(ABI).- El Gobierno formulará una norma que prohíba y sancione la manipulación y explosión de dinamita en las ciudades de Bolivia, anunció el presidente Evo Morales durante un discurso alusivo al centenario de la ciudad intermedia de Cliza, en el departamento de Cochabamba, celebrado el viernes.

En días pasados la delegada departamental del Defensoría del Pueblo en Oruro Clotilde Calancha planteó al Gobierno crear una ley que prohíba el uso indiscriminado de dinamita en movilizaciones sociales. “Tenemos cierta preocupación porque los mineros en sus movilizaciones no respetan y largan sus dinamitas. Tal vez el Estado, el Gobierno tuviera que lanzar una ley que prohíba la manipulación y venta de estos explosivos a los ciudadanos”, dijo.

Calancha dijo que el uso indiscriminado de ese explosivo constituye en un atentado a la vida de los transeúntes y dañan el ornato público como sucede en las ciudades de Oruro y La Paz. Asimismo, convocó a los mineros cooperativistas y asalariados de Colquiri a deponer toda actitud extrema y dejar de generar conflicto.

Este viernes el Presidente anunció que “mediante una norma vamos a prohibir y sancionar a quien use dinamita en las ciudades”, sólo días después que un minero dependiente de la planilla salarial del Estado muriera a causa de la explosión de un cilindro de dinamita lanzado desde la marcha que protagonizaron el martes, por el centro de La Paz, miles de mineros privados que reclaman para sí la veta más promisoria, valuada en 2.500 millones de dólares, de la mina estañífera de Colquiri.

El gobernante, que deploró la tensión que se vive este mismo viernes en Colquiri, a 5 horas en coque de la ciudad de La Paz, cerca del límite con el departamento de Oruro, donde ambos mandos de mineros amenazan con chocar, fustigó el uso indiscriminado del explosico como medio de protesta social en las calles.

Morales, cuyo gobierno auspició una reunión de representantes de trabajadores asalariados y privados en La Paz, después de obtener, la misma noche del martes en que perdió la vida el minero Héctor Choque, un compromiso de tregua entre ellos, se solidarizó con la población de La Paz, a merced de las violentas manifestaciones de los últimos meses.

“Cómo es posible que ese instrumento para extraer la riqueza (del subsuelo) sirva de amedrentamiento y para acabar con la vida”, dijo el mandatario. Morales no precisó fecha y menos hora en que enviará su resolución escrita al Legislativo. Su partido, el Movimiento Al Socialismo, controla dos tercios de los votos de la bicameral Asamblea Legislativa Plurinacional.

Los mineros bolivianos manejan a discreción cargas de dinamita y otro explosivo más potente y letal, Anfo, cuando se emplea contra humanos.

El 19 de septiembre el juez Séptimo de Instrucción en lo Penal Yván Córdova ordenó la detención preventiva en la cárcel de San Pedro de dos cooperativitas quienes fueron aprehendidos el lunes en posesión de 184 cartuchos “largos” de dinamita, en el sector de Achica Arriba.

“Los mineros de la Cooperativa 7 Suyos de Potosí, Sandro Felipe Ortega y Valentín Casor Oporto, fueron recluidos en el centro penitenciario de San Pedro por el delito de tenencia de sustancias explosivas”, confirmó el fiscal José Ponce.

El Ministerio Público presentó la imputación y mostró al juez cautelar los cinco paquetes y el maletín negro, en el que transportaban los explosivos para utilizarlos en marchas que después protagonizaron los cooperativistas.

A pesar de que dos los imputados se acogieron al derecho del silencio, la investigación estableció que con las 184 dinamitas los cooperativistas iban a producir 552 unidades y detonarlas en desproporción en sus marchas.

En una operación policial, a 22 kilómetros de la Sede de Gobierno, en el área de Achica Arriba de la carretera La Paz-Oruro, los agentes de inteligencia hallaron en el ómnibus de la empresa Bolívar, 184 cartuchos de dinamita. Ponce indicó que se evitó que esa dinamita sea empleada en las movilizaciones de los cooperativistas que reclaman la veta Rosario en el Distrito Minero de Colquiri.