El delfín rosado de la Amazonía boliviana, más conocido como bufeo, fue declarado patrimonio natural de Bolivia y podría convertirse en un emblema de la campaña en defensa de la cuenca alta del río Madera, amenazada por la contaminación minera y agroindustrial y por la construcción de mega represas hidroeléctricas.

Los delfines de los ríos amazónicos fueron descubiertos en 1832 por el investigador francés Alcides D’Orbigny. Se pensaba que el delfín boliviano era una subespecie del cetáceo de río denominado Inia geoffrensis que habita en los ríos de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Sin embargo, tras analizar sus características genéticas y morfológicas, los científicos concluyeron que el delfín Inia geoffrensis boliviensis es una especie única y endémica de la región amazónica boliviana.

El delfín o bufeo Inia boliviensis es una especie de mamífero acuático que habita principalmente en las sub cuencas de los ríos Mamoré, Iténez y Abuna, en la cuenca alta del río Madera. Se caracteriza por su hocico largo, ojos pequeños y su dentadura heterodonta con dos tipos de dientes (cónicos y molares).

Se trata del cetáceo de río más grande: los adultos machos llegan a medir hasta 2,7 metros y a pesar entre 85 y 160 kilogramos. Poseen un cuerpo robusto y extremadamente flexible, ya que sus vértebras cervicales sueltas les permiten doblarse, torcerse, enrollarse e internarse en los bosques inundados de la Amazonía para buscar alimento.

“Es uno de los tesoros de Bolivia al ser una especie de delfín única en el país y en el mundo, y podría convertirse en un ‘embajador’ o emblema para la conservación de su ecosistema”, destacó el presidente de la Comisión Región Amazónica, Tierra, Territorio, Agua, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados Rubén Darío Rojo (CN).

La Comisión presidida por Rojo presentó un proyecto de Ley que declara patrimonio natural de Bolivia al Bufeo o Delfín de Agua Dulce (Inia Boliviensis), una especie endémica inscrita en el Libro Rojo de los Vertebrados de Bolivia, con el objetivo de establecer medidas para la conservación, cuidado y protección de la especie.

La deforestación, la sobrepesca, la contaminación de ríos por el uso de agroquímicos y la degradación de ecosistemas por la construcción de enormes plantas hidroeléctricas son las principales amenazas para este mamífero que habita en los ríos de los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando.

Según el diputado Rojo, “los delfines de río están seriamente amenazados y en peligro de extinción en otros continentes como Asia; sin embargo, Sudamérica y particularmente Bolivia todavía cuentan con poblaciones de delfines de río en relativo buen estado de conservación”.

El pasado 7 de septiembre, el diputado Rubén Darío Rojo (CN) presentó la película el “Rescate del Inia Boliviensis” en el Centro Cultural Franco Alemán, y resaltó que el bufeo es uno de los cetáceos más inteligentes, siendo un símbolo nacional de los bolivianos.

Este 18 el septiembre el Presidente Evo Morales promulgó en Trinidad la Ley de protección del delfín de agua dulce, declarado patrimonio natural del Estado Plurinacional de Bolivia.