Naciones Unidas (PL).- Palestina obtuvo hoy la condición de Estado Observador de Naciones Unidas por una abrumadora mayoría de sufragios en una votación celebrada en la Asamblea General de 193 integrantes. La concesión de esa nueva categoría, que solo ostenta la Santa Sede, está plasmada en una resolución aprobada por el máximo órgano de la ONU por 138 votos a favor, nueve en contra y 41 abstenciones.

Este jueves la Asamblea General de la ONU sometió a votación un proyecto de resolución presentado por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abbas, que concede a Palestina el estatus de Estado Observador de la ONU, superior al actual de “entidad observadora”, en medio de enormes presiones de Estados Unidos e Israel que trataron de impedir un mayor peso de los palestinos en el escenario internacional.

Fue Estados Unidos, con su amenaza de veto en el Consejo de Seguridad, el factor que hace 14 meses bloqueó otra solicitud hecha por Abbas ante la Asamblea General para obtener el ingreso de Palestina como miembro pleno de la ONU. Esta vez, la aspiración de convertirse en Estado Observador no requería la intervención del Consejo de Seguridad, sino la mayoría simple (97) de los 193 Estados miembros de la ONU.

“Desde un principio sentimos que los israelíes tenían un plan para socavar a nuestro pueblo, nuestra agenda y nuestra causa. No hay dudas de que las masacres han comenzado (…) en las pantallas de los televisores hemos visto como mueren nuestros niños. Esta agresión, en adición a la ocupación en Cisjordania tiene los mismos signos de que Israel cierra los ojos a nuestros derechos y al propósito de tener nuestro propio estado”. Así declaró el 16 de noviembre en Ramal el presidente de la ANP Mahmud Abbas al confirmar la presentación de la resolución en la ONU, con el auspicio de más de 60 países, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela.

Palestina cuenta con el reconocimiento diplomático de 132 países, y según las proyecciones previas en los círculos diplomáticos de la ONU, el anhelo palestino contaba con el respaldo de casi todos los países de América Latina y el Caribe, África y Asia, y más de la mitad de los 27 integrantes de la Unión Europea.

“Nosotros acompañamos plenamente al pueblo palestino en todas sus luchas, el presidente Hugo Chávez así lo ha ratificado. En este escenario de Naciones Unidas estará nuestra voz, nuestro voto. Creo que en esta oportunidad se va a lograr la incorporación de Palestina, un estatus especial como observador, sin derecho a voto, que ya es un paso importante, en función de un largo caminar del pueblo palestino hacia su reconocimiento pleno en todos los espacios internacionales”, sentenció el representante venezolano Nicolás Maduro.

De igual forma, Francia, Irlanda, Suiza, Noruega, Dinamarca, España, Portugal y Austria anunciaron su apoyo al cambio de estatus del Estado Palestino en la ONU. “Este voto vamos a hacerlo con coherencia y lucidez. Ustedes saben que desde hace años la posición de Francia ha sido reconocer el Estado palestino. Esa es la razón por la cual, cuando se plantee la cuestión, Francia votará Sí”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores Laurent Fabius.

Un comunicado del gobierno suizo señala que “el cambio de estatus permitirá revitalizar el concepto de una solución a dos Estados en el contexto de las negociaciones de paz israelo-palestinas”. En Irlanda un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores recordó que el viceprimer ministro Eamon Gilmore dejó clara la posición del gobierno durante su intervención el 29 de septiembre en la ONU. Gilmore señaló que una decisión en ese sentido “representará un primer paso para que, en un futuro, la ONU reconozca a Palestina como un Estado miembro de pleno derecho”.

Los gobiernos danés y noruego anunciaron también su voto favorable y elogiaron el texto presentado por la delegación de ese país árabe. El canciller de Dinamarca Villy Sovndal expresó su disposición de trabajar porque el cambio de “entidad observadora” a “Estado observador” ayude a crear un nuevo momento en el proceso de paz.

“Si consideramos que Palestina tiene derecho a tener un día su propio Estado, ¿cómo podemos cerrarle la puerta si opta por la vía pacífica y solicita a la ONU, la institución más multilateral del mundo, ser Estado observador”, declaró, por su parte, el canciller de Portugal Paulo Portas. “España votará sí a la petición palestina por coherencia con nuestra historia y porque creemos que es la solución más adecuada para aproximarnos a la paz”, precisó el ministro de Asuntos Exteriores de España José Manuel García-Margallo.

El portavoz oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia Alexandr Lukasevich confirmó que su país respaldará el reconocimiento de Palestina, y aclaró que la resolución no debe interpretarse como una alternativa al proceso de paz en el Medio Oriente, sino que emana del derecho legítimo del pueblo palestino.

El reconocimiento de Palestina como Estado Observador No Miembro de la ONU constituirá un hecho histórico para ese pueblo, señaló el diario francés L’Humanité, luego de dar por segura la aprobación de la propuesta, un acto de justicia 65 años después de que la Asamblea General impusiera la partición de ese territorio.

En días previos, la aprobación de varias resoluciones relativas a aspectos del conflicto del Medio Oriente y la cuestión palestina volvió a demostrar el profundo aislamiento de Estados Unidos, Israel y Canadá en Naciones Unidas. La soledad de los tres países fue ratificada en la Cuarta Comisión de la Asamblea General durante la aprobación, por abrumadora mayoría, de siete de los nueve proyectos adoptados en la sesión.

En esos casos, los sufragios en contra de las delegaciones israelí, norteamericana y canadiense solo fueron acompañados por los pequeños Estados de Islas Marshall, Palau y Micronesia, para integrar un sexteto constante y negativo en casi todas las votaciones. A ellos se sumaron Australia y Panamá, en dos de las resoluciones sometidas al escrutinio.

El primer ejemplo de ese alejamiento fue la aprobación de un texto relacionado con los desplazados como resultado de las hostilidades de junio de 1967 y otras posteriores, el cual obtuvo 163 países a favor, los del sexteto en contra y cuatro abstenciones. Igual ocurrió con otros proyectos referidos a las operaciones de socorro de la ONU para los refugiados palestinos (166-6-1), los bienes y rentas de esas personas (164-6-2), la aplicación del Convenio de Ginebra (163-6-4) y los asentamientos israelíes en los territorios ocupados (163-6-6).

Panamá y Australia secundaron a los seis liderados por Estados Unidos e Israel en contra de una iniciativa sobre la “labor del comité encargado de investigar las acciones israelíes que afectan los derechos humanos del pueblo palestino otros habitantes árabes de los territorios ocupados”. Y en otra titulada “Prácticas israelíes que afectan los derechos humanos del pueblo palestino en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental”. Israel quedó en solitario en la oposición a un texto sobre la asistencia a los refugiados palestinos y recibió la única compañía de Panamá en otro relacionado con el Golán sirio.

Acontecimiento histórico

Palestina ingresó hace un año en la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), tras obtener 107 votos a favor, 14 en contra (entre ellos Estados Unidos e Israel) y 52 abstenciones. Y también integra la Comisión Económica y Social de Asia Occidental, el Grupo de Estados Asiáticos, la Liga Árabe, el Movimiento de Países No Alineados, la Organización de Cooperación Islámica y el Grupo de los 77 más China.

Este jueves Palestina obtuvo la condición de Estado Observador de Naciones Unidas por 138 votos a favor, 41 abstenciones y nueve votos en contra emitidos por Estados Unidos, Israel, Canadá, Palau, Islas Marshall, República Checa, Micronesia, Nauru y Panamá.

El reconocimiento de Palestina en la Asamblea General tuvo lugar en la fecha en que el mundo celebra el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. En un día como hoy hace 65 años la Asamblea General aprobó la partición de Palestina dando paso al drama vivido por los árabes palestinos, incluidos el genocidio y la expulsión por cientos de miles hacia países vecinos, en los cuales viven en campamentos de refugiados, algunos en condiciones infrahumanas.

Panamá quedó aislada como el único país latinoamericano y caribeño contrario a elevar el nivel de la representación de Palestina en la ONU al rango de Estado Observador. Un total de 24 estados del grupo de América Latina y el Caribe respaldaron la resolución que consolidó el reconocimiento internacional del Estado de Palestina.

Ellos fueron Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Granada, Guyana, Honduras, Jamaica y México. Completan la relación Nicaragua, Perú, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y Granadinas, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela. En cambio, solo seis de la misma área prefirieron la abstención: Barbados, Bahamas, Colombia, Guatemala, Haití y Paraguay.

“Guatemala aún no ha reconocido al Estado de Palestina, y, en consecuencia, en la votación efectuada hoy registró su voto como abstención”, señaló una comunicación oficial del gobierno. El representante permanente de Guatemala ante Naciones Unidas Gert Rosental indicó que, no obstante su abstención, su gobierno reconoce como principio el derecho de la autodeterminación de los pueblos.

Por su parte, la secretaria estadounidense de Estado Hillary Clinton consideró contraproducente la nueva condición de Palestina en Naciones Unidas y calificó la decisión de la comunidad internacional de “desacertada” porque implica “mayores obstáculos en el camino hacia la paz”. “Nosotros (Estados Unidos) hemos sido claros que los palestinos e israelíes solo pueden alcanzar la paz que desean mediante negociaciones directas”, indicó.

Entretanto, cuatro senadores demócratas y republicanos presentaron en esta jornada una moción que propone sancionar y eliminar la ayuda financiera a ese territorio de Oriente Medio por buscar un reconocimiento internacional más sólido dentro del organismo internacional. Los demócratas Chuck Schumer y Robert Menéndez se unieron a los republicanos Lindsey Graham y John Barrasco en esta nueva maniobra de Washington para bloquear el otorgamiento a ese territorio de Oriente Medio del estatus de Estado Observador no miembro de la ONU.

Entre otras medidas, los congresistas plantean el cierre inmediato de la representación palestina en la ONU si sus autoridades no entran en negociaciones significativas con Israel, así como reducir la ayuda por pedir el cambio de estatus. También proponen cortar la ayuda de Estados Unidos a la ANP si la Corte Penal Internacional acepta alguna demanda propuesta o apoyada por esa organización administrativa.

“El otorgamiento de la membresía en Naciones Unidas a la ANP es una pesadilla en gestación para el proceso de la paz y las relaciones entre el Congreso y la ONU”, dijo Graham en un comunicado. Mientras, Schumer amenazó con usar todos los medios a disposición del Senado para asegurar que el voto en la organización mundial no sirva como precedente para elevar el estatus de la OLP en otros cuerpos de la ONU y foros internacionales.