En Affile, un pequeño pueblo a 80 kilómetros de Roma, el alcalde que es un militante del Partido de la Libertad de Silvio Berlusconi, ha inaugurado el mausoleo dedicado al General Rodolfo Graziani, un ex jerarca fascista, acusado y condenado por crimenes de guerra.

El general Rodolfo Graziani fue llamado “el carnicero” por la feroz represión militar en las dos campañas italianas de colonización en Etiopia y Libia entre los años 1920-1930.

Fue nombrado Ministro de Guerra de la “República Social Italiana de Salò”, en el Norte de Italia, que Adolfo Hitler obligó a fundar a Benito Mussolini después de su liberación, luego de ser destituído y arrestado en Roma el 25 de Julio de 1943 por el Gran Consejo Fascista.

Después del armisticio del 8 de septiembre de 1943, en el que Italia se convirtió en aliado y los alemanes en enemigos, empezó la guerra de “liberación”, aliados y partisanos de una parte y nazi-fascistas mussolinianos por el otro. El General Graziani se distinguió por la lucha contra los partisanos de la resistencia con ese su estilo feroz y sanguinario que siempre lo ha distinguido. Terminada la guerra fue condenado por los Tribunales de Italia a 20 años de cárcel

El mauseoleo es un paralelepípedo en estilo fascista, con dos palabras sobre la puerta “Patria y Honor”, en el centro del local, sobre un pedestal, el busto del exjerarca fascista.

La obra fue financiada con un fondo regional destinado a obras públicas, Affile recibió 180.000 Euros para condicionar un parque con un sagrario dedicado “al soldado de Italia”, una expresión que comprende a todos los soldados italianos que murieron en todas las guerras de independencia defendiendo a la Patria. Al terminar la obra, quedó claro que aquel impersonal “soldado de Italia” se refería a una persona sola, al “General Rodolfo Graziani”.