(ABI).- El Presidente Evo Morales posesionó al coronel Alberto Aracena Martínez como nuevo comandante de la Policía Boliviana, en sustitución del coronel Víctor Maldonado, y demandó al nuevo comandante normas internas para mejorar la disciplina en la institución del orden.

En cumplimiento del Decreto Presidencial 1428, Aracena fue posesionado como comandante General a.i. de la Policía en reemplazo de Víctor Maldonado. Aracena, quien juró con la mano en el pecho, en el acto que se desarrolló en Palacio de Gobierno, fue director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) en La Paz, se desempeñó como Comandante de la Policía Departamental también de La Paz y ejercía el cargo de director nacional de Inteligencia.

El comandante saliente Víctor Maldonado destacó que el gobierno del Presidente Morales como nunca antes equipó a la institución para que cumpla con sus tareas e informó que la siguiente semana está previsto transparentar el manejo de los recursos públicamente, tarea que será efectuada por el nuevo comandante.

“La próxima semana la Policía Boliviana transparentará ante la sociedad el manejo o administración de sus recursos, incluso de los batallones de seguridad física”, relevó la ex autoridad. Maldonado indicó que la Policía fue equipada con vehículos de 2 y 4 ruedas, equipo logístico, utensilios de cocina y vestuarios para los uniformados.

Apuntó que la institución del orden trabajó intensamente en la lucha contra la criminalidad, en resolver casos de gran impacto social haciendo ver a la ciudadanía que la Policía Boliviana es una institucional profesional y capaz para esclarecer hechos delictivos. Mencionó también el aporte de la entidad en la vigencia de la Ley de Seguridad Ciudadana y la restructuración policial para garantizar un trabajo profesional y eficiente.

“La Policía es de usted, es su policía señor presidente necesita también un trato igualitario entre instituciones”, apuntó al resaltar que en este proceso de cambios se han resueltos las asimetrías.

El nuevo comandante General de la Policía Alberto Aracena prometió lealtad al Presidente Morales y demandó a sus subalternos “espíritu de cuerpo” para combatir la corrupción, el crimen organizado y defender a la sociedad.

“Declaro de manera pública mi lealtad al señor Presidente Constitucional de Bolivia, hermano Evo Morales Ayma, me comprometo a conducir los destinos de la Policía Boliviana desde los principios de lealtad, transparencia, justicia y el espíritu de cuerpo”, apuntó tras juramentar como Comandante General de la institución.

Luego de tomar el juramento al flamante jefe policial, el Jefe de Estado manifestó que las alcaldías de las ciudades importantes como de aquellas intermedias, al igual que las gobernaciones deben invertir en infraestructura y equipos para la Policía y así garantizar la seguridad a la población.

Recordó que anualmente sin contar con el Gobierno Nacional, alcaldías y gobernaciones invierten 470 millones de bolivianos en seguridad, pero es necesario proseguir con ese trabajo y optimizarlo.

Destacó que el Gobierno Nacional como nunca antes se solía hacer, aportó en la dotación de vehículos y equipos para que la institución verde olivo realice un trabajo con las condiciones mínimas necesarias y anunció que en la ciudad de Cochabamba se comenzó a montar el primer centro de mantenimiento de motorizados.

Admitió que la actual infraestructura del Comando General de la Policía, ubicada en la zona de Sopocachi, en La Paz, “da lástima”, aunque resaltó que por los ingresos que recibe el país fruto de la política económica que aplica el gobierno ya es posible pensar en mejorar, tarea que es responsabilidad del Ejecutivo.

El Jefe de Estado destacó la experiencia y el conocimiento de la Policía en materia de investigación y resolución de conflictos; sin embargo, indicó que por culpa de algunos oficiales o intereses “ocultos” no se toman decisiones y se tienen problemas. “Por uno quedan mal todos, ¿cómo superar?, es disciplina interna”, recomendó.

Morales demandó normas internas a la institución verde olivo orientadas a mejorar la disciplina, que incluye el aspecto físico de los uniformados, “no sólo es importante lo académico lo físico también, para que la institución sea bien vista interna y externamente y eso es cuestión de trabajo interno del Comandante”, dijo.

Así también, el Mandatario reclamó porque las reuniones que se llevan a cabo con los jefes policiales arrojen resultados y pidió que con sinceridad éstos le digan sus dificultades para ejecutar una u otra tarea “eso es entendible”.

Por otra parte, Morales afirmó que morirá antiimperialista, antineoliberal y anticapitalista, porque evidenció que la injerencia extranjera hizo mucho daño a Bolivia. “Mientras esté de Presidente y con vida este señor Evo Morales va morir anticapitalista, antineoliberal y antiimperialista, porque la injerencia extranjera nos hizo mucho daño”, dijo.

Recordó que anteriormente los comandantes buscaban avales en Estados Unidos para asumir algún cargo, situación que en la actualidad está cambiando y eso es descolonizarse. Recordó que en Palacio de Gobierno la CIA tenía una oficina, al igual que en el Banco Central de Bolivia (BCB) operaba el FMI y en el Estado Mayor, el grupo militar de Estados Unidos. “Nos liberamos de ellos”, dijo y agregó que reforzar esta nueva situación es misión permanente de las instituciones para seguir “dignificándonos”. Hay que ir afuera, dijo, al dirigirse a los policías, a defender “nuestra posición” y no a que “nos convenzan con su doctrina”, “no porque sean potencia nos van a dominar”, finalizó.