler y están dispuestos a utilizar la violencia, según estadísticas oficiales de la Oficina Federal de Investigación Criminal. A fines de diciembre de 2011, unidades especiales de la policía de Alemania arrestaron a Matthias D., un hombre de 36 años, otro sospechoso de colaboración con la célula neonazi responsable de una decena de asesinatos entre 2000 y 2007. (8)

El descubrimiento de esa célula extremista generó varios cuestionamientos a las autoridades germanas, que fueron incapaces de detectar a los autores de dichos crímenes. Los representantes de los 16 estados federados de la nación europea acordaron trabajar junto a las autoridades con el propósito de aclarar la serie de homicidios, así como eliminar los errores cometidos por la policía y organismo de inteligencia.

El 1 de mayo de este año, miles de alemanes se manifestaron contra acciones políticas de grupos neofascistas. En la ciudad de Neumuenster, más de cinco mil personas participaron en una “fiesta ciudadana” para protestar contra un recorrido electoral del partido de extrema derecha, el Nacionaldemócrata de Alemania (NPD). A la par, miles de personas se manifestaron también contra los neonazis en las ciudades de Bonn, Nuevo Brandenburgo, Bautzen, Hof, Wittstock, Speyer y Weimar.

Notas:

1. La investigación de la OIT reveló que los jóvenes de origen extranjero deben presentarse cuatro o cinco veces más que sus pares nacionales -con similar educación, competencias y experiencia- para obtener un empleo. Incluso los no migrantres, pero que aparentan serlo (por su físico, nombre o acento al hablar) deben realizar 15 a 20 veces más intentos para ser aceptados en una entrevista o las etapas ulteriores de una oferta de trabajo. Los expertos de la OIT afirmaron que hay una tendencia muy marcada a la discriminación contra los inmigrantes en los países del sur de Europa, particularmente en España, Francia e Italia, cuyas leyes contra la discriminación son más recientes que en el resto del norte del continente.

2. En el mejor de los casos, desde inicios de 2009 hasta ahora se gastaron al menos 11 mil millones de dólares en deportar a indocumentados. Desde agosto de este año la Casa Blanca, presionada por sectores proinmigrantes y de la comunidad latina, dictó algunas normas para limitar temporalmente las deportaciones, aunque fueron criticadas por los republicanos. Legisladores de esa tendencia acusan al gobierno de conceder una “amnistía administrativa” a cientos de miles de inmigrantes indocumentados gracias a esa política de deportación.

3. Claude Guéant afirmó que otorgar el derecho al voto a los extranjeros podría conducir a la imposición de hábitos musulmanes en Francia. “Entendemos que si se recibe menor número de migrantes, las cosas serían mejor”, dijo. Un mes antes comentó que “no todas las civilizaciones son iguales”, lo cual fue calificado como una incitación al racismo y la xenofobia.

4. Carmen Esquivel, jefa de la corresponsalía de Prensa Latina en Francia.

5. Las acciones de los miembros de este grupo político para ganar popularidad adquieren matices cuestionables. Por ejemplo, propusieron repartir alimentos gratis únicamente a aquellos capaces de acreditar que son 100% griegos.

6. El aumento de los ataques de odio contra los extranjeros está empezando a tomar una dirección peligrosa, reconoció el ministro de Justicia griego Antonis Roupakiotis. En los últimos meses, grupos fascistas armados atacaron a unas 500 personas con total impunidad ante la pasividad de la policía, denunció el jefe de la Asociación de Trabajadores Migrantes en Grecia Javied Aslam.

7. La situación es especialmente crítica en la isla de Lesbos, frente a la costa de Turquía, donde los extranjeros, al no tener orden de expulsión, “quedan atrapados en la isla, sin permiso para ir hacia Atenas, durmiendo en la calle o en los parques y en el caso de los menores sin ningún apoyo institucional, ni estatus especial”. Todo ello es “contrario al marco de derechos humanos y deja a estas personas en un limbo legal en el que solo pueden vivir día a día en un nivel de supervivencia precaria y con el temor constante de ser arrestados, detenidos o deportados”.

8. La Fiscalía General en Karlsruhe consideró que Matthias D. apoyó en dos ocasiones al trío de ultraderecha autodenominado Resistencia Nacionalsocialista. Concretamente, se le acusó de haber proporcionado alojamiento a los neonazis Uwe Mundlos, Uwe Böhnhardt y Beate Zsch‘pe en mayo de 2001 y en marzo de 2008. Los presuntos terroristas asesinaron a ocho turcos, un griego y una mujer policía entre 2000 y 2007, reveló el sitio digital de la Deutsche Welle.

Con reportes de los corresponsales de Prensa Latina en Naciones Unidas, Washington, Ginebra, Atenas, Berlín, París, Berna, Copenhague y Oslo.