Nuevamente ganó el hermano presidente comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Fue una victoria contundente, pero la geopolítica internacional me permite mirar con malicia y ver, que hay casi la mitad (44%) con ganas de unirse al capitalismo y hay otra mitad (55%) con ganas de caminar hacia el socialismo. Los maliciosos de hoy en día ven mitad contra mitad y los hacen pelear, les dan armas y alimentan el odio siguiendo el ciclo de muerte y venganza.

No quiero le suceda eso a mi amada Venezuela, ni a ninguna amada patria latinoamericana. Ya tenemos suficiente con Siria, Libia y pare de contar.

Cambiando de rumbo, ahora pensando en positivo. Los anuncios que ha venido haciendo el hermano presidente Chávez en referencia que en esta gestión hará seguimiento y control de los programas y planes, parece una medida contundente para efectivizar planes que no se han concluido o que han sido sesgados.

El hermano presidente Chávez, se percató de la falla, y ha indicado tomará las riendas para enmendarla.

Pasando de tema. Hablando del día de elecciones, realmente mucha gente, 81% de los inscritos fueron a votar. Todo transcurrió con calma, a pesar que días antes se murmuraba hasta de guerra civil, y la gente hacía compras nerviosas en los supermercados. No pasó nada, o casi nada. El sol castigó las colas pero la gente soportaba y votaba. El sistema para la votación super sencillo, los resultados del 90% antes de la medianoche.

El sistema electoral venezolano le dicta cátedra a todos los sistemas electorales del mundo, es auditable, automatizado, prácticamente inviolable, es el mejor.

Se elige a Chávez otra vez, pero hubieron los que antes si pero ahora no votaron por Chávez. Hay los decepcionados, los impacientes, y también los vendidos. Entre los decepcionados están los que hasta el momento no han visto las obras o programas que se irían a hacer. Entre los impacientes están los que que se han cansado de esperar tal o cual beneficio.

Precisamente el hermano presidente Chávez quiere solucionar esa falla en esta nueva gestión, quiere hacer seguimiento y control a los programas y planes.

De ese modo, si el hermano presidente Chávez logra el objetivo, habrá también logrado reconquistar el voto del decepcionado y del impaciente. Y al cumplirse los planes, se habrá beneficiado a la mayoría de venezolanos y venezolanas.

Las leyes, los planes y programas del gobierno bolivariano son muy buenos en el papel y en la propaganda. Pero cumplirlos a cabalidad, creo que prácticamente ninguno. Ojo que no estoy diciendo que no se han hecho, se hacen, se logra beneficiar a la población, pero no se cumplen los objetivos al 90 o 100 %. Para citar algunos ejemplos, la Misión Negra Hipólita, cuyo objetivo es amparar a los desamparados que viene en las calles. La Misión tiene presupuesto, albergues, etc, supuestamente ellos deben cuidar de los que viven en la calle y transportarlos a los albergues con todo incluido. Pero… años después, sigue habiendo gente que vive en la calle. Otro ejemplo que me duele personalmente, es de la vivienda. Hay la Mision Vivienda, se han hecho miles, se van a hacer 2 millones, se están repartiendo viviendas, estamos en la feria de la vivienda, pero a mi no me ha tocado. Y tampoco he podido alquilar, pues los propietarios no quieren alquilar por temor a la falacia de que “en el socialismo el inquilino te quitará el apartamento”. Y se me ha complicado tanto el asunto de vivienda que voy a mudarme de mi amada Venezuela a mi amada Bolivia.

Los programas del gobierno bolivariano merecen llevarse a cabo al 90 o 100 %, son muy humanos, son de constante estímulo hacia la soberanía tecnológica, alimentaria. Hay como 31 Misiones, hay la ley de software libre (decreto 3390), hay el apoyo a los pueblos originarios, hay estímulo hacia la integración latinoamericana, la patria grande. Es un gobierno que tiene sus aciertos y desaciertos, es un gobierno vivo; acierta, se equivoca, corrige, y continua su camino hacia el socialismo.

Saltando de tema. Otra cosa que me gustó en este periódo de elecciones, fueron la musicalidad de propaganda chavista (no escuche a al oposición, prácticamente oposición no se veía en las calles, pero se les vio en las urnas). Había todos los ritmos y para todos los gustos (faltaba unas tonadas bolivianas). Buen ritmo, buena letra, humor, fuerza, entusiasmo. Muy buenos trabajos musicales.

El hermano presidente Chávez se queda hasta el 2019. Debe ser muy difícil gobernar un país. Un país rico y asediado por los buitres, los coyotes, las hienas. Un país que vive una guerra económica impresionante. No han podido controlar la inflación y el costo de la vida (cada vez las cosas cambian de precio). Pero logran frenar e impedir un colapso. Es una guerra económica donde el que pierde es el ciudadano común. Y el gobierno bolivariano esta dando lucha pero tampoco esta ganando.

Tremenda victoria electoral del hermano presidente Chávez. Mis mejores deseos para que el seguimiento y control ofrecido por el hermano presidente se haga realidad.