Tras designar a un nuevo director administrativo encargado de realizar una reingeniería en la Fiscalía General del Estado, la máxima autoridad del Ministerio Público Ramiro Guerrero posesionó ayer a los nuevos fiscales departamentales del país.

Apenas fue posesionado el 24 de octubre, el fiscal general del Estado Plurinacional José Ramiro Guerrero Peñaranda comenzó su trabajo con la evaluación de los funcionarios de la Fiscalía General en Sucre, y ratificó que “toda la gente honesta, idónea que está al servicio de la sociedad y que trabaja como servidor público de esta institución se quedará a trabajar, y la gente que no rinda y que tenga procesos o denuncias de corrupción será retirada”.

Una de sus primeras decisiones fue solicitar los manuales de funciones, los procedimientos y organigramas, además de informes de evaluación de cada funcionario. Remarcó que toda acción que encare la realizará siempre en el marco y el respeto de la Constitución Política del Estado, de la Ley N. 260 del Ministerio Público y las leyes y procedimientos del Ministerio Público.

Mediante Resolución FGE/RJGP N. 006/2012 del 6 de noviembre, el fiscal Guerrero posesionó en el cargo de director nacional Administrativo y Financiero de la Fiscalía General del Estado a Luis Fernando Díaz Enríquez, encargado de hacer una reingeniería a través de un plan estratégico con el fin de “transformar el Ministerio Público”.

Según Guerrero, el público en general vincula a los administradores de justicia con “corrupción, retardación de justicia, discriminación, con procesos que nunca llegan a su fin y con falta de institucionalidad. Todo eso debemos revertir, debemos construir la nueva institucionalidad del Ministerio Público, debemos sentar las base para que se implemente la nueva carrera fiscal para que la Escuela de Fiscales realmente capacite a nuestros nuevos fiscales, como verdaderos servidores de la sociedad”.

En ese sentido, el Director Administrativo “tiene la tarea de llevar adelante esta transformación desde el área administrativa financiera, tiene la tarea de transparentar las cuentas de ésta Fiscalía. Aquí adentro no puede haber nada oculto, aquí adentro hasta el último centavo vamos a manejar con absoluta transparencia. Nada de favorecer a nadie en particular”, aseveró Guerrero.

Guerrero se reunió el 29 de octubre con las autoridades departamentales del Ministerio Público de los nueve departamentos para recibir informes en detalle, y de acuerdo a ello decidir el futuro de los Fiscales de Distrito. Se pidió a cada uno de ellos un informe ejecutivo de actividades, el estado de ejecución del POA, un detalle pormenorizado de la gestión de causas desde la gestión 2008 a la fecha y la situación procesal de los imputados, disgregados por delitos de Sustancias Controladas, Corrupción entre otros.

“En un diagnóstico rápido de información del cumplimiento de los POAS, de las matrices FODA que nos presentaron, nos hemos encontrado con muchas dificultares: un presupuesto bajo, infraestructura deficiente, equipamiento malo, falta de ítems, falta de seguimiento en la gestión de los fiscales que trabajan a medias en algunas coordinaciones y direcciones”, reveló la máxima autoridad del Ministerio Público.

El Consejo de Fiscales concluyó la evaluación y diagnóstico a fines del mes pasado y el 12 de noviembre Guerrero posesionó a los nuevos representantes departamentales del Ministerio Público. Los designados son Fernando Pacheco (Chuquisaca), Juan Quiñones (Potosí), Francisco Terán (Oruro), José Ponce (La Paz), Freddy Torrico (Cochabamba), Gilbert Muñoz (Tarija), Henry Herrera (Santa Cruz), Wilma Blazz Ibáñez (Beni) y Alex Sánchez (Pando).

A nombre de las nuevas autoridades, el fiscal de La Paz, José Ponce prometió realizar un trabajo comprometido con la justicia y “responder a la sociedad en su anhelo de un justicia pronta y oportuna, pero esencialmente resguardando derechos y garantías en el ejercicio de la acción penal público”.

Por otro lado, el fiscal general del Estado anunció que reformulará el presupuesto 2013 elaborado por la administración saliente a fin de resolver debilidades como la falta de infraestructura, personal y equipamiento. La autoridad solicitará recursos adicionales y también buscará financiamiento de la cooperación internacional.