Hanoi y Beijin (PL). Un lagarto psicodélico y un mono con un “peinado” a lo Elvis Presley destacan entre 208 especies descubiertas en el multinacional río Mekong, que desemboca en Vietnam. En los bosques y selvas montañosas de China sobresale por su rareza el mono langur en peligro de extinción.

Resulta tan difícil imaginarse a un simio cantando “Jailhouse Rock” como a un reptil levitando el sopor del ácido lisérgico, pero las similitudes eran demasiado evidentes como para obviarlas. Así presentó a estas especies el Fondo Mundial de Vida Salvaje (WWF en inglés) en su más reciente informe, que incluye otras rarezas como una serpiente que se reproduce por clonación. (1)

También fue capturado en febrero de este año un extraño buitre carnívoro que inquieta a los residentes de una comuna montañosa de la provincia Son La. Un aldeano de 62 años halló al ave de 7,5 kilogramos en una charca cercana a su casa, y asegura que traga casi un kilo y medio de carne a diario. Cuando el insólito ejemplar extiende sus alas mide 2,8 metros, y según un guardabosques de la provincia, el ave a todas luces de rapiña nunca ha sido vista en el norte del país.

En octubre del año pasado pobladores de la comuna Thuong Hoa, en la provincia de Quang Binh, capturaron un ejemplar de la rata de roca laosiana, catalogada como un fósil viviente, pues se consideraba extinta hace millones de años. El ejemplar de nombre científico Laonastes aenigmamus mide 25 centímetros de largo, tiene cola de ardilla y pelo negro liso. Un mes antes expertos de la Organización Internacional de Fauna y Flora descubrieron dos ejemplares de rata de roca laosiana en la misma zona, ratificando la insólita biodiversidad del Parque Nacional Phong Nha-Ke Bang, célebre también por sus cavernas.

Sin embargo, la rica biodiversidad del río Mekong, un ecosistema que nace en China y cubre Myanmar, Tailandia, Laos, Cambodia y Vietnam, sobrevive con la amenaza de factores naturales, pero sobre todo humanos. La pérdida del hábitat por la deforestación, la sobrepoblación, el cambio climático y la cacería ilegal provocan la reducción de las especies a niveles alarmantes, rozando con la extinción.

Por ejemplo, en zonas montañosas de las provincias vietnamitas de An Giang y Kien Giang, en pleno Delta del Mekong, prolifera la caza ilegal para vender las exóticas carnes en tugurios locales. La carne de aves salvajes, tortugas, monos, ardillas, camaleones y cerdos montañeses es vendida a altos precios por su rareza, algo peculiar en este país donde el perro es un plato gourmet.

En las comunas deltaicas las tortugas son vendidas a unos 25 dólares el kilogramo, y hasta son exportadas. De hecho, el mencionado anfibio que se auto-clona fue descubierto por un científico en el menú de una cantina anónima del Delta, donde era sorbido en sopas, entre tragos de cerveza o licor de arroz. El asunto inquieta a los ecologistas y el gobierno intenta frenar un problema que tiene mucho de cultural, pues como reza el refrán, aquí se comen cualquier animal que vuele, camine o se arrastre.

En territorio vietnamita hay siete reservas mundiales de la biosfera, 16 zonas oceánicas protegidas y siete parques nacionales, cuya sobreexplotación podría resultar fatal, según Du Van Toan, experto del Instituto de Investigación y Gestión del Mar e Islas. Las autoridades se preocupan por especies endémicas y particularmente amenazadas, como algunos tigres y elefantes salvajes, el delfín del Mekong y el pez gato gigante. “Esta es una región extraordinariamente rica en biodiversidad, pero también una zona extremadamente frágil”, alertó la directora de Comunicación de WWF en el Gran Mekong Sarah Bladen. (2)

En octubre del año pasado Vietnam perdió su último rinoceronte de Java, del cual queda medio centenar de ejemplares en Indonesia, y los proyectos hidroeléctricos en el Mekong son poco alentadores. China, Laos, Tailandia y Cambodia planean construir represas en la cuenca del Mekong para cubrir sus crecientes demandas energéticas, a despecho del impacto ecológico que tendrá el estancamiento del agua.

Monos raros de las alturas de China

Dentro de la gran variedad de especies de animales exóticos existentes en los bosques y selvas montañosas de China, una llama la atención por su rareza, los langures, la mayoría en peligro de extinción en el mundo. Pertenecientes a la familia Cercopithecidae y dentro de ésta a los colobinos (Colobinae), las poblaciones de esos primates se clasifican en la sección de los Monos del Viejo Mundo (Catarrhini), para diferenciarlos de los del Nuevo Mundo (platyrrhini). Los primeros, nativos de África y Asia, y los segundos de América.

En China es muy conocido el langur chato dorado por la presencia de algunos ejemplares en los principales zoológicos del país y su peculiar nariz respingada y ñata, pelaje largo y rubio y cara azulada. Posee además las características propias de los colobinos como una cola bien larga, extremidades anteriores más cortas que las posteriores, dedo pulgar de las manos reducido o ausente, espacio ancho entre los ojos y estómago adaptado para digerir hojas, sustento fundamental de la mayoría de esa subfamilia.

Su distribución se limita a las montañas Hengduan, de las vecinas provincias de Sichuan y Gansu, así como a las de Qinling y Shennongjia, de los territorios de Shaanxi y Hubei, respectivamente, que se encuentran todas al norte del río Yangtsé y sur del Amarillo. De hábitos arborícolas, este animal endémico de China habita – dentro de su área geográfica- en los bosques ubicados en elevaciones de 1.500 a 3.500 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Los machos suelen estar en tierra la mitad del día, en tanto las hembras y las crías menos tiempo. Es el único mono que tolera la presencia habitual de nieve, de acuerdo con la literatura. Un dato curioso de esta especie, nombrada científicamente Rhinopithecus roxellana, es que llegan a vivir en tropas de hasta 600 individuos, que se dividen en grupos más pequeños en los que domina un macho con su harén de cinco a seis hembras y sus crías. Las hembras son las encargadas del cuidado de los jóvenes, que alcanzan la madurez a los cuatro años en el caso de los de su género y a los siete en el del contrario.

Amenazados por la deforestación y la caza furtiva debido a sus pieles brillantes, estos primates, al igual que el panda gigante, son considerados “tesoros nacionales” de China y están colocados bajo máxima protección estatal. Tanto es así que en febrero pasado se creó un centro de investigación y protección de la especie en la Reserva Natural de Shennongjia, en la central provincia de Hubei, con la cual se espera promover además los intercambios y la cooperación internacional.

El langur gris de nariz chata (Rhinopithecus brelichi), también es otro primate de la misma familia endémica de esta nación, conocido como el mono de pelo dorado de Guizhou o mono gris de pelo dorado. De las tres especies de nariz chata de China, ésta es la más amenazada, aunque legalmente está protegida. Su rango de distribución se limita únicamente a la Reserva Natural de las Montañas Fanjingh Wuling y a las colinas de la provincia de Guizhou. (3)

Por su parte, el langur negro de nariz chata (Rhinopithecus bieti), igualmente endémico de China, es identificado por los lugareños como el mono de pelo dorado de Yunnan o mono negro de pelo dorado. Es grande, robusto y peludo. A pesar de su carácter morfológico distintivo y su biología es una de las especies menos conocidas de primates, desde cierto punto de vista por la falta de información resultado de las condiciones de investigación difícil.

Aunque aparece como protegido desde los años 70, permaneció en estado casi enigmático por su estilo de vida seminómada, naturaleza elusiva y hábitat inhóspito, hasta la década de 1990, cuando fue nombrado mascota de la Expo Mundial de Horticultura de Kunming (capital de la suroccidental provincia de Yunnan), en 1999.

Vive en laderas muy empinadas, impenetrables matorrales de bambú, en un clima de frío y nieve en invierno, así como húmedo con niebla y mínima visibilidad en verano. Sin embargo, en los últimos años creció el conocimiento de su comportamiento y ecología. Aunque su rango de distribución actual se limita a la cordillera Yunnan, parte de las montañas Hengduan, se sabe que su hábitat es más bien templado con bosques de coníferas (en forma de conos) o de hojas caducas o perennes.

Solo una población total de menos de dos mil animales dividida en 17 grupos de 20 y 60 individuos de un solo núcleo, cada uno en un área de entre 20 y 135 kilómetros cuadrados, ha sobrevivido en el noroeste provincial y las regiones vecinas en la Prefectura Autónoma de Tíbet. Se nutre de líquenes y otros alimentos disponibles estacionalmente y mora en elevaciones de tres mil a 4.500 msnm.

En tanto, en octubre de 2011 y marzo de 2012 se logró fotografiar y grabar, respectivamente, una nueva variedad de mono de nariz chata en la Reserva Natural de la Montaña Gaoligong de la Prefectura Autónoma de la étnia Lisu de Nujiang, en el suroeste de Yunnan. Identificada por investigadores chinos como Rhinopithecus strykeri, la especie fue descubierta por primera vez en 2010 en Myanmar. Long Yongcheng, científico jefe para el programa de Conservación de la Naturaleza de China, dijo que la han nombrado Nujiang en chino para sensibilizar a la población local acerca de su protección.

Con pelaje negro en el cuerpo, piel blanca en el rostro y mechones de ese color en las orejas, la barba y la zona perineal, los animales hallados aquí pesan de 20 y 30 kilogramos y miden 1,2 metros de largo. Los investigadores avistaron entre 50 y 100 ejemplares de ese tipo en marzo, pero se necesitan más estudios para revelar la población exacta y su hábitat, acotó Long, también director del Grupo de especialistas de primates de China.

El de Myanmar, país fronterizo con Yunnan, es muy escuchado por sus estornudos cuando llueve debido a sus fosas nasales al descubierto. Pruebas de ADN en muestras de piel y excrementos dejados por los animales de Yunnan y realizadas por investigadores chinos demostraron un 98,2%de similitud con la secuencia de nucleótido de esa molécula de los del vecino país. Ante estas evidencias, pidieron medidas urgentes del gobierno para mejorar su protección y poner fin a las actividades de caza por parte de los residentes que desconocen su estado en peligro de extinción. (4)

Otro mono raro que vale la pena destacar, aunque no de nariz chata, es el langur de cabeza blanca (Trachypithecus poliocephalus leucocephalus), también amenazado y endémico de China. Según se anunció en febrero pasado, su población registró un aumento significativo en la última década en el suroeste de la región autónoma zhuang de Guangxi, donde fue hallado por primera vez en 1952.

Un informe sobre un estudio reciente indica que el número actual de ese tipo de primate en la zona es de 937, de los cuales 858 viven en una reserva natural establecida en 2005, en un esfuerzo por preservar la flora y fauna en peligro del lugar. En 2003, en la región donde fue creada el área protegida, había 598 de estos ejemplares, de temperamento apacible, pelo blanco en su cabeza y cola, pero negro en el cuerpo y extremidades.

Notas:

1. Fue descubierta en las junglas del sur de Vietnam una rana vampiro de unos cinco centímetros de largo. Un par de colmillos negros y duros de los renacuajos, que salen del interior de su boca, llamó la atención de los científicos, pues por primera vez se observan esos dientes en las larvas de estos animales. En el país asiático ubicaron además a un murciélago bautizado como Belcebú por su diabólica coloración: cabeza negra y lomo peludo oscuro que contrasta con su blanco abdomen.

2. La comunidad científica de Vietnam reclama más variedad y eficiencia en las medidas para proteger los recursos marinos del país, ya que la contaminación medioambiental, la acelerada urbanización y el cambio climático ponen en peligro un área marítima superior al millón de kilómetros cuadrados y 20 ecosistemas. Por ejemplo, hace un lustro ya un 80% de los arrecifes coralinos corrían peligro de extinción, la mitad de ellos en un nivel alarmante que obligó a tomar medidas inmediatas para garantizar la supervivencia de unas 11 mil especies y dos mil tipos de peces. Pescadores del río Mekong están alarmados por la muerte de camarones, un fenómeno reciente que se atribuye al empleo indebido de productos químicos en los viveros instalados en la caudalosa arteria fluvial que constituye una importante fuente alimentaria y un rubro de exportación de Vietnam. El comité popular de la comuna de Long Nam, en el sur del país, reportó la pérdida de 220 mil camarones jóvenes en el 90% de una superficie de 620 hectáreas dedicada a esa línea de producción acuícula. Los pescadores admiten haber utilizado fórmulas químicas industriales que, a la larga, resultaron contraproducentes. Los conocedores explican que la especie muere a causa de atrofias en el hígado y el páncreas.

3. La población del primate dorado de Guizhou se incrementó de 300 en la década del 80 a entre 750 y 800 en la actualidad. Alrededor de 1,6 millones de dólares se invirtieron en los últimos 10 años en la Reserva Natural de la Montaña Fanjing, de la ciudad de Tongren, para preservar los bosques y fortalecer la estabilidad de ese entorno, donde vive la referida especie en peligro de extinción. Esa región boscosa subtropical situada a una altitud de entre mil y 1.800 metros también acoge a otras especies raras y amenazadas de animales y plantas como el oso negro y la Abies fanjingshanensis, una conífera de la familia Pinaceae endémica de China.

4. Un ejemplar de una subespecie de monos langur, considerada extinta desde 2004, fue hallada en la isla de Borneo en el sureste asiático. Catalogados por la comunidad científica como primates raros, de manera general habitan en las Islas de la Sonda (Java, Sumatra) y en la península malaya, destaca un artículo publicado en American Journal of Primatology. La especie enfrenta los serios problemas medioambientales como la deforestación causada por la expansión de las plantaciones de palma aceitera y la extracción de carbón.

* Corresponsales de Prensa Latina en Vietnam y China.