La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) capturó ayer en la población cruceña de Tres Cruces a Fabio Adhemar Andrade Limalobo cuando transportaba municiones e insumos a un laboratorio de cristalización de cocaína. El detenido es hijo del ex jefe del Cártel de Cali Celimo Andrade Quintero.

El ministro de Gobierno Carlos Romero presentó ayer en Santa Cruz a dos “cabecillas” de una organización internacional de narcotraficantes que pretendía rearticular las actividades delictivas del “capo” colombiano del Cártel de Cali Celimo Andrade Quintero, alias “El Danilo”, quien fue capturado en Bolivia en 1992 y sentenciado a 20 años de cárcel.

Romero informó que la Felcn capturó al narcotraficante en la población Tres Cruces, Zona Las Piedras, del departamento de Santa Cruz, y a su acompañante Ronald Rivera Roca, ambos bolivianos. El Ministro explicó que Andrade representa a una nueva generación de narcotraficantes y Roca es “uno de los más grandes acopiadores de droga”.

El hijo del narcotraficante colombiano pretendía transportar desde una pista clandestina armamento, municiones e insumos para el funcionamiento y protección de un laboratorio de refinamiento de cocaína, presumiblemente ubicado en el departamento de Beni. Los dos detenidos se dedicaban a la producción de droga en laboratorios en Guaramerín y Riberalta.

Cuando intentaban realizar su cometido, los policías de la Felcn evitaron con disparos de advertencia que los pilotos despeguen en una avioneta. La aeronave se desvió hacia una cuenta y su tripulación fue obligada a descender por los uniformados.

La Felcn se incautó la avioneta Cessna 206 CP-1459 y armamento de fabricación húngara y estadounidense: una Pistola Metralladora cal. 5.56, marca KEL-TEC, P8D91 color negro; una Pistola Metralladora cal. 5.56 marca KEL-TEC, P8A29 color negro; un fusil con guardamano café 7.62x39mm marca AKMS, serie KMS11479; un fusil FEG cal. 7.62×39 mm. serie TGIKNOXTN color negro, y 750 cartuchos de 7.62 X39 mm.

Antecedentes del caso

Andrade Quintero, alias “Danilo”, colombiano nacido el 8 de diciembre de 1952 en el Caqueta, fue detenido por la Felcn en junio de 1992 en la ciudad de Santa Cruz, junto al colombiano Luis Jairo Zapata Zapata, considerado el emisario principal del Cártel de Cali, organización criminal colombiana liderada por Miguel Rodriguez Orejuela, alias “El Señor”. En operaciones continuadas en Santa Cruz y el Chapare se les incautó más de dos toneladas de cocaína. Esta organización fue responsable de enviar cerca de cuatro toneladas de cocaína por mes a Colombia.

Andrade Quintero fue sentenciado a 20 años de presidio en la cárcel de Chochocoro, de donde intentó fugarse en tres ocasiones desde su remisión a finales de 1992. En noviembre de 1994 la organización delictiva en Cali habría organizado la fuga de Celimo Andrade y de otros colombianos y desplegó a siete mercenarios colombianos hasta Bolivia, quienes recibieron la cooperación de una veintena de colaboradores del crimen organizado, detalló el Ministro de Gobierno.

Los criminales diseñaron un eventual “plan de fuga” que incluía la instalación de un centro de operaciones en la zona de Ciudad Satélite; el alquiler de equipos de comunicación; el secuestro de autoridades; la implementación de una pista clandestina en el sector de Puchuni (zona sur del departamento de La Paz); el alquiler de avionetas para trasladar a los evadidos hasta una hacienda en Beni y el escape hasta Colombia.

En esa oportunidad la Felcn evitó un enfrentamiento de los criminales con las fuerzas del orden que custodiaban el penal de Chonchocoro, ante la amenaza de que tomen por la fuerza las armas de este recinto carcelario, incluso haciendo volar las torretas de seguridad.

En el operativo de 1992 se incautaron 4 fusiles M16 A-1, dos fusiles FAL, una escopeta MOSBERG, 300 cartuchos Cal. 7.62, 600 cartuchos Cal. 9 mm., 700 cartuchos Cal. 5.56, siete proyectiles lanza cohetes, 34 cargadores vacíos para diferentes armas y 34 granadas de guerra tipo limón.

Esa acción delincuencial, fue desbaratada gracias a la oportuna intervención del sistema de inteligencia de la Felcn, mediante una operación denominada “Alcatraz” que permitió la detención de 20 personas, la incautación de vehículos, equipos de comunicación y las armas mencionadas.

Simultáneamente a la operación en La Paz, en la población fronteriza de Puerto Suarez fueron detenidos cuatro mercenarios colombianos y dos brasileros que tenían la intención de perpetrar actos narco-terroristas para distraer a la Policía, mientras se realizaba el operativo para liberar al narcotraficante colombiano.

Después de que Celimo Andrade fue remitido al Panóptico de San Pedro en la ciudad de La Paz, en 2002 la organización criminal se rearticuló mediante antiguos colaboradores y el actual entorno familiar de Andrade.

Operativos internacionales

Los gobiernos de Bolivia, Brasil y Perú concertan un plan trinacional de lucha contra el narcotráfico. “En las reuniones con los ministros de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo y de Defensa, Celso Amorin, hemos planteado la necesidad de establecer una agenda trilateral Bolivia, Brasil y Perú”, dijo el ministro Romero, tomando en cuenta que el 60% de la cocaína incautada en Brasil proviene del mercado peruano.

Romero informó que el objetivo es coordinar acciones para evitar que Bolivia siga siendo utilizada como país tránsito de la droga peruana. Destacó que Brasil comprometió la donación de cuatro helicópteros H-1H de ala rotatoria para patrullajes aéreos.

Bajo la coordinación del Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid), delegaciones de organismos antidrogas de Bolivia y Perú intercambian información y definen acciones de cooperación en el control del consumo, la vigilancia al lavado de dinero y la interdicción de droga y sustancias controladas.

En la III Reunión de la Comisión Mixta Peruano – Boliviana sobre cooperación en materia de desarrollo alternativo, integral y sostenible, prevención del consumo, rehabilitación, control del tráfico ilícito de drogas y delitos conexos, se coordinaron tareas para enfrentar y solucionar los problemas del narcotráfico en la frontera boliviano-peruana, informó el Coordinador General de Conaltid Savino Mendoza.

En la cita se evaluó la posibilidad de realizar operaciones coordinadas en pasos fronterizos de Bolpebra, Puerto Heath, Puerto Maldonado, Puerto Acosta, Copacabana, Kasani, Desaguadero, Tripartito y Charaña, con el objetivo de identificar pistas de aterrizaje clandestinas y vuelos irregulares, entre otros.

El 13 de octubre, representantes de los países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) anunciaron la revisión de la normativa andina contra las drogas a fin de ejecutar acciones comunes contra el narcotráfico y la adicción a las drogas. Se plantearon 37 lineamientos generales que incluyen crear una red andina de prevención, certificaciones regionales para centros de tratamiento de adicciones, y manuales subregionales para tratar adicciones.

En la sexta reunión del grupo de trabajo de la CAN celebrada en Quito, en la que participaron representantes de los gobiernos de Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador, el viceministro ecuatoriano de Seguridad del Ministerio del Interior Javier Córdova se refirió al problema del narcotráfico como una realidad latente en la sociedad mundial a la cual hay que combatir.

Es hora de concentrar nuestros esfuerzos en reducir el consumo de drogas ilegales, a través de fuertes campañas dirigidas al público consumidor y políticas implementadas desde los gobiernos de los países en donde existe un mayor número de consumidores, declaró a la agencia Prensa Latina.

Estas políticas, dijo Córdoba, deberán estar enfocadas hacia la reducción del consumo y la sanción efectiva a las redes criminales que distribuyen la droga a nivel mundial, financian su producción y corrompen nuestros sistemas de gobierno.

Por su parte, el director de la Secretaría General de la CANGenaro León insistió en que la estrategia trazada pretende puntualizar una estrategia regional para enfrentar la problemática mundial del narcotráfico. Dicha planificación pretende determinar, con precisión, estrategias, protocolos y políticas antidrogas, que sean complementarias al marco, iniciativas y realidades de cada país miembro de la comunidad.

Entretanto, la Fiscalía General del Estado Plurinacional de Bolivia movilizará a las fronteras por lo menos a 60 fiscales quienes trabajarán junto con la Felcn. Está previsto el desembolso de 9 millones de bolivianos por el Tesoro General para contratar a esos representantes judiciales, dijo el fiscal general Mario Uribe Melendres.

“Se ha hecho las designaciones de los fiscales que van a desarrollar su trabajo en los 11 asientos fiscales fronterizos, entre ellos Cobija. También se ha obtenido los recursos necesarios para posibilitar el nombramiento de fiscales asistentes que coadyuven de mejor manera al trabajo de los fiscales de materia de sustancias controladas”, informó Uribe.

El Fiscal también reestructuró las Unidades Especializadas de lucha contra el Narcotráfico del Ministerio Público, y estudia readecuar los actuales procedimientos penales para una persecución penal rápida, introduciendo modificaciones al Código de Procedimiento Penal, sobre todo en lo referido a delitos en flagrancia.