La ministra de Comunicación Amanda Dávila iniciará una “querella criminal” contra la Agencia de Noticias Fides (ANF), acusada de “calumniar y difamar” al Presidente Evo Morales, confirmó el ministro de Gobierno Carlos Romero. ANF tiene “una actitud muy perversa”, se quejó el gobierno del MAS.

El gobierno está muy molesto y preocupado por la actitud de la agencia ANF, “que de manera sistemática viene distorsionando las declaraciones de las autoridades”, y reproduce informaciones con sentido “malicioso, tendencioso y provocador”, declaró la Ministra de Comunicación.

Dávila recordó que hace menos de 72 horas ANF “me hizo decir que el gobierno boliviano estaba analizando la posibilidad de despenalizar el uso de marihuana en Bolivia, cuando lo que yo había dicho es que Uruguay estaba analizando esa posibilidad”; y el miércoles interpretó “de manera maliciosa y tendenciosa que el Presidente dijo que los cruceños son flojos”.

“Acá hay una actitud muy perversa porque en lugar de que la agencia de noticias, que comete este error, rectifique por sí sola, lo que le corresponde por ética, lo que obliga es hacer este tipo de aclaraciones que además provocan otra noticia señalando que estamos nosotros rectificando, cuando lo correcto debería ser que el medio de comunicación , sin ningún tipo de pedido, aclare esta situación”, se quejó Dávila, refiriéndose a la “tendenciosa noticia” sobre la legalización de la marihuana, “que casualmente ha salido en el periódico Página Siete y también en el periódico El Diario”.

Además, la Ministra acusó a ANF de tergiversar un discurso pronunciado por Evo Morales el miércoles en Tiwanacu, y hacer decir al Presidente “de manera maliciosa y tendenciosa” que “si se hambrea en oriente es por flojera”, citando de manera descontextualizada un solo un párrafo de su extensa alocución.

“En el oriente boliviano, donde todo el año se produce (bienes agrícolas), yo digo solamente por falta de voluntad podemos ser tan pobres o no poder tener alimento, mientras que en el Altiplano es diferente; si hay helada, si no hay lluvia, si hay granizada, no hay alimento; es una verdad eso, pero en el oriente no, sólo por flojos podemos hambrear”, dijo Morales el miércoles en Tiwanacu.

Dávila cuestionó: “¿El Presidente está diciendo a los cruceños que son flojos? Entonces acá viene la distorsión de la Agencia de Noticias Fides que (publica el párrafo) fuera de todo este contexto del que está hablando el Presidente, porque a lo largo de su discurso también hace reflexiones de cómo son los bolivianos; por ejemplo dice que deberíamos ahorrar más y no despilfarrarlo todo en las fiestas…”.

Según la ministra Dávila, ANF “distorsiona” de manera “sistemática” las declaraciones de autoridades del Ejecutivo y demuestra “una actitud muy perversa” al no rectificar sus presuntos errores por voluntad propia. “Esa es la política de sectores conservadores enemigos de este proceso histórico que vive el pueblo boliviano que quieren hacer política con esa clase de calumnias”, agregó el Ministro de Gobierno.

“Es demasiado que un Presidente que trabaja 17 y 18 horas por día de lunes a domingo sea permanentemente víctima de una serie de ataques y agresiones, seguramente por su condición de indígena que muchas veces se llegan a distorsionar sus palabras”, interpretó Carlos Romero y consideró que hay que sentar un precedente con una sanción drástica para quienes mienten y pretenden manipular conciencias con calumnias, en este caso “difamando a un pueblo tan valeroso, trabajador, honesto y ejemplar como son los pueblos del oriente, Santa Cruz especialmente”.

Por su parte, ANF admitió que puede incurrir en “errores e imprecisiones en su cobertura informativa diaria como cualquier otro medio de información, con mayor razón tratándose de un medio que trabaja contra el tiempo como es una agencia de noticias, pero se esmera en difundir una información veraz, neutral e independiente, como avala su trayectoria profesional de 49 años, y así seguirá haciéndolo”.

La agencia Fides aseguró haber cumplido con su deber periodístico de publicar el reclamo de la Ministra de Comunicación, pero rechazó terminantemente sus acusaciones en sentido de que “distorsiona” de manera “sistemática” las declaraciones de autoridades gubernamentales, de reproducir informaciones con sentido “malicioso, tendencioso y provocador” y de mantener “una actitud muy perversa” cuando se refiere al gobierno.

¿Caza de brujas?

En mayo de este año, legisladores del Movimiento al Socialismo (MAS) plantearon que el Ministerio Público, el Comité Nacional Contra el Racismo y el Viceministerio de Descolonización investiguen de oficio las manifestaciones discriminatorias y racistas contra el Presidente que circulan en las redes sociales de Internet.

“Repudiamos ese tipo de manifestaciones y expresiones racistas sobre la apariencia física, el nivel educativo y la condición de indígena del Jefe de Estado, las cuales no permiten el avance en nuestro país y buscan conservar viejas estructuras mentales neoliberales y racistas”, dijo en esa oportunidad la diputada del MAS Marianela Paco.

Paco recalcó que esas expresiones son sancionadas por la Constitución Política del Estado, la Ley de Lucha Contra el Racismo y toda forma de Discriminación y su reglamento, y también por la Ley de Telecomunicaciones, “que permite rastrear ese tipo de documentos que son públicos y validarlos como prueba ante una instancia jurisdiccional”.

“Nosotros como Bancada del MAS creemos que esas personas cobardes están utilizando el anonimato para poder difamar, denigrar e injuriar a nuestro Presidente y por eso ha salido una sugerencia de que se pueda regular ese tipo de mensajes en Internet”, reveló el diputado Juan Carlos Cejas.

Con información de ABI.