(ABI y PL).- La obra “Y en el fondo tu ausencia” de la joven escritora chuquisaqueña María del Rosario Barahona ganó el XIV Premio Nacional de Novela en mérito a su coherencia estética y correcto uso del lenguaje, a través del cual rescata una época perdida entre la Colonia y la Independencia, informó la presidenta del jurado Dora Cajías.

El XIV Premio Nacional de Novela es organizado por el Ministerio de Culturas, la Embajada de España y otras instituciones. El jurado está integrado por Dora Cajías, Juan Cristóbal Soruco, Rodrigo Urquiola, Luisa Fernanda Siles y Julieta Caballero, reconocidas figuras de la literatura a nivel nacional e internacional.

El jurado distinguió entre 51 trabajos a la obra “Y en el fondo tu ausencia”, una novela ambientada en el siglo XVIII, con narrativa poética que logra construir una historia conmovedora y verosímil, argumentó Cajías. La ganadora del XIV Premio Nacional de Novela 2012, la chuquisaqueña María del Rosario Barahona Michel, confesó que fue sorprendida con la decisión del jurado.

“Como señala el viejo dicho la tercera es la vencida. Primero pensé que se trataba de una broma, pero luego de conversar con una de las autoridades del Ministerio de Culturas, recién me di cuenta que era verdad”, matizó y dijo sentirse “halagada con la gente del jurado”, con los periodistas, que fueron muy generosos con sus críticas y comentarios, remarcó entrevistada por la ABI.

Barahona reveló que se trata de su tercer trabajo literario, el primero fue la novela “Huésped”, que fue finalista en el Premio Nacional de Novela en 2004, pero que recién fue publicada en Sucre en 2010. La segunda obra fue el cuento “Cuando tus palabras resonaban armadas”, también finalista en el Concurso Nacional de Cuento “Adela Zamudio”, en 2011.

La ahora laureada con el Premio Nacional de Novela explicó que tiene otras obras, pero en el campo de la historia, al afirmar que es historiadora. La autora recibirá 89.300 bolivianos y los derechos de autor de la primera edición de mil ejemplares que estará a cargo del Grupo Santillana, bajo su sello Alfaguara.

El Premio Nacional de Novela fue creado el 10 de diciembre de 1998 y desde entonces se impulsó la participación de los nuevos escritores del país. En 2011 el ganador fue Claudio Ferrufino Coqueugniot con la novela Diario Secreto.

José Manuel Caballero Bonald gana el Premio Cervantes 2012

También este jueves, el escritor y poeta español José Manuel Caballero Bonald se alzó en Madrid con el Premio Cervantes 2012, considerado el más importante de las letras hispanas, que concede el Ministerio de Cultura de España. El fallo del galardón, dotado con 125 mil euros, fue hecho público por el ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert, y será entregado en una solemne ceremonia el próximo 23 de abril en la Universidad de Alcalá de Henares.

Creado en 1975 por el Ministerio de Cultura y considerado el Nobel de la literatura en lengua española, el Cervantes reconoce la figura de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico. En sus años de vida sólo en tres ocasiones recayó en una mujer, las españolas María Zambrano (1988) y Ana María Matute (2010) y la cubana Dulce María Loynaz (1992).

Este año se volvió a cumplir la regla no escrita que reparte alternativamente el premio entre España y Latinoamérica, pues en su edición anterior fue para en el escritor chileno Nicanor Parra, que sucedió a la catalana Matute.

Caballero Bonald, del que el jurado destacó su cumplidísima trayectoria en poesía y novela, nació en Jerez de la Frontera (Andalucía) en 1926, aunque pasó etapas de su vida en Colombia y Cuba, según el sitio en Internet de la fundación que lleva su nombre. Poeta de la Generación de los 50 y eterno candidato al Cervantes, Caballero Bonald recibió en 2005 el Premio Nacional de las Letras Españolas y, un año antes, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

El ensayista gaditano es Licenciado en Filosofía y Letras, poeta y novelista y durante una década ejerció la docencia en la Universidad Nacional de Colombia, donde impartió clases de Humanidades y de Literatura Española e Hispanoamericana. Su primera obra, Las adivinaciones, data de 1952 y se incluye dentro de la generación poética del 50. Su poesía escrita hasta 1969 se incluyó en un tomo titulado Vivir para contarlo.

Según el presidente del jurado, Darío Villanueva, el galardonado es un fabulador y creador de historias y maestro en el uso del idioma. Recordó que la poesía fue la primera dedicación de Caballero Bonald, que ha mantenido viva hasta la actualidad, de tal forma que sigue siendo “un poeta que todavía no ha guardado la pluma y que sigue presente en nuestro repertorio poético”.

Philip Roth, Premio Príncipe de Asturias de las Letras

En junio de este año el escritor estadounidense Philip Roth fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2012. Nacido en Newark, Nueva Jersey, el 19 de marzo de 1933, Roth es el segundo hijo de una familia judío-norteamericana emigrada de la región europea de Galitzia (Ucrania) y está considerado uno de los mejores escritores de su país de los últimos 25 años.

Su obra narrativa forma parte de la gran novelística estadounidense, en la tradición de Dos Passos, Scott Fitzgerald, Hemingway, Faulkner, Bellow o Malamud. Posee una calidad literaria que se muestra en una escritura fluida e incisiva, indicó el jurado en su fallo emitido en Oviedo, capital del Principado de Asturias.

Propuesto para el Premio Nobel de Literatura en numerosas ocasiones, el autor de Pastoral americana, por el que obtuvo el Pullitzer en 1998, fue incluido por el crítico literario Harold Bloom entre los cuatro escritores vivos más importantes de Estados Unidos. Entre sus obras sobresalen Goodbye, Columbus (1959), un libro de relatos sobre la vida de los judíos en Estados Unidos, Huida (1962), El lamento de Portnoy (1969), El escritor fantasma (1979), La lección de anatomía (1983), Everyman (2006), y Némesis (2010).

Con la concesión del premio a Roth se mantiene la trayectoria de universalización del galardón, iniciada en 1999 con Günter Grass. Esta tendencia llevó a que en las últimas 11 ediciones no se premiara a ningún autor en lengua española, desde que el guatemalteco Augusto Monterroso (1921-2003) lo recibió en 2000.

El de las Letras, que en el 2011 recayó en el cantautor y poeta canadiense Leonard Cohen, es el quinto de los ocho premios Príncipe de Asturias de la presente edición, dotados con 50 mil euros cada uno y la reproducción de una escultura de Joan Miró. Este galardón reconoce a las personas cuya labor creadora o de investigación represente una contribución relevante a la cultura universal en los campos de la literatura o de la lingüística.

En su trigésima segunda edición concurrían 24 candidaturas procedentes de Australia, Brasil, Canadá, Colombia, Cuba, China, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Holanda, Irlanda, Japón, Portugal, Rumania, Senegal, Suráfrica, Turquía y España.