Potosí y La Paz (ABI).- El Presidente Evo Morales dio inicio al proceso de industrialización del litio con la inauguración de la planta semi industrial de cloruro de potasio, ubicada en Uyuni, departamento de Potosí, con una inversión de 18 millones de dólares.

“La planta semi industrial de cloruro de potasio es el inicio del proceso de industrialización de los recursos evaporíticos en Bolivia; le seguirá inmediatamente después el litio, está previsto para octubre, no importa diciembre, pero hay que acabar con carbonato de litio será importante en la industrialización”, dijo Morales.

Morales recordó que los recursos evaporíticos se encontraban en manos extranjeras, como es el caso de la empresa chilena Quiborax, que a través de su filial Non Metalic, tenía la concesión de explotación de ulexita en Uyuni. Sin embargo, luego de instaurar una política de recuperación de los recursos naturales, la compañía dejó el país, aunque también se iniciaron procesos legales contra el Estado. “Aunque tenemos una demanda, Uyuni y Coipasa es para los bolivianos, es política nacional de cómo recuperar los recursos naturales”, recalcó.

La nueva planta tiene capacidad para producir mil toneladas métricas mensuales de cloruro de potasio, aunque inicialmente arrancará con la producción de 200 toneladas del fertilizante que actualmente se cotiza en más de 475 dólares por tonelada en el mercado internacional.

La planta cuenta con 21 piscinas de evaporación para rescatar el mineral ligero, que se emplea, principalmente, en la elaboración de fertilizante. Actualmente, países como Brasil, Venezuela importan el cloruro de potasio desde Rusia para fertilizar la tierra y mejorar su producción agrícola.

La Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) informó que inicialmente la producción servirá para abastecer la demanda nacional y posteriormente se trabajará en la producción para su exportación.

El Mandatario destacó que la inversión de 18 millones de dólares para la construcción de la plata corresponda a recursos propios y no a créditos extranjeros, como también que hayan sido bolivianos quienes dieron forma a la industria con un procedimiento adecuado a la salmuera de Uyuni. El dinero también será utilizado para la construcción de la planta de carbonato de litio que estará concluida hasta fines de 2012.

Según Evo, es muy complejo desarrollar la parte científica, pues incluso las naciones, conocedoras de esta dificultad, se niegan a transferir conocimientos, por ello es necesario formar recursos humanos nacionales. El gerente de la Dirección de Recursos Evaporíticos de Comibol Alberto Echazú explicó que este trabajo demoró cuatro años, tomando en cuenta que en los dos primeros se trabajó en la investigación del procedimiento propio a desarrollar y posteriormente recién se comenzó con las tareas de construcción de la planta.

“Este es el primer paso de muchos otros que vienen, es ambicioso el programa de industrialización que dará muchos ingresos a la patria”, mencionó y adelantó que en los siguientes 80 o 90 días se entregará la planta de Llipi, donde funcionará la planta piloto de carbonato de litio.

Echazú aseguró que Bolivia dio el primer paso concreto para la industrialización de recursos evaporíticos, con la suscripción de un acuerdo con el consorcio coreano Kores Posco, para el desarrollo y producción de cátodos de ion de litio en el mega yacimiento de Uyuni.

“Hemos tenido la satisfacción de dar el primer paso concreto en asociación de la tercera fase de la estrategia de industrialización de recursos evaporíticos con la suscripción de un convenio para empezar el encadenamiento industrial que nos conduzca a las baterías”, aseguró en el programa El Pueblo es Noticia que se difunde por los medios estatales.

Explicó que la producción de cátodos de ion de litio es un “elemento importante” para la elaboración de las baterías de litio, porque equivalen casi al 40% del valor de ese producto. En esa línea, argumentó que la suscripción de ese acuerdo muestra que la estrategia de industrialización del presidente Evo Morales “no era un decir o una propaganda”. Precisó que ese emprendimiento demandará una inversión de 1,5 millones de dólares, para darle mayor valor agregado al carbonato de litio que se produce en el Salar de Uyuni, el yacimiento de litio más grande del mundo.

Por otro lado, Echazú ratificó la firma de otro contrato con la empresa china Linyi Gelon New Battery Materials Co para la provisión de una planta piloto de baterías de ión de litio, que demandará una inversión de 2,7 millones de dólares. “Esta planta piloto de baterías es una obra llave en mano que busca entrenarnos en caracterización de materiales catódicos y el armado de las baterías la electroquímica del litio para lo cual estamos preparando a nuestra gente”.

Recordó que el proceso de industrialización del litio boliviano comprende tres fases: la primera destinada a la producción piloto de carbonato de litio y semi industrial de cloruro de potasio. La segunda para implementar un plan de producción industrial de carbonato de litio y cloruro de potasio y, por último, la fabricación de materiales de cátodos, electrolitos y baterías de ión de litio.

La primera fase arrancó en 2011 con una inversión de más de 17 millones de dólares, la segunda etapa será entre 2013 y 2015 y se prevé invertir 485 millones de dólares. La tercera fase se iniciará en 2014 y aceptará socios.

Según Echazú, el mercado del litio del litio está estancado ahora. El boom del litio no es ahora ni de aquí a dos o tres años, es de aquí a unos diez años, es decir a partir de 2020. La TRU GROUP, una consultora especializada en el mercado del litio, señala que desde ahora hasta 2020 la oferta va a ser mayor que la demanda y, por lo tanto el precio va a estar medio hacia abajo.