Caracas, (PL).- El sector petrolero venezolano, con reservas probadas de unos 297.570 millones de barriles de crudo, orienta hoy la mirada más allá de las fronteras para favorecer acciones de integración energética en beneficio de Latinoamérica. Para el periodo 2013-2019, se prevé una inversión de 251 mil millones de dólares en más de 500 proyectos nacionales e internacionales.

La estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) apuesta hoy por la integración regional, en un entorno donde los programas de inversión para el periodo 2013-2019 fortalecen esa opción económica. En el marco del Primer Encuentro de Empresas Nacionales de Petróleo y Gas pertenecientes a los países miembros de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), Pdvsa presentó opciones dirigidas a concretar ese objetivo.

Representantes de compañías sudamericanas dedicadas al negocio de hidrocarburos mostraron sus fortalezas y oportunidades de inversión en el Encuentro concluido ayer en Caracas. Participaron ejecutivos y técnicos de organizaciones como Enarsa (Argentina), Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB, Bolivia), Ecopetrol (Colombia), Petrobras (Brasil), Ancap (Uruguay), Perúpetro y Petroperú (Perú), Petroamazonas y Petroecuador.

Fadi Kabboul, director ejecutivo de Planificación de Pdvsa, expuso el potencial de la empresa en materia de petróleo y gas y recordó que Venezuela tiene inventarios de petróleo por el orden de los 297 mil millones de barriles, “lo que nos ubica como el país con las mayores reservas probadas del mundo”.

Resaltó que Pdvsa es la cuarta empresa del mundo, primera en reservas probadas, tercera en producción de petróleo, quinta en capacidad de refinación, octava en el gas y décima en ventas de hidrocarburos, presente en 39 países y con 290 filiales. Para el periodo 2013-2019, dijo, se prevé una inversión de 251 mil millones de dólares para más de 500 proyectos nacionales e internacionales. Cabe destacar que el 46% del capital se orientará a refinerías y mejoradores, en una estrategia que de modo global convierte al oro negro en un elemento decisivo para la integración regional.

Tras la activación de la iniciativa de Petrocaribe, dirigida a países de la región de Centroamérica y el Caribe, (1) la industria venezolana de hidrocarburos apunta a estrechar los vínculos con empresas de Sudamérica para aprovechar el potencial existente. Los resultados ya están a la vista, pues las ventas venezolanas de energéticos a la Unasur se sitúan en 133 mil barriles diarios, de los cuales 104 mil barriles son derivados y 29 mil toneles corresponden a crudo.

Directivos de la estatal Pdvsa destacaron que se gestionan 122 convenios con países de Unasur, entre ellos Brasil (41), Colombia (31), Argentina (15), Bolivia (13), Ecuador (ocho), Uruguay (tres), Guyana (tres), Perú (dos), Chile y Surinam.

La extensa lista de iniciativas incluye el proyecto de exploración y producción que se desarrolla con Ecuador en el campo Maduro Sacha, para una producción de 60 mil barriles y con una inversión estimada en 1.366 millones de dólares. Especial atención se le concede a la refinación, tomando en cuenta la importancia de dejar atrás el esquema de exportador neto de materias primas y avanzar hacia la comercialización de productos terminados, con un mayor valor agregado.

Las opciones se concentran en las plantas de Abreu e Lima (Brasil) y La Teja (Uruguay), así como una planta de gasificación en Argentina y capacidades adicionales de almacenamiento. Pdvsa impulsa el proyecto de la refinería del Pacífico Eloy Alfaro en Ecuador con capacidad para 300 mil barriles diarios y una inversión de 12.800 millones de dólares. Asimismo, en Uruguay se evalúa la expansión de la refinería La Teja, valorado en 742 millones de dólares, para una capacidad de 60 mil barriles por jornada.

Kabboul mencionó también una propuesta para trasladar crudo venezolano al Pacifico, lo cual implica la construcción de un oleoducto de unos dos mil kilómetros, con capacidad de 860 mil barriles diarios.

Unido a ello, Pdvsa opera en la mayoría de los estados sudamericanos con 23 empresas de servicios en Ecuador, 43 en Brasil, 10 en Bolivia y 11 en Argentina. (2) Como parte del proceso de retroalimentación, la estatal lanzó una propuesta para que las compañías de los países de Unasur se integren al desarrollo de 11 bloques de los campos Boyacá, Junín y Ayacucho en la Faja Petrolífera del Orinoco. También las oportunidades se extienden al gas natural, con proyectos como el Mariscal Sucre para la exploración Costa Afuera y la Plataforma Deltaza.

Pdvsa evalúa construir un gasoducto para mejorar el suministro de ese combustible en los estados andinos, anunció el ministro de Petróleo y Minería y presidente de la entidad, Rafael Ramírez. Hasta la fecha se activaron en el país 86 plantas de llenado de gas licuado de petróleo. Específicamente para optimar el servicio de gas en Los Andes -dijo- se está considerando la posibilidad de habilitar un gasoducto en el periodo 2013-2019 que transporte el combustible desde los campos del Proyecto Rafael Urdaneta a los estados de Táchira, Mérida y Trujillo.

“La vieja Pdvsa no se ocupó nunca del mercado interno, antes del sabotaje Venezuela era uno de los pocos países que seguía vendiendo gasolina con plomo, con oxigenantes que dañan la salud”, reflexionó el Ministro. Con el gas pasó igual, “dejaron la logística en manos de privados, pero hemos avanzado en todo el país en tomar el control del llenado”.

Ramírez ratificó que la meta de producción de petróleo para 2014 se mantiene en cuatro millones de barriles por día, mientras para 2019 será de seis millones, para lo cual se prevén inversiones de 234 mil millones de bolívares (más de 54.418 millones de dólares).

“Venezuela construyó en 50 años una capacidad de producción de tres millones de barriles por día, por lo que en seis años esperamos desarrollar una capacidad similar”, precisó el presidente de Pdvsa. Asimismo señaló que se prevén instalar 500 macollas (pozos) y cinco mejoradores en la Faja Petrolífera del Orinoco.

A juicio del ministro, la producción petrolera permitirá recaudar por concepto de aporte fiscal aproximadamente 400 mil millones de dólares en el período 2013-2019. “Hemos tomado un conjunto de medidas por las que hemos recaudado más de 450 mil millones de dólares, si no hubiese habido aquí una Revolución se lo hubieran llevado las transnacionales, 162 mil millones de dólares se aportaron de forma directa”, sentenció Ramírez.

Venezuela: Oro negro para todos

La economía venezolana, respaldada por reservas probadas de petróleo de 297.570 millones de barriles, se apoya en un entorno energético favorable para incrementar recursos orientados en lo fundamental a la inversión social. Las cifras del ministerio de Petróleo y Minería muestran un escenario internacional donde las cotizaciones del llamado oro negro se sustentan por encima de los 100 dólares el barril.

Sin dudas, para Venezuela esa tendencia es positiva, tomando en cuenta una producción diaria en torno a los tres millones de toneles y ventas de 2,4 millones de unidades, una parte de ellas comercializada bajo el esquema integracionista de Petrocaribe.

La situación en el Medio Oriente, caracterizada por las presiones de Occidente sobre Irán y las acciones contra Siria, actúan como el componente geopolítico en el encarecimiento de los energéticos. Unido a ello, están los problemas productivos vinculados a factores de carácter climático, concentrados en la travesía de huracanes por el golfo de México que afectaron la infraestructura petrolera de la región.

Bajo esas condiciones, el crudo venezolano disfruta de una bonanza que coloca ya el precio promedio del 2012 en 100,04 dólares el barril en los primeros nueve meses. También está el hecho de que el presupuesto del año se diseñó tomando como base un valor de 50 dólares el tonel para el petróleo nativo, por lo cual las cifras superiores a esa cota representan importantes ingresos adicionales en las arcas del estado.

Para el analista José Sangronis, Venezuela podría tener en el actual ejercicio su mejor año en materia de ventas petroleras, con un soporte sólido a los programas del ejecutivo. Por su parte, el titular del ramo, Rafael Ramírez, indicó que el escenario vigente en los mercados energéticos responde a una situación de inestabilidad, en tanto consideró el precio justo del barril en 100 dólares.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), responsabilizada con el cerca del 40% de la producción mundial de crudo y que tiene a Venezuela entre sus miembros, juega un papel de relevancia a la hora de definir las tendencias en los mercados. A tal efecto, Caracas se incluye en la relación de integrantes que defienden la disciplina productiva, con lo cual se garantiza una cotización favorable a las aspiraciones de fomentar diversos proyectos de prospección y extracción de hidrocarburos.

Los vaticinios coinciden en que el año debe concluir con una recaudación en torno a los 90 mil millones de dólares por las ventas del oro negro, cifra que sería un máximo histórico del citado indicador. Unido a ello, otros 12 mil millones de dólares espera obtener el estado por la denominada Ley de Contribución Especial por Precios Extraordinarios y Exorbitantes en el Mercado de Hidrocarburos.

Con esa normativa, el monto de la contribución puede ser equivalente al 50% de la diferencia del precio promedio mensual del crudo de la cesta venezolana y el umbral de 70 dólares el tonel, o bien del 60% si el valor excede los 100 dólares.

Al analizar el comportamiento de los últimos cinco años, el precio promedio de la cesta venezolana fue de 83 dólares el barril, en contraste con los 41 dólares tomados como referencia en el diseño de los diversos esquemas presupuestarios. Con esa orientación, el gobierno se ha permitido operar con una asignación ordinaria conformada en base a las cotizaciones previstas del crudo y otro nivel adicional de recursos procedentes de la diferencia debido al encarecimiento del oro negro.

De esa forma, el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) recibió cerca de 35 mil millones de dólares en el periodo 2008-2012, procedentes de los excedentes de la venta de petróleo. Las estadísticas también muestran que entre 2004 y 2011 la industria petrolera entregó al fisco venezolano 289 mil millones de dólares, de los cuales 104.523 millones se destinaron a proyectos de desarrollo social.

Viviendas, centros de salud, programas educativos, de cultura, ciencia y tecnología tienen su sustento en los aportes de la principal industria venezolana. También está la influencia de la política gubernamental al llevar a la plena soberanía petrolera, lo cual se refleja en el hecho de que el estado tiene una participación del 96% en el ingreso bruto por barril de crudo.

Las modificaciones a las normativas para las empresas extranjeras que operan en el país llevaron a captar cerca de 350 mil millones de dólares para beneficio de los venezolanos.

Notas:

1. Petrocaribe fue creado en 2005 con el fin de reducir las asimetrías en el sector y actualmente cuenta con ocho empresas mixtas, un suministro de 200 mil barriles diarios de crudo, una flota propia con más de 10 buques y un fondo de inversiones. Conforman Petrocaribe Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Petrocaribe representa hoy el 45% de la seguridad energética en América Latina y El Caribe. Mediante las inversiones de Petrocaribe, la región elevó su capacidad propia de almacenamiento en 262 mil barriles y para 2014 se espera llegar a 1,4 millones de barriles. Durante 2011 el suministro promedio de hidrocarburos alcanzó los 98 mil barriles diarios, mientras que en 2005, cuando surgió esta iniciativa, apenas llegó a 42 mil barriles al día. La cantidad de productos proporcionados en estos seis años asciende a 176 millones de barriles, entre petróleo y otros recursos, para una factura total de 14.179 millones de dólares. Del monto total, 5.826 millones fueron respaldados por los mecanismos de financiamiento y compensación establecidos por este acuerdo energético. (María Julia Mayoral, jefa de la corresponsalía de Prensa Latina en Nicaragua)

2. En marzo de este año, la Corporación Venezolana de Petróleo, filial de Pdvsa, la empresa cubana Cupet y la angoleña Sonangol firmaron un contrato de constitución y administración de la empresa mixta Venangocupet, creada para la producción, transporte, intercambio técnico y refinación de crudo. La participación de Sonangol representa la primera alianza con un país africano en el sector. Venangocupet operará en los campos maduros Migas y Melones, ubicados en el oriental estado de Anzoátegui. La capacidad de producción inicial es de 20 mil barriles diarios de crudo, con la posibilidad de en un futuro extenderla hasta 60 mil.

* Corresponsal de Prensa Latina en Venezuela.