Ha transcurrido poco más de una semana de las negociaciones sobre el clima en Doha y lamentablemente todo indica que se terminara de consolidar un régimen climático incapaz de estabilizar la temperatura. Muchos analistas y activistas coinciden en que esta ronda de negociación podría ser la última en la que se pueda hacer algo para detener la vertiginoso incremento de concentraciones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, dando continuidad a la dinámica consolidada en Durban; Compromisos voluntarios de reducción de emisiones, ningún compromiso para transferencia de tecnología o de provisión de financiamiento, eliminación de mecanismos de control a los países desarrollados y mayores obligaciones y condicionalidades a los en desarrollo, lo que nos llevaría a un escenario que superaría incluso los 2ºC, incluso hay quienes sostienen que con estos resultados llegaríamos 3 a 4ºC para mediados de siglo.

Principales puntos de las discusiones:

A pesar de las profundas contradicciones, debilidades, el equivocado enfoque mercantilista de soluciones, el Protocolo de Kyoto es el único mecanismo que obliga a los países más desarrollados a tomar acciones para la reducción de gases de efecto invernaderoy cuya primera fase concluyeel 31 de diciembre de 2012.

Una primera preocupación desde los movimientos es cómo se va a asumir el segundo periodo de compromisos del protocolo de Kioto, sin embargo elpanorama es lamentable, ya que EEUU, Japón, Rusia, Canadá y Nueva Zelanda han ratificado que no participarán, sinembargoen el grupo de trabajo deAcciónCooperativa de Largo Plazo (AWG-LCA) exigen acceder a los mecanismos de flexibilidad (MDL, IC, Mercados de carbono,etc.) para sus reducciones voluntarias, además que se oponen al control internacional.

Australia, quetambiénhabía anunciado su retiro del 2PC/KP vuelve a comprometerse pero sólo con un -5% y la Unión Europea con un -20% sin embargo esto representa a penas un -8 % de las cifras globales, que incluso reducen aplicando las medias de flexibilidad y de offseting.

Otra preocupación esta relacionada con los vacíos de implementación del 2PC/KP, al aparecer su implementación no será inmediata a partir del 1ro de enero de 2013, tampoco se sabe si tendrá vigencia hasta el 2020, año en el quetendríaqueiniciarseel nuevorégimenclimáticoque empieza a negociarse en el grupo de trabajo de la Plataforma de Durban (ADP)

A pesar de la fuerte presión que están haciendo la mayoría de países, grupos empresariales y fondos financieros para la consolidación de REDD (mecanismo de Reducción de Emisiones por DegradaciónyDeforestación que promueve la inversión privada, para lograr “compensaciones” de carbono a través del mercado[offsetings]), el Cuerpo Subsidiario para la implementación (SBI) ha pospuesto adoptar la decisión de REDD por que no hubo consenso en el tema de financiamiento sujeto a Monitoreo, Revisión y Verificación (MRV), sin embargo es un programa que en su desarrollo, muchos Estados y empresas han invertido enormes cantidades de recursos y que no esperarán con los brazos cruzados la próxima negociación.

El retroceso mas alarmante es que se está incluyendo a la agricultura bajo el enfoque de mitigación con lo que podrán aplicarse mecanismos de financiamiento vinculado al mercado de carbono, esto quiere decir que grandes empresas agroindustriales transnacionales y grandes terratenientes podrán beneficiarse, atribuyéndose contribuciones en la reducción de emisiones.

En el AWG-LCA se repite el escenario en el que nadie quiere asumir compromisos de mitigación y ningún país desarrollado quiere hablar de compromisos financieros para llenar el Fondo Verde del Clima (GCF), por que consideran que ya están haciendo muchos “esfuerzos”, que quieren sea un aumento no adicional a la ayuda oficial al desarrollo, además que la disposición de recursos estarásujeta a fuertes condicionalidades para los países en desarrollo, lo que haría del GCF no solo un “chancho” vacío si no inaccesible e incluso acabaría vulnerando la soberanía de los estados y la autodeterminación de las poblaciones.

Tanto el grupo de trabajo del protocolo de Kioto como el deAccióncooperativaa largo plazo terminarán su trabajo este año, sin haber cumplido sus objetivos establecidos en el Plan deAcciónde Bali a pesar de las oposiciones de lospaísesen desarrollo, ya que parece haber la firme decisión política de los países desarrollados apoyados abiertamente por la secretaría de la convención.

Másalládel pronunciamiento político que se realizara a la finalización de la COP.18 sobre estos dos grupos, su cierre tendrá implicancias en el el futuro acuerdo trabajado en el ADP, surgen así preguntas como: ¿Qué temas pasarán a los otros grupos de trabajo? Esto definirá en cierta manera la forma en la que se discuten los temas, abriendo la posibilidad de que en la reconfiguración se rompan ciertos vínculos en ladiscusión.

El Grupo de Trabajo de la Plataforma de Durban (ADP) hainiciadosu trabajoorganizándoseen dos “mesas redondas” una para tratar elrégimendespuésdel 2020 y el otro enfocado a ver las maneras de reducir las brechas y ambiciones, aun no se ha creado un grupo de contacto para esta mesa, pero todos lospaísesreconocen que el resultado de LCA Y KPserándeterminantes.

Esta claro que el escenario de las negociaciones tiene sus limites, pero esta claro cada vez para más personas, que hoy, ahora, se necesitan acciones decididas que permitan hacer un cambio en el rumbo y la lógica de las negociaciones, partiendo de una profunda evaluación del resultado de 20 años de creada la CMNUCC y, que busque atacar a las causas estructurales en base a los principios de equidad, justiciaClimáticay bien común.

* Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático.