Madrid (PL).- En pleno centro de España, la ciudad de Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, conserva tras sus murallas un acervo artístico y cultural como pocos sitios en el mundo. Enclavada en un promontorio rocoso rodeado por el río Tajo y a escasos 70 kilómetros de Madrid, la considerada por muchos como una segunda Roma es única en sus detalles, su historia y su encanto.

Es conocida, además, como la ciudad de las tres culturas, debido a que en ella convivieron durante siglos cristianos, musulmanes y judíos. Las tres religiones monoteístas dejaron su huella en esa peñascosa pesadumbre y cuna de civilizaciones -como decía Cervantes- abrazada al Tajo, testigo de la impronta de todos los pueblos de la Península Ibérica.

A lo largo de los siglos, Toledo, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma española de Castilla-La Mancha, ha sabido conservar un patrimonio arquitectónico, artístico y urbano milenario e inigualable. Iglesias, sinagogas, mezquitas, puentes, fortalezas y un sinfín de combinaciones culturales y artísticas que guardan sus edificios convierten al casco antiguo de Toledo en un auténtico museo al aire libre.

El primer documento histórico sobre su existencia lo aportó Tito Livio (famoso historiador romano, 59 a. C), quien la describió como una pequeña ciudad fortificada. Y es que la fortaleza ha sido siempre un importante parámetro de su historia, todavía evidente, pues aún se pueden apreciar los muros que rodean a la también bautizada como la Ciudad Imperial.

Sus orígenes se remontan al neolítico, si bien su entrada en la historia se produce en el año 192 antes de Cristo, al ser conquistada por las legiones romanas. La civilización romana la denominó Toletum y bajo su dominación se construyeron templos, teatros, anfiteatros, circos, murallas y acueducto.

Con la desaparición de la Hispania romana, la ciudad fue ocupada por los visigodos que la convirtieron en su capital, extendiendo su reino a toda la Península. La conversión de su rey Recaredo, en el año 587, y la celebración en ella de los concilios visigóticos iniciaron la vinculación de la ciudad con el cristianismo. Con la llegada de los musulmanes, a principios del siglo VIII, pasó a denominarse Toleitola.

Las tropas cristianas de Alfonso VI entraron en Toledo el 25 de mayo de 1085 poniendo fin a la dominación árabe, aunque la conquista completa de la Península Ibérica no se produjo hasta 1492. Durante esos siglos medievales, Toledo fue sede de la Corte y capital de la monarquía castellana y fue entonces cuando se desarrolló la Escuela de Traductores de Toledo.

Bajo el amparo económico y la protección de los arzobispos toledanos, eruditos judíos y cristianos mozárabes se encargaron de la traducción de un buen número de obras clásicas, griegas y romanas, escritas por Aristóteles, Ptolomeo e Hipócrates.

Toledo alcanzó su mayor esplendor en el siglo XVI, incluso después del traslado de la capitalidad a Madrid en el año 1561. En el siglo XIX el motor económico fueron los centros de instrucción militar y la llegada de un sinfín de viajeros alentados por su imagen romántica.

Como dato curioso, llevan el nombre de Toledo cinco ciudades de Estados Unidos y otras siete de Canadá, Belice, Brasil, Portugal, Colombia, Filipinas y Uruguay, así como cuatro núcleos más en España en las provincias de Huesca, Orense, Asturias y Tenerife.

Novelistas, pintores y poetas difundieron su belleza en sus obras. A algunos de ellos Toledo les vio nacer y otros la eligieron para realizar sus profesiones o como simple destino de recreo. Benito Pérez Galdós, Doménikos Theotokópoulos “El Greco”, Garcilaso de la Vega, Gustavo Adolfo Bécquer y Miguel de Cervantes Saavedra son algunos de esos ilustres nombres que estuvieron, están y estarán siempre relacionados con la Ciudad Imperial.

Escenario de acontecimientos trascendentales en la historia de España y de Europa, Toledo es hoy una urbe dinámica en constante crecimiento que fomenta su valor patrimonial y artístico, una gran ciudad donde la cultura, la historia y la innovación se dan la mano.

* Corresponsal de Prensa Latina en España.