El objetivo de las negociaciones de cambio climático en el corto plazo debe apuntar a responder efectivamente a la crisis climática con drásticas reducciones de gases de efecto invernadero para evitar una catástrofe que parece anunciarse si las emisiones continúan una curva ascendente. La Decisión sobre la creación del Grupo de Trabajo de la Plataforma de Durban (ADP) establece que se desarrollarán un instrumento jurídico o un régimen con fuerza legal aplicable a todas las partes y un Plan de Trabajo relacionado con acciones de mitigación para el corto plazo.

Para Bolivia es fundamental que el instrumento jurídico así como el Plan de Trabajo se realicen en el marco del principio de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas (RCPD). Asimismo es crucial que este instrumento esté concluido lo más pronto posible y que su aplicación sea inmediata. Es esencial que los países desarrollados tomen el liderazgo en las acciones de mitigación con resultados concretos y altas ambiciones y que los países en desarrollo hagan su parte en el marco de sus respectivas capacidades, y de acuerdo a las transferencias financieras y tecnológicas, resolviendo problemas de pobreza.

La propuesta boliviana ha estado orientada a fortalecer el Protocolo de Kioto (PK) como un sistema de reglas, metodologías y herramientas de contabilidad, comparabilidad y gobernanza, para lograr contar con un sistema de cumplimiento que nos de confiabilidad respecto de las ofertas de reducción; sin embargo es ya una realidad que algunos países desarrollados no están de acuerdo a ser parte del segundo período de compromisos del PK, lo que ha creado una enorme incertidumbre en cuanto a cómo se controlarán las ofertas voluntarias de reducción de emisiones y ha abierto un escenario de compromisos voluntarios que suponen un incremento en la temperatura entre 3°C y 4°C, lo que resultaría dramático para el planeta y la humanidad.

Por consiguiente se debe desarrollar un sistema riguroso de control en particular para los países que no estarna en el 2PC-PK e impedir que se promuevan mecanismos de flexibilidad, acuerdos bilaterales de creación de mercados de carbono y otro tipo de acciones que debilitan el sistema multilateral y no sirven para resolver la crisis climática facilitando mas bien estrategias de países para evitar el control.

Por otra parte, Bolivia entiende que no podemos desasociar mitigación, adaptación, desarrollo integral y erradicación de la pobreza. Estos cuatro elementos están condicionados mutuamente y requieren de una planificación rigurosa y cuidadosa. Es así que el desarrollo de acciones de mitigación en los países en desarrollo implica para ellos, de manera paralela, crear condiciones de seguridad y soberanía alimentaria, educación, salud, energía para la población, provisión de servicios de agua y saneamiento, provisión de servicios e infraestructura de comunicación, creación de empleo, dotación de viviendas, reconstrucción por perdidas y daños generados por eventos climáticos extremos, acciones de adaptación, entre otras.

Bolivia, propone en el marco de la CMNUCC la creación de instrumentos concretos que no estén basados en el mercado para enfrentar los problemas del cambio climático. En este contexto se ubica la propuesta del Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación para el Manejo Integral y Sustentable de los Bosques que permite promover acciones de mitigación climática sin transferir las responsabilidades de los países desarrollados hacia los países en desarrollo, mientras que se realizan acciones necesarias de adaptación al cambio climático. Asimismo, el Mecanismo para enfrentar Pérdidas y Daños permite contar con un instrumento concreto para enfrentar los desastres naturales e impactos que ocasiona el cambio climático en los países en desarrollo.

Es importante resaltar la importancia de la agenda de negociaciones a realizarse en Doha (Qatar) en diciembre de 2012. Queda pendiente el reto de posicionar varias de las propuestas antes analizadas y consolidar coaliciones en el marco de una estrategia de alianzas que fortalezca las posiciones y propuestas de los países en desarrollo. En esta perspectiva, y siguiendo la estrategia que Bolivia siguió en la Conferencia de Desarrollo Sostenible en Rio+20 y en la COP de Biodiversidad en octubre de 2012 en India, se considera fundamental fortalecer el G77+China y promover la mas amplia participación social de las redes ciudadanas y organizaciones sociales del mundo en esta dirección.

Índice:

1. Construcción de un nuevo instrumento legal y un Plan de Trabajo en el marco de la Plataforma de Durban

2. Presupuesto de carbono e incremento de la temperatura

3. Cumplimiento de compromisos y el Protocolo de Kioto

4. Retos de adaptación y desarrollo asociados a las acciones y compromisos de mitigación

5. Equidad, derecho al desarrollo y Responsabilidad Común pero Diferenciada (RCPD)

6. Constitución y desarrollo del Mecanismo Conjunto de Mitigación y Adaptación para el Manejo Integral y Sustentable de los Bosques

7. Constitución de un Mecanismo Internacional para afrontar Pérdidas y Desastres generados por eventos extremos resultantes del cambio climático

8. Construcción y conformación de coaliciones fuertes con capacidad de incidencia respecto a las propuestas de los países en desarrollo

9. Conclusiones

* René Orellana es coordinador Académico de Medio Ambiente de la Universidad y Fundación de la Cordillera, jefe de Negociación del Estado Plurinacional de Bolivia en las Conferencias de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. Diego Pacheco es rector de la Universidad de la Cordillera, subjefe de Negociación del Estado Plurinacional de Bolivia en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y jefe de Negociación del Estado Plurinacional de Bolivia en el Convenio sobre Diversidad Biológica. Documento escrito en noviembre de 2012.