(ABI).- El 2 de octubre Fitch Ratings subió la calificación de Bolivia de B mas a BB- con perspectiva estable. Standard and Poors y Moody‘s elevaron la calificación de riesgo país de Bolivia en mayo y junio de 2012, respectivamente.

El informe de la calificadora, citado por un boletín de prensa del Ministerio de Economía, destaca la reducción de la deuda, el crecimiento de la economía, el incremento de las reservas internacionales, la disminución de la dolarización (bolivianización), un sistema bancario saludable y un régimen monetario estable, ratificando una vez más los resultados macroeconómicos obtenidos por el país en los últimos seis años.

Esta calificación es producto de la aplicación de políticas macroeconómicas prudentes que se tradujeron en un mejor perfil de deuda soberana y una mayor diversificación de las fuentes de financiamiento de la economía boliviana, que permiten mayor flexibilidad para hacer frente a shocks domésticos y externos.

La mejora en materia de endeudamiento que logró el país, redujo los riesgos de refinanciamiento a través del alargamiento de plazos y la contratación de deuda en moneda nacional a bajas tasas de interés, permitiendo reducir la deuda pública a 32% respecto del PIB en 2011, que según los cálculos efectuados en el informe, podría caer por debajo de 30% en 2014, impulsado por mayores superávits fiscales y el crecimiento económico.

Asimismo, el informe de la calificadora destaca el nivel de reservas internacionales, las cuales cubren el 50% del Producto Interno Bruto y 14 meses de pagos de la cuenta corriente de la Balanza de Pagos, demostrando la solidez de las cuentas externas de la economía nacional ante cualquier shock interno o externo.

Fitch Ratings resalta que Bolivia podría registrar el mayor índice de liquidez internacional y la más fuerte posición neta acreedora externa soberana entre países con calificaciones ‘BB‘ hasta el 2014.

Durante la actual gestión de gobierno, la economía boliviana se caracterizó por su crecimiento sostenido e ininterrumpido, registrando en 2008 la tasa de crecimiento más alta en los últimos años (6,1%) e inclusive en 2009 en medio del desplome de muchas economías debido a la crisis financiera internacional, registró el crecimiento más alto de la región (3,36%), lo cual muestra una sólida y sostenida tendencia de crecimiento promedio de 4,7% para el período 2006-2011, colocando al país por encima de la mediana de países con calificación BB (3,7%).

En mayo de 2012, Standard and Poor‘s elevó la calificación de Bolivia de B mas a BB-, con perspectiva estable, como consecuencia de los logros económicos obtenidos desde 2006 por el Gobierno boliviano. Un mes después, Moody‘s elevó la calificación de la deuda soberana de Bolivia de B1 a Ba3, con perspectiva estable demostrando que el Estado Plurinacional tiene mejores posibilidades de conseguir financiamiento en mejores condiciones.

Asimismo, el 12 de junio de 2012, el Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó de “impresionantes resultados económicos” los éxitos obtenidos por el Gobierno boliviano en el sector económico que, entre otros méritos, incluyen la duplicación del monto del Producto Interno Bruto (PIB) en sólo cinco años.