La Ley 315 promulgada ayer por el Presidente Evo Morales dispone la creación de un fondo financiado con el 1% de los ingresos brutos mensuales de las empresas de comunicación para la contratación de un seguro de vida e invalidez por accidentes y enfermedades en general u otras causas en beneficio de los trabajadores de la prensa.

La Ley de Seguro de Vida e Invalidez fue tramitada por los gremios de trabajadores de la prensa de El Alto y La Paz luego del asesinato de los hermanos Víctor Hugo y Verónica Peñasco y del empleado del diario La Razón Eugenio Aduviri. La norma beneficia a los trabajadores del sector, que en su mayoría ejercen su labor en “condiciones deplorables” y con bajos salarios, destacó la ministra de Comunicación Amanda Dávila.

El seguro de vida “es un pequeño aporte” del gobierno a los trabajadores sindicalizados, resaltó el Presidente Morales en la promulgación de la norma, que coincidió con el Día Internacional de los Derechos Humanos.

La Ley 315 tiene por objeto otorgar un seguro privado de vida a los trabajadores de la prensa, es decir a todas las personas que ejerzan funciones en medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y digitales, públicos y privados; en medios de comunicación de Naciones y Pueblos Indígena Originario Campesinos y de las Comunidades Interculturales y Afrobolivianas; y en medios de comunicación del sector social comunitario; asícomo a todas las personas que cumplan funciones como productores independientes autogestionarios.

El seguro cubrirá riesgos de fallecimiento e invalidez permanente originada por accidentes, enfermedades en general u otras causas. La indemnización se efectuará mediante un pago único. Los términos y condiciones del beneficio, así como los procedimientos de selección y contratación de la entidad aseguradora, serán reglamentados mediante Decreto Supremo en el plazo de 120 días computables a partir de la publicación de la Ley.

La Ley 315 dispone la creación de un Fondo de Financiamiento con aportes del 1% de los ingresos brutos generados mensualmente por los medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y digitales, privados y públicos. Los productores independientes, autogestionarios, así como los medios de comunicación de los pueblos indígenas originarios de las comunidades interculturales y afrobolivianas, y medios de comunicación comunitarios, aportarán con el 0,25% de sus ingresos mensuales.

Para garantizar los derechos de los trabajadores queda prohibido cualquier descuento a su remuneración básica o beneficios colaterales. Los medios de comunicación que incumplan con los aportes dispuestos serán sancionados por el tiempo de retraso conforme al Reglamento.

El Fondo de Financiamiento se constituye como un patrimonio autónomo, inembargable, independiente, distinto y diverso del patrimonio de la entidad que lo administre. Los recursos del Fondo son indivisos e inafectables por gravámenes o medidas precautorias de cualquier especie. Con estos recursos se contratará una póliza de seguro privado para los trabajadores de la prensa que acrediten su afiliación a una organización gremial reconocida.

La Ley instituye también un Consejo Directivo encargado de la dirección,control y fiscalización del Fondo de Financiamiento, además de fijar políticas para la administración y operabilidad del Seguro Privado; fiscalizar la administración de los recursos del Fondo; firmar contratos y convenios destinados a la aplicación y ejecución del Seguro; emitir directrices en el marco de sus atribuciones, y proponer normativas y mecanismos de mejoramiento del sistema del Seguro.

El Consejo requerirá al Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) información y datos económicos sobre los ingresos de los medios de comunicación; solicitará de manera anual la actualización de las listas de cada uno de los afiliados a la organización gremial reconocida; convocará mediante licitación pública a entidades aseguradoras para la contratación del Seguro, y evaluará y aprobará el uso de los excedentes del Fondo.

Los excedentes del fondo, una vez cubiertos los costos del seguro privado, podrán cubrir otros beneficios de carácter general para las trabajadoras y los trabajadores de la prensa, siempre y cuando sean sostenibles en el tiempo.

El Consejo Directivo está conformado por dos representantes del Ministerio de Comunicación, un representante del Ministerio de Trabajo, un representante de los propietarios de los medios de comunicación, un representante de la Confederación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia, un representante de las Federaciones Departamentales de la Prensa de Bolivia, y un representante de la organización de prensa y de comunicación de las Naciones y Pueblos Indígena Originario Campesinos y de las Comunidades Interculturales y Afrobolivianos. Los miembros del Consejo no percibirán dietas ni remuneración alguna.