La industria automotriz Audi instalará próximamente una planta en el estado de Puebla, México, mientras que el fabricante alemán BMW abrirá una factoría en el estado de Santa Catarina, Brasil. Además, Ecuador prevé exportar este año a Venezuela 12.700 vehículos de las marcas Kia, Hyundai y Mazda.

El presidente mexicano Felipe Calderón anunció la construcción de la primera planta automotriz de la marca Audi en el continente americano con una inversión de 1.300 millones de dólares. La factoría asentada en el municipio San José Chiapa, en el estado de Puebla, generará 20 mil empleos durante su edificación, y 3.800 directos y seis mil indirectos cuando entre en operación en 2016.

Por otro lado, el 22 de octubre el vicepresidente de Ventas y Marketing de BMW Ian Robertson anunció en Brasil que el fabricante alemán de automóviles instalará una planta en el municipio de Araquari, en el estado de Santa Catarina, con una inversión aproximada de 200 millones de euros. La instalación, que incluirá líneas de montaje, ensamblaje y pintura, fabricará desde el año 2014 hasta 30 mil vehículos anuales en una fase inicial.

Al intervenir en la ceremonia de apertura de la 27 edición del Salón Internacional del Automóvil en Sao Paulo, la presidenta Dilma Rousseff anunció ayer la prolongación de la reducción del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) para los vehículos hasta el 31 de diciembre de este año. La mandataria destacó que su país es el cuarto mercado internacional de automóviles y que cada año se rompen récords de producción y venta de vehículos.

De otra parte, Ricardo Menéndez, vicepresidente del área Económico-Productiva de la empresa mixta Autopartes Lara de Venezuela, informó que la capacidad instalada en el área automotriz venezolana aumentó en un 35% gracias a los convenios suscritos entre el gobierno y el sector privado nacional e internacional. En la actualidad se ensamblan en Venezuela hasta 15.500 tractores, mientras que la fabricación de camiones de carga creció 74%; la de camiones ligeros y medianos, 24%; y el ensamblaje de vehículos de transporte de pasajeros aumentó 27%.

En Ecuador, el Ministerio de Industrias y Productividad y la Cámara de la Industria Nacional Automotriz de Ecuador anunciaron en mayo que en 2012 duplicarán las exportaciones de vehículos a Venezuela. En 2011 Ecuador exportó 6.876 automotores y este año prevé vender a Venezuela 12.700 unidades.

El 25 de julio Ecuador embarcó con destino a Venezuela un primer lote de 2.955 camionetas, furgonetas y automóviles, 2.475 de la marca Kia, 80 de Hyundai y 400 de Mazda. El negocio se concretó gracias al Memorando de Entendimiento suscrito en junio de 2011 por representantes de ambos gobiernos, bajo el Sistema Unitario de Compensación Regional (Sucre).

La duplicación de las exportaciones permitirá a las tres empresas ensambladoras de Ecuador (Aymesa, Neohyundai y Maresa) incrementar la producción, generar empleo y mayor inversión. Desde el año 2000, la industria automotriz ecuatoriana incrementó el valor de las ventas de vehículos a Venezuela desde 45 millones a 138 millones de dólares, y en este año espera alcanzar entre 250 y 300 millones de dólares.

Argentina y Brasil intentan sustituir importaciones de autopartes

Los gobiernos de Argentina y Brasil, las mayores economías de Sudamérica, acordaron profundizar el comercio bilateral para hacer frente a la crisis financiera internacional, y centraron su atención en el flujo comercial automotriz, especialmente en el de autopartes, informó la agencia Télam.

Sin embargo, la ministra de Industria de Argentina Débora Giorgi dijo que la aplicación de licencias no automáticas para el sector automotriz-autopartista por parte de Brasil traba el comercio bilateral. El Ministerio de Desarrollo e Industria brasilero “está actuando en forma intempestiva y sin aviso, afectando así el 50% del total del comercio bilateral”, se quejó Fiorgi.

La autoridad argentina recordó que el gobierno de su país aplicó 200 posiciones nuevas en licencias no automáticas; comunicó de su decisión a su par brasilero 10 días antes del anuncio oficial y la medida entró en vigencia 30 días después. Pero, según Fiorgi, el gobierno de Brasil no avisó a su contraparte que aplicaría nuevas licencias, las que repercuten en la cadena automotriz-autopartista, en la cual Argentina tiene un déficit creciente, que ascendió a 1.007 millones de dólares en el primer trimestre de 2011, el doble que el registrado el año anterior.

El 8 de agosto autoridades de Argentina y empresarios del ramo se reunieron en Buenos Aires para evaluar los avances alcanzados en el plan de sustitución de importaciones de ejes de transmisión, elementos electrónicos, cajas de cambio, dirección, frenos, suspensión, embrague y montaje. El objetivo es sustituir los 37 mil millones de dólares de importaciones de autopartes en 2011.

Para lograr ese objetivo y avanzar en la sustitución de piezas en mejores condiciones de abastecimiento, precio, cantidad y calidad -reflexionó la ministra Fiorgi- las terminales automotrices tienen que empezar a integrarse cada vez más y las autopartistas deben ser más competitivas.

Con información de Prensa Latina, Telesur y Telam.