Estocolmo, (PL).- La Real Academia de Ciencia de Suecia otorgó el Premio Nobel de Física 2012 a los investigadores Serge Haroche y David J. Wineland por sus trabajos experimentales revolucionarios que permiten la manipulación individual de sistemas cuánticos, primeros pasos para la creación de un nuevo tipo de computadoras super rápidas. John B. Gurdon y Shinya Yamanaka fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina por revolucionar la comprensión de cómo las células y los organismos se desarrollan.

Serge Haroche nació en 1944 en Casablanca, Marruecos; se doctoró (PhD) por la Universidad Pierre y Maria Curi, París, en 1971; y trabaja actualmente en la Escuela Normal Superior de París. David J. Wineland, 1944, Milwaukee, Estados Unidos, obtuvo su título de Doctor en Ciencias (PhD) por la Universidad de Harvard; es asociado y jefe de grupo en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) y de la Universidad de Boulder Colorado.

Ambos científicos inventaron y desarrollaron de manera independiente métodos para medir y manipular directamente partículas individuales preservando su naturaleza mecanocuántica, de una forma que hasta el momento se pensaba imposible de lograr.

De acuerdo con los postulados de la mecánica cuántica, las partículas elementales sufren alteraciones en su interacción con el medio en que se encuentran, de manera que al ser “molestadas” por un observador externo cambian su estado cuántico. El logro de Haroche y Wineland, por el cual fueron galardonados, fue examinar y controlar frágiles estados cuánticos, que los científicos calificaban como inaccesibles a la observación experimental directa.

En concreto, David Wineland atrapó eléctricamente átomos cargados (iones) controlándolos y midiéndolos con fotones (luz). Por su parte, Serge Haroche tomó una aproximación diferente: examinó y determinó las propiedades de fotones confinados mediante el envío de átomos a través del sistema de aislamiento.

La base de ambos enfoques, sin embargo, es la misma: el empleo de las características fundamentales de la interacción entre la luz y las partículas, una disciplina que ha visto grandes progresos desde la década de los años 80 del pasado siglo. Según ejemplificara el portavoz de la Real Academia Sueca de Ciencias Bjorn Jonson, “de hecho, cuando nos vemos los unos a otros (…), es la interacción entre la luz y la materia la que nos permite hacerlo”.

Pero más allá del interés académico, los trabajos de Haroche y Wineland constituyen los primeros pasos de un largo camino que eventualmente conducirá a la creación de un nuevo tipo de computadoras super rápidas basadas en la física cuántica. De momento, recuerda el comité Nobel, ya han posibilitado la construcción de relojes sumamente precisos, con una exactitud cientos de veces superior a los actuales cronómetros de cesio, que pueden constituir la base de un nuevo estándar internacional de medición del tiempo.

Investigadores de células madre ganan el Nobel de Medicina 2012

El instituto Karolinska otorgó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2012 a los investigadores John B. Gurdon y Shinya Yamanaka por su descubrimiento -independiente- de que las células maduras pueden ser reprogramadas para convertirse en pluripotentes.

Según el Comité Nobel, los trabajos de los galardonados revolucionaron completamente la comprensión de cómo las células y los organismos se desarrollan. En concreto, mostraron la forma en que células diferenciadas, especializadas, se programan nuevamente para constituir células inmaduras, capaces de desarrollarse en cualquiera de las que forman los diversos tejidos del cuerpo.

Sir John B. Gurdon nació en 1933 en Dippenhall, Reino Unido; se doctoró (PhD) por la Universidad de Oxford en 1960; y actualmente trabaja en el Instituto Gurdon en Cambridge. Por su parte, Shinya Yamanaka nació en Osaka, Japón, en 1962; obtuvo su doctorado (PhD) por la Universidad de la ciudad de Osaka en 1993, y en estos momentos es profesor en la Universidad de Kyoto y está afiliado al Instituto Gladstone.

John B. Gurdon descubrió en 1962 que la especialización celular, el proceso mediante el cual una célula embrionaria se convierte en un cardiomiocito o un hepatocito, es reversible. En un experimento ahora clásico, recuerda la Academia sueca, Gurdon reemplazó el núcleo celular inmaduro de un huevo de rana por el núcleo de una célula intestinal madura.

El huevo modificado se desarrolló como un renacuajo normal, evidenciándose así que el ADN de una célula madura aún tiene toda la información necesaria para desarrollar todos los tipos de líneas celulares presentes en una rana.

Por su parte, Shinya Yamanaka descubrió en 2006 la forma en que células maduras de rata pueden reprogramarse para convertirse en células madre inmaduras mediante la introducción de solo unos pocos genes. De esa manera, mediante el trabajo en nuevas líneas de investigación sobre células madre se abren muy prometedoras oportunidades para el futuro tratamiento de numerosas enfermedades hoy incurables. Como efecto colateral, también se hace necesario rescribir los libros de texto.