Bruselas, Berlín y París (PL).- Una contracción del 0,1% en la producción económica de la Eurozona durante el tercer trimestre de 2012 confirmó que el bloque cayó en recesión, la segunda desde el inicio de la crisis global en 2008, informó la oficina comunitaria de estadísticas Eurostat. La crisis que golpea al bloque provocó en septiembre un retroceso de 2,5%, la mayor caída de la producción industrial del grupo en casi cuatro años, y a pesar de ello se registró un superávit comercial de 9.800 millones de euros.

La Eurozona cayó en recesión en el tercer trimestre del año al acumular su segunda contracción trimestral consecutiva del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con los datos divulgados este jueves por la oficina Eurostat. El grupo estuvo en recesión por última vez tras el inicio de la crisis financiera mundial en 2008, momento en el que registró repliegues durante cinco trimestres consecutivos, hasta el verano de 2009.

De acuerdo con los datos de Eurostat, esa debacle responde a dos trimestres consecutivos de bajas, a lo que se suma que las mayores economías de la región, Alemania y Francia, no pudieron impedir el arrastre provocado por Grecia, España e Italia. En el tercer trimestre del año estaban en recesión al menos siete países de la Unión Europea (UE), con una marcada ralentización de la economía alemana, considerada la locomotora de la región.

Los dos últimos trimestres de contracción llevan a una economía de 9,4 billones (millones de millones) de euros, que genera una quinta parte de la producción mundial, oficialmente a una recesión, ya que Italia, España y Holanda se desplomaron y Bélgica, un gran exportador, se estancó.

El economista de la London School of Economics Paul de Grauwe comentó que esa situación es el resultado de la excesiva austeridad en los países del sur de Europa y de la falta de voluntad del norte para hacer otra cosa, de ahí la recesión de doble caída. Este miércoles millones de personas en toda Europa protestaron contra los recortes del gasto público.

El negativo panorama de la zona euro obligó a la Comisión Europea (CE) a pronosticar una contracción del 0,4% para 2012, lo que ratifica que la recuperación en ese lado del mundo será más prolongada de lo previsto, ya que en 2013 permanecerá en punto muerto y solo repuntará en 2014.

El ente comunitario también rebajó sus estimaciones para 2013, al considerar que se registrará un leve avance del 0,1% en los 17 Estados que comparten la unión monetaria. En tanto, para la CE el conjunto de la UE -integrada por 27 naciones- experimentará una contracción del 0,3% este año, pero crecerá un 0,4% y un 1,6% en 2013 y 2014, respectivamente.

En opinión de la CE los desequilibrios internos y externos acumulados en años todavía pesan sobre la demanda interna de algunos países y la actividad económica varía de forma significativa de un Estado miembro a otro. Por el momento una de las grandes preocupaciones de la Comisión recae sobre los elevados niveles de desempleo, al preverse para el ejercicio actual una tasa de desocupación del 11,3% para la zona euro.

La reducción del crecimiento económico de la Eurozona para este año y el próximo, realizada por el Banco Central Europeo (BCE), está en consonancia con el entorno de crisis que desde 2009 rodea al grupo. Las previsiones no podían ser otras teniendo en cuenta el agravamiento de la situación sobre todo a causa de las crecientes dificultades laborales, con tasas de desempleo ubicadas en máximos históricos.

En su boletín correspondiente a noviembre, el BCE apuntó que este año espera una contracción del crecimiento de 0,5% desde el 0,3%, principalmente por la incertidumbre existente. En 2013 el avance será de 0,3 puntos, inferior al 0,6 estimado con anterioridad.

Las perspectivas de crecimiento en las principales economías de los 17 países miembros de la zona euro se mantienen débiles, advirtió la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su boletín mensual sobre los indicadores compuestos avanzados, publicado este lunes en su sede parisina.

La entidad señala que Alemania, Francia e Italia mantienen una tendencia marcada hacia el decrecimiento. Luego de tocar fondo en 2009 debido a la crisis global de la economía, la eurozona logró un moderado crecimiento a finales de 2010 pero este año volvió a cruzar por debajo de la línea media de 100 puntos, de acuerdo con los gráficos de la OCCDE.

Para elaborar estas estadísticas se toman como referencia las modificaciones periódicas en el PIB, así como otro conjunto de variables publicadas de manera oficial en cada uno de los 33 países miembros de la organización.

Respecto a Francia, los indicadores compuestos descendieron a 99,9 unidades en enero de este año y en septiembre el índice fue de 99,5. Desde el último trimestre de 2011 el PIB galo se mantiene estancado y recientes estimaciones del Banco de Francia advierten de un retroceso de 0,1 puntos para el período octubre-diciembre, lo que de confirmarse significaría el ingreso del país en una etapa de recesión.

Fuerte descenso en producción industrial de la Eurozona

La crisis que golpea a la Eurozona provocó en septiembre la mayor caída de la producción industrial del grupo en casi cuatro años. El apartado retrocedió 2,5% también a causa del impacto de la recesión en la industria de Alemania, la llamada locomotora europea, reportó Eurostat.

Las cifras resultaron las peores en la medición mensual desde enero de 2009 cuando la baja fue de 4% en pleno auge de la crisis financiera mundial. En la comparación interanual, la disminución superó los dos puntos porcentuales. Expertos subrayaron que esos datos se unen a los pronósticos que apuntan a que la Eurozona terminará el 2012 con una contracción económica de 0,4%.

Los problemas de deuda que comenzaron en Grecia a fines de 2009 socavan la confianza empresarial y mantienen los niveles de desempleo en máximos históricos en varios miembros del bloque. Al respecto, la firma Markit informó recientemente que la actividad de las empresas del grupo también registró en octubre su peor comportamiento en más de tres años.

El indicador se mantuvo, por noveno mes consecutivo, por debajo de los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción. Según Markit, si el índice no mejora en noviembre y diciembre, la economía de la zona euro podría enfrentar una fuerte contracción en el cuarto trimestre en lugar del estancamiento proyectado con anterioridad.

Pese a que el bloque entró oficialmente en recesión tras contraerse económicamente 0,1 por ciento en el tercer trimestre, la zona euro registró un superávit comercial de 9.800 millones de euros en septiembre pasado, según los datos divulgados hoy por Eurostat. La cifra supera los 5.200 millones de euros registrados en el mes precedente.

Por otra parte, la fuente indicó que las exportaciones del bloque corregidas por las variables estacionarias descendieron 1,1%, mientras las importaciones disminuyeron 2,7% en septiembre, en relación con agosto.