Las entidades bancarias y casas de cambio pagarán 0,70% de Impuesto a la Venta de Moneda Extranjera (IVME) por la comercialización de dólares, dispone el proyecto de Ley de Modificaciones al Presupuesto General del Estado (PGE) presentado por el Ministerio de Economía a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

La viceministra de Política Tributaria Gabriela Mendoza afirmó que la ampliación del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) que está en proceso de aprobación en la ALP castiga el uso del dólar y promueve el proceso de bolivianización en todas las transacciones económicas y financieras. El ministro de Economía y Finanzas Públicas Luis Arce informó que el IVME forma parte del proyecto de ley enviado a la ALP para su consideración.

El ministro Arce explicó que la alícuota del IVME se aplicará a cualquier venta dólares que realicen las entidades bancarias o casas de cambio, transacciones que serán reguladas por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI). Aclaró que pagarán el impuesto las entidades que vendan dólares y no así quienes compren la moneda norteamericana. “La entidad bancaria puede comprar dólares, eso no está gravado, no se grava la compra, se grava la venta”, remarcó.

El Ministro aseguró que el objetivo principal del nuevo impuesto no es recaudar más sino profundizar aún más el proceso de bolivianización de la economía, y sobre todo redistribuir los ingresos de las entidades financieras, que en la gestión 2011 generaron alrededor de 575 millones de bolivianos por la venta de monedas extranjeras. En ese marco, “nos parece absolutamente justo que el Tesoro General de la Nación, de un negocio tan lucrativo como es la compra y venta de dólares, pueda participar de una partecita”, explicó la autoridad a la agencia ABI.

Precisó que los ingresos recaudados por el nuevo impuesto no significarán una cifra “importante” para las arcas estatales: “La recaudación estimada de esto es más o menos 140 millones de bolivianos al año, aproximadamente 20 millones de dólares”. En 2011 la recaudación tributaria por concepto del ITF alcanzó 0,9% de los ingresos tributarios, equivalente a 379.5 millones de bolivianos.

Arce abogó en repertidas oportunidades por el uso del boliviano en las operaciones comerciales y depósitos bancarios, en lugar del dólar para evitar pérdidas. “La gente que tiene sus depósitos en dólares seguirá teniendo sus depósitos en dólares, pero su riesgo y la pérdida que tengan no echen la culpa al gobierno nacional, es su responsabilidad. Nosotros hemos dicho que hay que apostar al boliviano y creo que la gente que nos ha hecho caso ha ganado”, dijo.

El BCB desincentiva el uso del dólar

El Banco Central de Bolivia (BCB) dispuso un aumento gradual del encaje legal para los depósitos en dólares en el sistema financiero como parte del proceso de apreciación del boliviano. Se prevé que por cada 100 dólares captados, los bancos tendrán que encajar hasta el 64% hasta el año 2016. El presidente del BCB Marcelo Zabalaga consideró que esa medida vigente desde abril hará que las entidades bancarias, financieras, cooperativas y mutuales se interesen menos en realizar operaciones en dólares y valoren más la moneda nacional.

Por otro lado, el BCB modificó el reglamento sobre el dispendio de billetes en cajeros automáticos estableciendo que “en sitios en los cuales las entidades financieras cuenten sólo con un cajero automático, están obligadas a distribuir billetes de 10, de 20, de 50 y de 100 bolivianos, a través de todos sus cajeros automáticos”. También señala que “en sitios en los cuales las entidades financieras cuenten con dos o más cajeros automáticos podrán disponer que uno de los cajeros distribuya billetes de los cortes de 10 y 20 bolivianos obligatoriamente, y billetes de los cortes de 50 ó 100 bolivianos alternativamente”.

En el caso de aeropuertos, terminales terrestres, portuarias y lugares fronterizos, el BCB determinó que “las entidades financieras están obligadas a distribuir en los cajeros automáticos, billetes de los cortes de 10 y 20 bolivianos, y billetes de los cortes de 50 ó 100 bolivianos alternativamente”.

El BCB dejó en claro que esa medida vigente desde el 2 de julio “no contempla ninguna prohibición de uso de moneda extranjera” y que, por el contrario, “promueve que en los lugares donde se necesite transar en dólares estadounidenses (aeropuertos, terminales terrestres, portuarias y lugares fronterizos) exista efectivo en moneda extranjera”. Según el ente emisor, el propósito es facilitar y garantizar la disponibilidad de billetes de corte menor de la moneda nacional para las transacciones, debido a la alta demanda del público.

Según la viceministra de Política Tributaria Gabriela Mendoza, las “exitosas medidas” aplicadas en el país desde 2006 permitieron que la bolivianización alcance al 72% en el caso de créditos, y hasta 65% en depósitos, superando a los índices registrados en 2005, cuando la bolivianización sólo llegaba a 8% en créditos y 16% en depósitos. El presidente del BCB prevé que en esta gestión se llegará al 75% en la bolivianización del sistema financiero nacional.

“El año pasado hemos subido un 11% de la bolivianización, hemos pasado de 58% a 69% de bolivianización que era muy interesante en términos de captación. Hemos querido pensar más prudentemente este año y llegaremos al 75% de bolivianización de cartera”, dijo Marcelo Zabalaga y vaticinó que “a este paso seguramente llegaremos a 80 y 90% los próximos años, pero no hay un dato todavía porque no sabemos hasta qué punto puede que haya un porcentaje ‘incomprimible‘ de dolarización”.