Washington, (PL).- El presidente Barack Obama ganó las elecciones en Estados Unidos, después de triunfar en 25 de los 50 estados de la Unión y acumular 290 votos electorales con el 90% de las boletas contadas, aunque su oponente republicano Mitt Romney lo superó por más de 100 mil votos populares. Obama consiguió la reelección para el período 2013-2017 tras derrotar en las urnas al millonario magnate inversionista y ex ejecutivo del consorcio Bain Capital, en las elecciones más disputadas en la historia norteamericana.

Hasta pocas horas antes de la elección, varias encuestas anunciaban un virtual empate entre el mandatario y el ex gobernador de Massachussetts, con índices porcentuales que oscilaban entre 48 y 49%. Toda la atención estaba concentrada en los estados claves, donde los votantes indecisos podían inclinar la balanza hacia uno u otro partido involucrado en la puja.

A cuatro horas del cierre total de las elecciones, el candidato Mitt Romney marchaba con ventaja en el voto popular. De acuerdo con cálculos de la cadena Fox News, el ex gobernador acumulaba 9.631.028 sufragios en el conteo nacional, mientras que el mandatario obtenía 8.737.815 votos.

Finalmente, en los 57 comicios generales de la potencia norteña, Obama triunfó en 21 de los 50 estados de la Unión, en especial territorios de gran peso electoral como Nueva York, California, Pennsylvania, Illinois y Wiscosin. Con 91% de las boletas contadas, el mandatario tenía ventaja en los votos electorales por estado de 281 a 201, y la CNN proyectó que podría cerrar con un margen de 331 a 201.

Obama venció en Ohio, el más importante entre los territorios pendulares, y donde se reafirmó el mito de que el candidato que gane en ese estado será quien llegue victorioso a la Casa Blanca. También ganó Florida, otro de los estados que podían haber beneficiado las aspiraciones presidenciales de los republicanos.

Obama se convirtió en 2008 en el cuadragésimo cuarto presidente estadounidense, después de vencer al republicano John McCain. El primer político afroamericano del Partido Demócrata en ejercer el alto cargo fue senador por el estado de Illinois desde el 3 de enero de 2005 hasta el 16 de noviembre de 2008.

A su llegada a la presidencia trató de impulsar políticas de corte económico como la Ley de Reinversión y Recuperación de 2009 o la Ley de Creación de Empleo y Reautorización del Seguro de Desempleo de 2010, pero mantuvo siempre la férrea oposición republicana. Desde 2010 se topó con una Cámara de Representantes que frenó todas sus iniciativas, desde la reforma migratoria hasta la deuda o el presupuesto.

En política exterior, Obama incrementó la presencia de tropas estadounidenses en Afganistán, rubricó un nuevo tratado para el control de armas con Rusia y ordenó la intervención militar de su país en Libia.

Abogado de profesión y el primer mandatario afroestadounidense de la historia de Estados Unidos, Obama se convirtió en el segundo presidente demócrata que resulta reelegido para un segundo mandato de cuatro años, desde la Segunda Guerra Mundial, solo antecedido por William Clinton. También se convierte en el primer mandatario demócrata después de Franklin Delano Roosevelt en ser reelegido con tasas de desempleo superiores al 7%.

La pugna en el Congreso

Además del próximo Presidente y Vicepresidente, se eligieron a 33 senadores, la totalidad de miembros de la Cámara de Representantes (435), 11 gobernadores, así como varios legisladores a nivel de estado. Los republicanos se reafirmaron en la Cámara de Representantes, y los demócratas ganaron espacios en el Senado.

Los demócratas aumentaron de 53 a 55 sus asientos en el senado federal y mantuvieron la mayoría en ese alto hemiciclo, al ganar tres carreras que los republicanos consideraban vitales, afirmó la cadena NBC. Esas victorias confirman que el congreso permanecerá dividido, con la Cámara de Representantes con mayoría republicana y el Senado para el partido azul.

Según NBC, los demócratas ganaron las carreras en Missouri e Indiana, en los cuales los candidatos republicanos realizaron polémicas declaraciones sobre el tema del aborto; también obtuvieron otro asiento en Massachusetts, donde la profesora de la Escuela de Derecho Elizabeth Warren desbancó al senador del partido rojo Scott Brown. El ex gobernador de Maine Angus King, que corrió como independiente, también ganó un curul en el Senado que estaba en manos de la republicana Olimpia Snowe.

El Partido Republicano se proyecta como el ganador del control de la Cámara de Representantes, donde ya alcanzaron la mayoría parlamentaria desde finales de 2010. Los opositores triunfaron en Kentucky con el diputado Andy Barr; en Carolina del Norte con el legislador George Holding, y en Georgia, donde el republicano Doug Collins derrotó al demócrata Jody Cooley.

El partido rojo, que llegó a esta fecha comicial con una primacía de 240 a 190 representantes además de cinco vacantes, fue beneficiado por el liderazgo regional en 26 legislaturas locales y un gran número de distritos congresionales. Hace dos años, los republicanos en el bajo hemiciclo arrebataron la mayoría a los correligionarios de Barack Obama al obtener una ganancia neta de 63 asientos parlamentarios dentro del foro de 435 miembros.