En 2005 vivía en la extrema pobreza el 38% de los bolivianos y bolivianas, y seis años después los indigentes constituyen el 24% de la población nacional, informó la ministra de Planificación del Desarrollo Viviana Caro. Eso significa que durante el primer y segundo gobierno del Presidente Evo Morales, el porcentaje de población en pobreza extrema se redujo 14%.

Antes de 2006, 38 de cada 100 bolivianos padecían hambre o contaban con menos de un dólar de ingreso diario para sobrevivir. Seis años después, 24 de cada 100 bolivianos continúan sumidos en la pobreza extrema, lo que significa que 14 de cada 100 ciudadanos han superado la extrema indefensión, destacó Caro en una entrevista con radio Patria Nueva y Bolivia TV.

El ministro de Economía y Finanzas Luis Arce precisó que en los últimos seis años el índice de pobreza extrema bajó 10% en el área urbana y 20% en el área rural, gracias a los Bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy de Padilla y la Renta Dignidad, y otros beneficios sociales como las tarifas eléctricas subvencionadas y los programa “Mi Agua” y “Bolivia Cambia, Evo cumple”.

Según datos oficiales, la extrema pobreza en el área urbana bajó del 24% en 2005 al 14% hasta diciembre de 2011; mientras que en el área rural la reducción fue de 63% a 43% en el mismo período. Esos datos revelan que al menos 600 mil bolivianos salieron de la pobreza extrema en los últimos años, estimó el Presidente Morales.

“Estas cifras hacen pensar que es un objetivo alcanzable eliminar la extrema pobreza en el plazo señalado (hasta 2025) y haciendo un ejercicio aritmético podría eliminarse en 12 años; no es una utopía, es un realidad”, aseveró el ministro Arce. Caro también cree que es posible eliminar totalmente la extrema pobreza en el mediano plazo: “En Bolivia no habrá ninguna persona que viva en pobreza extrema después de 2025; esa es una meta importante que nos estamos trazando como Estado, no como gobierno solamente”.

El Presidente Morales planteó una Agenda de desarrollo con el objetivo fundamental de erradicar la extrema pobreza hasta 2025, el año del Bicentenario de la República. La agenda lanzada el 6 de agosto tiene cinco ejes: Erradicación de la pobreza, acceso a servicios básicos, industrialización, soberanía alimentaria y tecnológica.

Una de las metas es lograr la autosuficiencia alimentaria y a la vez incrementar la exportación de alimentos. “Se hará los esfuerzos necesarios sobre la base de logros como el hecho de que el país dejó de ser importador de productos para convertirse, por ejemplo, en un exportador de arroz, maíz, azúcar, girasol, soya e incluso carne en los últimos años”, destacó Caro.

Son objetivos principales de la Agenda que toda materia prima sea exportada con valor agregado, y que todos los bolivianos cuenten con seis servicios básicos indispensables, como son el agua potable, alcantarillado, electricidad, comunicaciones, salud y educación. Para ello el país requiere “serías inversiones” en las áreas de hidrocarburos, minería, electricidad y litio.

El Presidente Morales dijo que la Agenda patriótica ha sido aprobada por todos los organismos internacionales, entre ellos la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial. La secretaria ejecutiva de la Cepal Alicia Bárcena y la representante de la ONU en Bolivia Yoriko Yasukawa ponderaron especialmente los avances registrados en las áreas de educación y salud.

Barcena destacó sobre todo los esfuerzos del gobierno de Morales por disminuir la brecha entre ricos y pobres, y los índices de pobreza y extrema pobreza, mientras que Yasukawa valoró las mejoras en el Índice de Desarrollo Humano (IDH). El PNUD confirmó que el IDH de Bolivia mejoró de 0,660 a 0,663 entre 2010 y 2011, clasificando en el grupo de países con desarrollo medio.

Por otro lado, el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe Hasan Tuluy reiteró que ese organismo,que otorgó a Bolivia créditos por 450 millones de dólares, “está de acuerdo con las sólidas políticas para eliminar la extrema pobreza, una buena política y un buen objetivo que desea apoyar”.

La ministra Caro destacó que Tuluy haya iniciado una gira latinoamericana en Bolivia, lo que a su juicio es un “elemento importante porque en el país tenemos proyectos que han tenido mucho éxito dentro del Banco como el tema de alianzas rurales y de desarrollo de tecnologías”.