La reducción de la carga horaria en los diferentes niveles y asignaturas significa también reducción de sueldos. El gobierno pretende sacar horas para las nuevas asignaturas que incorpora el currículo de las materias troncales que ya están presupuestadas. Se confirma la denuncia en sentido de que la aplicación de la “Siñani – Pérez” afectará a los intereses económicos, sociales y profesionales del magisterio.

Las denuncias que hicieran las federaciones de trabajadores de educación urbana de La Paz, Cochabamba y Oruro en sentido de que la aplicación de la reforma educativa masista acabaría faltamente atentando contra los derechos, profesionales, sociales y económicos de los maestros, se confirma plenamente con la reciente publicación del Reglamento de la Carga Horaria para el Subsistema de Educación Regular.

La nueva carga horaria SI significará recortes de horas para los maestros de los diferentes niveles y especialidades del sistema educativo, hecho que en la práctica significará también una inevitable reducción en los ya miserables sueldos que hoy perciben. Así el gobierno procede exactamente al revés de los últimos convenios firmados con la Confederación del Sector en sentido de que gradualmente los maestros serían nivelados a 96 horas, todo esto con el cómplice silencio de los dirigentes nacionales oficialistas.

En el nivel primario, al introducirse las asignaturas de “lenguas extranjeras” y “computación”, se recortan en distintas cantidades las horas de las diferentes asignaturas troncales de los maestros de aula. Las nuevas materias que se introducirán en el currículo se convertirán en materias independientes y habrá necesidad de contratar maestros de estas especialidades, quitando parte de las 88 horas de los maestros de aula por las que actualmente les pagan.

Para el caso del nivel secundario el panorama es todavía más sombrío. En primer lugar, al igual que en primaria, el Ministerio de Educación ha incrementado dos asignaturas en el currículo (formación técnica general y formación técnica especializada), con la diferencia de que estas especialidades tienen una carga horaria mucho mayor porque el objetivo, según la reforma, es formar bachilleres “técnico – humanísticos”; el nivel de la formación de los bachilleres debe ser el de técnicos medios que, según los parámetros internacionales, se necesita una cantidad establecida de horas (dos mil seiscientas horas académicas). Esas horas extras para la formación técnica aparecen en el Reglamento de la Carga Horaria. El problema es ¿cómo piensa financiar el gobierno semejante cantidad de horas para la formación técnica? La respuesta es simple, quitar de las horas de TODAS las asignaturas de especialidad que actualmente se dictan en el nivel.

En el caso de idiomas, el gobierno dice que implementará la educación plurilingüe, sin embargo no destina ninguna hora para la materia de lenguas originarias. Para el caso de las actualmente llamadas “ciencias integradas”, el gobierno no sólo que recorta las horas de todas las asignaturas del área (química, física y biología) sino que en su diseño curricular mezcla intencionadamente los contenidos de cada una de ellas; junta, por ejemplo, física con química y peor aún, biología con geografía.

Ahora se puede entender con mucha claridad por qué el diseño curricular de la “Siañani – Pérez” junta materias y hace desaparecer algunas, como por ejemplo psicología. Bajo el pretexto de “integrar”, combina desordenadamente los contenidos (también en el caso de la biología y la geografía), todo con el único propósito de recortar horas.

Al igual que en la reforma neoliberal (Ley 1565), este gobierno subordina la necesidad pedagógica a las limitaciones presupuestarias y administrativas; pero,la picardía y la demagogia de los actuales gobernantes no tiene paralelo al pretender barnizar objetivos prosaicos como la falta de plata con adornos pedagógicos como eso del “currículo integrado” o “currículo transversal”.

Esta reforma que el gobierno pretende aplicar a rajatabla está condenada a fracasar no sólo porque es disparatada y anticientífica sino porque se pretende aplicar sin gastar un solo centavo como lo está mostrando con el nuevo Reglamento de la Carga Horaria para el Subsistema de Educación Regular.

* Dirigente del POR y de la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba.