Bulo Bulo, (ABI).- El Presidente Evo Morales pidió el domingo a los cocaleros del trópico de Cochabamba no invadir las áreas naturales protegidas para sembrar coca ilegal y, en contrapartida, se comprometió a abrir más mercados para los cultivos alternativos. El Jefe de Estado expresó su preocupación a tiempo de entregar maquinaria agrícola a los productores del municipio de Entre Ríos y dejó en claro que los avasalladores “de acá ha poco tiempo igual se van a arrepentir y solo van a perder tiempo”.

“Es una recomendación para el bien de ustedes, para el bien de las futuras generaciones si hablamos del medio ambiente, pero sobre todo por una responsabilidad histórica”, dijo.

“Vamos a hablar hoy día con algunos dirigentes (para ver) qué está pasando, pero hermanas y hermanos no podemos entrarnos en el parque Carrasco a ningún parque en toda Bolivia”, complementó.

En ese marco, Morales ofreció a los cocaleros de esta región facilitar recursos y abrir nuevos mercados para aumentar los cultivos alternativos a la hoja de coca.

“Les felicitó a quienes han cambiando de rubro. El cato de coca está garantizado, pero hay que respetar ese cato de coca. Metan otros productos no se van a arrepentir”, aseguró.

El Presidente entregó a los productores de Entre Ríos 19 tractores agrícolas, cuatro cosechadoras, siete sembradoras y cuatro distribuidoras de fertilizantes de semilla, cuyo valor asciende a 1.493.000 dólares.

Esa maquinaria, financiada mediante créditos a organizaciones productivas, beneficiará a más 1.800 familias de forma directa e indirecta.

“En Bulo Bulo -poblado del municipio de Entre Ríos- vamos a tener un silo para 50 mil toneladas para guardar sus alimentos (?) como justo reconocimiento a quienes están mecanizando su agricultura y este apoyo seguirá viniendo”, remarcó el mandatario.

En su discurso, Morales agradeció a su homóloga Cristina Fernández de Kirchner por abrir el mercado argentino a la producción de bananas y plátanos del Chapare.

“Yo he hablado personalmente con Presidenta de Argentina. Yo le dije quiénes son los que producen plátano y llevan a Argentina, son los compañeros que han reducido sus cultivos de hoja de coca. El mercado de plátano en Argentina, ese mercado ayuda en la lucha contra el narcotráfico”, afirmó.

En septiembre último, la subida del arancel de importación de ese fruto a la Argentina generó preocupación en los productores del Chapare ante una posible pérdida de competitividad del banano boliviano.

En esa oportunidad, la Cámara Nacional de Exportadores pidió la intervención de Cancillería para que el gobierno argentino deje sin efecto el incremento. “Esta negociación va continuar para garantizar el mercado”, anotó Morales.