(ABI).- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, desmintió el viernes algunas versiones periodísticas sobre un supuesto enfrentamiento entre mineros sindicalizados y cooperativistas de la mina Colquiri y aseguró que hay calma en la zona.

En conferencia de prensa dictada en Palacio de Gobierno, Romero calificó de “erradas” las informaciones de algunos medios de comunicación sobre un supuesto herido y 11 detenidos por las fuerzas del orden tras un violento enfrentamiento en Colquiri.

“Quiero inicialmente aclarar que ese extremo no responde a la verdad, lo que hemos tenido es un lamentable accidente, un cooperativista minero que desplazándose físicamente por la veta Rosario cayó en una fosa y producto de ello sufrió algunos golpes. (Él) ha sido trasladado en calidad de poli contuso por un accidente fortuito y los cooperativistas que ingresaron a la veta con el fin de tomar posesión física fueron aprehendidos por los militares que están haciendo vigilancia y control en la zona”, explicó.

Indicó que los 11 detenidos fueron entregados a la Policía Boliviana, institución que pidió la intervención del juez para determinar si hubo algún tipo de irregularidad en la presencia de esos cooperativistas.

“No ha habido ningún tipo de enfrentamiento, no hay tampoco una amenaza real de enfrentamiento en Colquiri entre trabajadores y cooperativistas, lo que simplemente existe es una polémica, una suspicacia en torno a la interpretación de los términos del convenio entre ambos sectores”, manifestó.

Romero sostuvo que ese conflicto debe ser dilucidado a partir de la intervención de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), que debe trasladarse al yacimiento y delimitar técnicamente las zonas de explotación.

“Consiguientemente garantizaremos el trabajo de los asalariados y los alcances de la veta Rosario, en los términos comprometidos con los cooperativistas de la Cooperativa 26 de Febrero”, dijo.

Asimismo, aseveró que el reporte oficial es que en la zona se registra “calma”, por lo que descartó amenazas de enfrentamientos.

“El Gobierno realiza las labores de control correspondientes en una acción combinada entre la Policía y el Ejercito”, agregó.