Santo Domingo, La Habana, Buenos Aires y Los Ángeles, (PL).- La ruptura con la industria cinematográfica de Estados Unidos resulta necesaria para el avance de los pueblos de África y América Latina y el Caribe, coincidieron artistas de los dos continentes en el II Encuentro de Cineastas de África, Brasil, el Caribe y sus Diásporas (Cinema ABCD), y en el 33 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana.

La exhortación a transformar la realidad actual del cine africano y latinoamericano, y lograr una mayor visibilidad de sus productos acaparó la atención de representantes de 26 países reunidos en Cinema ABCD, del 15 al 18 de julio en la sede de la Fundación Global Democracia y Desarrollo en Santo Domingo.La cita dio continuidad a la primera edición celebrada en Cuba con la asistencia de nueve naciones africanas y 18 de América Latina, Norteamérica, y el Caribe.

Diversas voces se alzaron para criticar los mecanismos de dominación de Estados Unidos a través de productos audiovisuales y recalcaron que la ruptura con la industria cinematográfica norteña resulta necesaria para el avance de nuestros pueblos. Ante la constante presencia de películas de ese país en las salas y televisoras de países latinoamericanos y africanos, el surinamés Eddy Winjgarden propuso elevar el número de muestras de filmes de otras partes.

Winjgarden compartió la experiencia puesta en práctica en su país, donde se pasan al menos 50 obras nacionales o de producción no norteamericana por semana. Tenemos que lograr un mayor conocimiento de nuestra industria, saber que estamos haciendo con esfuerzos propios y por dónde andan quienes tienen características semejantes, afirmó.

A juicio de la brasileña Rose La Creta, la cinematografía de su país está dominada por el mercado, que rige las puestas, mayormente, de obras norteamericanas. Entrevistada por Prensa Latina, La Creta destacó que en estos momentos Brasil está en una etapa de rescate de su producción de películas para poner fin al descenso que hubo en ese sentido a inicios del actual siglo.

Hay mucha transformación ahora pues tenemos un mejor Ministerio de Cultura y logramos que las televisoras extranjeras se vean obligadas a trasmitir contenidos brasileños tres horas y media a la semana mediante una ley aprobada el pasado año. Es una vergüenza, dijo, que en nuestros países no veamos productos propios, y por eso debemos abrirnos espacios para defender la identidad. (1)

Hollywood no tiene que validar nuestro trabajo, poseemos nuestra propia estética y un público para consumir los productos que hagamos teniendo en cuenta sus preferencias y necesidades, sostuvo la estadounidense Michelle Materre. El también norteamericano Tim Reid afirmó que las personas de descendencia africana luchan una y otra vez para que sus historias se conozcan, y nunca dejarán de hacerlo.

Los resultados del foro Cinema ABCD, apoyado desde su gestación por el presidente dominicano Leonel Fernández, nos llevan a otra dimensión que no soñamos antes, manifestó a Prensa Latina el cubano Rigoberto López. Por eso, y ante tanta riqueza de criterios y propuestas, anunció el presidente del comité organizador, ya podemos hablar de un tercer encuentro, que acontecerá el próximo año en Burkina Faso para comenzar los eventos de este tipo en África.

Nuestra acción, puntualizó López, constituye una respuesta a la hegemonía mediática y la posibilidad de alcanzar una mayor visibilidad “del cine que hacemos”. Reflexionó que existe una producción audiovisual estandarizada, un subproducto de las industrias pseudo culturales que dominan las pantallas grandes y pequeñas también.

En su opinión, la cita en Dominicana no fue un evento retórico, de palabras vacías o especulaciones, pues “tratamos de traducirlas en acciones mancomunadas para alcanzar la globalización de nuestra obra ante la globalización dominante”. Queremos que el cine del Caribe, el brasileño y el africano tengan la posibilidad de ser exhibidos y conocidos por el público de estos lugares.

Al respecto, el director del programa cultural de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) Fernando Brugman se refirió a los proyectos Cámaras de la Diversidad ABCD y Muestra Itinerante de Cine del Caribe, iniciativas que buscan el fortalecimiento de las capacidades de las personas para producir con atención en las mujeres indígenas y la juventud.

Creemos que estos dos grupos son la parte más importante para garantizar que haya una diversidad en las nuevas producciones, dijo Brugman y manifestó que existe una gran tendencia a mirar hacia atrás, a quejarse y criticar lo que no se tiene, sin pensar en lo que se quiere obtener en el futuro.

Brugman sugirió incorporar en todos los sistemas educativos la formación audiovisual, pues a su entender los programas tradicionales no se adaptan a las nuevas tecnologías de hoy. Podemos educar a las personas a través del cine, amplió, antes de subrayar que los sistemas educativos y los cambios pueden redefinir la forma de pensar de alguien.

Latinos en Estados Unidos, en defensa de su identidad

Los latinos que vivimos en Estados Unidos también somos América Latina porque nunca permitiremos que sea el patio trasero de Norteamérica, además de mantenernos fieles a nuestros orígenes, aseguró el dramaturgo Luis Valdez en su intervención en el 33 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana.

El primer gran problema cultural de los latinos en la nación norteña es hallar el modo de llamarnos, insertarnos en esa sociedad que nos discrimina, reflejar nuestra realidad a través de la complejidad lingüística del idioma, y por último vencer los estereotipos negativos de las producciones hollywoodenses, expresó el cineasta chicano.

Valdez, director del popular filme La bamba, consideró que el principal reto que enfrentan hoy los artistas latinos residentes en Estados Unidos es reflejar en sus obras el proceso de fusión cultural que protagoniza esta comunidad. Ofreció detalles de cómo en este complejo panorama, en el que conviven mexicanos, cubanos, dominicanos y puertorriqueños, se entrecruzan factores raciales y lingüísticos.

Acotó que las raíces musicales de esta unidad, en la que también resulta visible la herencia afroamericana y anglosajona, datan de la pasada década del 40, cuando la zamba brasileña y los ritmos cubanos como el danzón y el mambo influyeron en las sonoridades de la región.

Valdez indicó que el término latino no satisface emocionalmente lo que son, pero tampoco pueden llamarse americanos. Para ello, precisó, resulta necesario reconocer que América no es un país que se contiene dentro de las fronteras de Estados Unidos, sino un continente en evolución, a partir de todas las razas del mundo que convergen en él.

La frontera entre México y Estados Unidos es el único ejemplo visible entre el primer mundo y el tercero, y pese a que los dos lados no pueden existir el uno sin el otro, la línea divisoria refuerza los contrastes entre dos pueblos vecinos: la miseria de Tijuana y la riqueza de San Diego, declaró a su turno el cineasta Gregory Nava, director de filmes exitosos como Norte y Selena.

Al referirse a la manera particular de reflejar ese mundo, Nava apuntó la necesidad que siente de regresar a los orígenes, por eso en sus películas siempre hay dos protagonistas que hablan en inglés, español y en el idioma de sus ancestros yaquis, pueblo indígena del estado mexicano de Sonora. “Resulta fantástico encontrar a personas que hablen en su idioma natal después de 500 años de conquista y opresión”, aseveró.

Dijo que su filmografía enfoca tanto al presente como al pasado y, ante todo, apunta hacia la reivindicación de las raíces aborígenes. Su cinta Norte (1983), basada en hechos de la guerra civil en Guatemala y filmada en Chiapas, México, tuvo graves altercados con el gobierno mexicano de la época, que incluso detuvo el rodaje “con pistolas”, debido a algunas escenas que mostraban al ejército guatemalteco asesinando indígenas. Estas personas aún hoy sufren maltratos en América Latina, recalcó.

Nava afirmó que los inmigrantes latinos constituyen la salvación y el futuro de los Estados Unidos y pronosticó que algún hijo de los indocumentados de hoy llegará a ser un día el presidente estadounidense.

Los realizadores del filme Los Tres Biling, Maylen Caliénes y Johnny Ray Rodríguez, denunciaron la desconfianza de Hollywood por el talento hispano. Por esa razón, con nuestros recursos, hacemos nuestras propias películas, aseveraron, refiriéndose al cortometraje de 30 minutos, producido por Rodríguez y escrito y dirigido por Caliénes, también dos de los protagonistas de la cinta. Según medios de difusión de Los Ángeles, los cineastas, para hacer esa producción, invirtieron los ahorros de sus empleos como guías turísticos en los Estudios Universal de Hollywood.

Como latinos, hacemos un llamado en la película a la unidad, porque en la unión está la fuerza, y sólo así se pueden lograr muchas cosas, apuntó Ray Rodríguez. Tenemos que sentirnos orgullosos, aquí en Estados Unidos somos latinos, y somos hermanos, destacó el actor, interprete de filmes como ¡Qué Despelote! La película (2010), de Eduardo Ortiz; y The Art of Being Straight (2008), de Jesse Rosen.

Los tres biling simboliza la comunidad hispana que comparte el mismo idioma y las mismas raíces ancestrales, explicó Caliénes, actriz de cintas como Two de force (2011), de Orestes Matacena; o Not another teen movie (2001), de Joel Gallen. La trama del filme gira en torno a Juan Zapatero, un comerciante español que viaja por el mundo vendiendo calzado y teniendo amantes y de esas relaciones nacieron tres hijos, de diferentes nacionalidades. Cada hijo de Zapatero no sabe de la existencia de los otros hasta que los convocan para cumplir un requisito establecido en el testamento de su padre: para recibir la herencia deben vivir juntos.

Hispanos polemizan sobre un nuevo filme de Walt Disney

Luis Valdez explicó que en Estados Unidos no abundan los latinos ricos, por eso los personajes más representativos en las producciones realizadas por ellos resultan ser personas humildes, trabajadores e indocumentados, que emigran en busca de mejores condiciones de vida. Al respecto, recientemente agrupaciones hispanas criticaron a la compañía productora de películas Walt Disney pues la protagonista de la película animada Sofia the First: Once Upon a Princess no representa adecuadamente a la población latina en Estados Unidos.

El filme, que se estrenará el próximo 18 de noviembre a través de las señales de televisión Disney Channel y Disney Junior, presenta en el personaje protagónico a una princesa llamada Sofía, supuestamente hispana, pero representantes del Consejo Nacional de La Raza y de la Coalición Nacional Hispana ante los Medios pusieron en duda si la princesa, de piel clara y ojos azules, es una representación adecuada de la población hispana.

También cuestionaron si la empresa Walt Disney Co. está haciendo suficiente para promover a su primera princesa con raíces inspiradas en la cultura latina, destaca un despacho de la BBC. Craig Gerber, uno de los productores ejecutivos de “Sofía Primera, érase una vez una princesa”, aclaró a través de la red digital Facebook que el personaje es “una princesa con raíces mixtas en un mundo de hadas”.

Gerber explicó además que los padres de la princesa vienen de reinos inspirados en España y Escandinavia, aunque Sofia nació y se crió en Enchancia, un “reino mixto de fantasía” derivado de las Islas Británicas. Ante las críticas de los grupos pro hispanos, Walt Disney desmintió que su nueva protagonista fuera hispana, pues se trata de un personaje de un cuento de hadas en un mundo ficticio con una identidad mixta.

Lisa Navarrete, vocera del Consejo Nacional de la Raza, afirmó que los latinos son personas diversas y Disney perdió una oportunidad para resaltar eso al dar marcha atrás con la identidad étnica de la princesa Sofía. La voz en inglés para el personaje central de la controvertida cinta es de la actriz Ariel Winter, y la de la reina madre es interpretada por Sara Ramírez, conocida por su actuación en el serial Anatomía de Grey.

Nota:

1. El 29 de agosto de este año la presidenta argentina Cristina Fernández anunció la creación de un polo de desarrollo de la industria audiovisual en la Isla Demarchi, situada en el porteño Puerto Madero. Argentina figura en la actualidad como cuarto exportador mundial de contenidos audiovisuales, y ahora el gobierno argentino llama a concurso a todos los desarrolladores inmobiliarios privados para que participen con sus proyectos en el ambicioso proyecto, en el cual convergerán tecnología, arte y comunicación.

Además, la jefa de Estado elevó hasta cerca de un 1,2 millones de dólares el monto de los subsidios para las producciones cinematográficas nacionales, y mediante otro decreto presidencial confirió a las productoras de contenidos audiovisuales, digitales y cinematográficos, de capitales públicos, privados o mixtos, la condición de “actividad productiva industrial”, a fin de que puedan gozar de los mismos beneficios que esta última actividad.

De otra parte, el Presidente de Bolivia Evo Morales promulgó del Decreto Supremo 1241 que exime del pago de varios tipos de impuesto a las actividades de producción, presentación y difusión de eventos producidos por artistas bolivianos, siempre que se realicen en escenarios de los gobiernos central o municipal. La excepción de impuestos incluye a las películas de producción nacional exhibidas en salas de cine o teatros propiedad de entidades públicas, además de cualquier otro evento auspiciado o coauspiciado por el Ministerio de Culturas.

* Con reportes de Diony Sanabia Abadia, corresponsal de Prensa Latina en República Dominicana, y despachos de las corresponsalías en La Habana, Los Ángeles, Buenos Aires y La Paz.