1.- Bolivia se ha caracterizado en su desenvolvimiento económico, como un país de capitalismo atrasado, integrada a la economía mundial como un país productor de materias primas (en lo fundamental), uno de los sectores más importantes a lo largo de su historia es la explotación de minerales, en ciertos periodos históricos Bolivia fue considerado como país monoproductor.
El grado de industrialización en el sector minero es incipiente, algunos minerales son tratados en algunas fundiciones en Bolivia, -estaño, bismuto y algo de plomo- la gran mayoría sale como concentrados a los mercados internacionales (centralmente son cuatro países los destinatarios de nuestra exportaciones de minerales, Corea del Sur, Japón, Suiza y Estados Unidos, etc.). Las fundiciones en Bolivia en funcionamiento están bajo el control de la COMIBOL y datan del periodo de la minería nacionalizada. (1952-1985) Del total del volumen de la producción en el sector minero, cuatro grandes unidades productivas (San Cristóbal, San Bartolomé, San Vicente y las minas de Sinchy Huayra) son las que hegemonizan y concentran la producción. Del valor de la producción el 55.6 por ciento viene de la Minería Mediana que controla las grandes mega-mineras; 37.7 por ciento de Minería Chica y Cooperativa y sólo 6.7 por ciento de minería controlada por el Estado. Las versiones de la burguesía y su gobierno, voceros de la mega mineras, en torno a la inestabilidad de las inversiones no tienen asidero en la realidad.

2.- En el conflicto inicial de la mina Colquiri, por tanto se expreso la contradicción fundamental de la estructura económica dominante del sector: la contradicción entre el gran capital minero (Sinchi Wayra Gleen Core) y los obreros asalariados, quienes lograron labrar alianzas –incluso con el sector coorperativista genuino- para enfrentar a la mega patronal de Sinchi Wayra Gleen Core, e imponer la nacionalización (aunque parcial) de la mina Colquiri.

3. El gobierno desde el inicio ha actuado en función a mantener y preservar la inversión transnacional, solo la presión y movilización de los trabajadores asalariados impuso una nacionalización parcial de Colquiri. En tal sentido el gobierno del MAS ha tenido que someterse a la voluntad obrera de nacionalizar los yacimientos de la mega minera Glen Core, pero dejando varios vacíos para regimentar la nacionalización y explotar contradicciones latentes a lo largo del país entre el sector asalariado y los mineros cooperativistas (pequeño propietarios).

4. Los cooperativistas son sectores pequeño propietarios, que son subcontratados por la mega minera, o que proveen sus cargas a las mega mineras y comercializadoras de minerales, son ya largos años desde la relocalización-despido de mineros de 1985, mineros asalariados que fueron a engrosar las miles de cooperativas, son décadas de construcción de compromisos con los que monopolizan la producción y comercialización minera boliviana por parte de los cooperativistas, que han sido subordinados en la producción capitalista minera mundial. En tales casos, los cooperativistas son fuerza de trabajo barata para las mega-patronal minera, los cooperachos han demostrado ser relativamente, sus escudos de defensa. El MAS, en este contexto y siguiendo las recomendaciones de reformistas y derechistas ha intentado aprovechando los precios altos de minerales y el crecimiento de la producción en este sector, aumentar algunos impuestos, los cuales no ha podido prosperar por la acción coordinada entre las mega-mineras y los cooperativistas.

En el caso de Colquiri, ha quedado en evidencia que los cooperativistas de la 26 de Febrero, actúan en consonancia con alguna empresa extranjera como ha sido denunciado, “que bajo el argumento de conseguir financiamiento, “los cooperativistas pretenden dar la veta Rosario en coarriendo a una empresa extranjera”.(erbol)

5. En ningún momento debemos ver a los cooperachos genuinos como enemigos, ese sería un graso error. Dado que el enemigo fundamental y central sigue siendo las mega-mineras que monopolizan la producción y explotación de minerales en Bolivia. Como obreros, llamamos a los trabajadores asalariados y trabajadores del país a cerrar filas en defensa de la nacionalización de Colquiri, en la reversión del 100% de la operación minera a manos del Estado, bajo control de los trabajadores. La nacionalización de Colquiri, ha incrementado la masa del ejercito de obreros asalariados de 300 a 1500 en esa operación minera, donde los cooperativistas, una gran mayoría han ingresado a trabajar. LA NACIONALIZACION DE COLQUIRI FUE UN LOGRO POLÍTICO DEL ASALARIADO MINERO DE COLQUIRI. Se ha abierto una brecha, una perforación profunda, para proyectar el rajo de la nacionalización plena de todas las MEGA-MINERAS. Los mineros han planteado que la verdadera lucha antiimperialista, es la lucha frente a las transnacionales, no sólo mineras, sino petroleras, manufactureras, agroindustriales y otras que tienen presencia en el país.

6. La unificación entre cooperativistas, los genuinos cooperativistas, con los asalariados mineros, es clave a la hora de enfrentarnos frente a las mega-mineras. O caso contrario, las MEGA-MINERAS, estrellarán a los cooperachos en contra del pueblo boliviano, con el sólo hecho de defender sus intereses, como lo han pretendido hacer con los cooperativistas de Colquiri. Compartimos la advertencia que ha lanzado el Sindicato de Trabajadores de Huanuani : “La experiencia del 2006 en Huanuni nos da derecho a advertir al Gobierno que su indecisión ocasionará el estallido de una bomba de tiempo con lamentables y sangrientas consecuencias”. Es urgente la nacionalización del total de los yacimientos al Estado.

7. Esta lucha ha aperturado una mirada más amplia y extensa de la lucha económica y política obrera, por el control de las riquezas naturales del país. Esta lucha ha delineado cual es el rumbo que debemos asumir frente a las transnacionales mineras. En tal sentido, debemos tener la capacidad de asociar los problemas de Mallku Khota, y de todos los yacimientos mineros que están en manos de las mega-mineras: San Cristóbal. Manquiri, San Vicente, toda Sinchi Wayra, otras, por la nacionalización sin indemnización.

8. Los mineros, ayer, y hoy, deben ser la vanguardia política de todos los trabajadores y obreros del país, pero esta vez, debemos proyectar nuestra lucha para destruir al estado capitalista, e instaurar un Estado Obrero y proyectar nuestra lucha a escala internacional.

9. Desde la lucha concreta de Colquiri, se proyecta la unificación práctica de la lucha por el control de las riquezas mineras, frente a los intereses de las mega-mineras, del capital. En tal sentido, la unificación de los trabajadores mineros, de los obreros asalariados, de los campesinos, está planteada, frente a los intereses de las transnacionales.

10.LA NACIONALIZACIÓN DE LA MINAS ES EJERCER CONTROL DE LOS YACIMIENTOS MINEROS, DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN, DE LOS CAPITALES MINEROS, Y DEL ESTADO MISMO. LOS MINEROS ASALARIADOS DEBEMOS SER CONSCIENTES DE CÓMO ADMINISTRAR EL EXCEDENTE ECONOMICO PRODUCTO DEL SUDOR, DE NUESTRO SACRIFICIO, DE NUESTRA FUERZA DE TRABAJO. ESTO ES LO QUE HEMOS LOGRADO, EN UNA PRIMERA INSTANCIA, QUE LA MEGA MINERA DE SINCHI WAYRA-GEL CORE, YA NO SE LLEVE EL SUDOR DE NUESTRO SACRIFICIO A SUIZA. Debemos ahora dar un paso más.

11. Los trabajadores mineros, deben proyectar EJERCER EL CONTROL OBRERO PRODUCTIVO A LA COMIBOL, PARA QUE LA COMIBOL NO DESPILFARRE EL SUDOR DE NUESTRO TRABAJO. ESTO PERMITE A LA VEZ, LA TRANSFORMACIÓN DE LA COMIBOL COMO TAREA INMEDIATA. Tenemos además que imponer EL MONOPOLIO DE LA COMERCIALIZACION DE MINERALES.

¡VIVA LA NACIONALIZACIÓN DEL 100% DE COLQUIRI, ABAJO EL DECRETO SUPREMO 1337!

* Documento redactado sobre la base de uno del Partido Socialista Unificado de los Trabajadores de Bolivia.