Los medios de comunicación en Bolivia siempre han sido actores políticos con intereses específicos: Las grandes cadenas privadas responden a intereses económicos y políticos de las elites, mientras que los medios alternativos creados en los últimos 20 años representan a colectivos ciudadanos con distintos proyectos de sociedad. En ambos casos, su papel no debiera ser apaciguar o resolver conflictos, sino brindar más insumos de información para que la gente saque sus conclusiones, reflexiona la viceministra de Políticas Comunicacionales Claudia Espinoza en la siguiente entrevista con la revista gubernamental “Migraña”.

Claudia Espinoza Iturri es comunicadora con postgrado en género e interculturalidad; es parte del Colectivo de Medios Independientes Indymedia y de la Red contra el Racismo, la Discriminación y la Impunidad; trabajó en el Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza y en varios medios de comunicación, y actualmente se desempeña como viceministra de Políticas Comunicacionales del Estado Plurinacional de Bolivia.

A continuación, Espinoza analiza el rol de los medios de comunicación bolivianos en una entrevista con la revista “Migraña”, editada por la Dirección de Participación Ciudadana de la Vicepresidencia del Estado con el objetivo de “brindar insumos para el debate político nacional y plurinacional para enriquecer estos elementos de politización y participación ciudadana como núcleo de la construcción del Estado Plurinacional”.

P. ¿Cómo ve usted el papel que desempeñan los Medios de Comunicación en Bolivia en momentos de crisis o conflicto?

R. Yo creo que para hablar de esté tema hay que hacer siempre un contexto mediático. Para mí, en Bolivia hoy tenemos tres grupos de Medios de Comunicación. En primer lugar, el grupo de Medios Estatales que han pasado por una reestructuración desde que ha empezado este gobierno, que antes cumplían una función netamente gubernamental, pero que además tenían una vida casi mínima, no tenían ningún impacto y repercusión. Ese es un grupo importante porque está la agencia ABI, canal 7, (radio) Patria Nueva y la Red de radios comunitarias, hay que tomarlas en cuenta como un actor.

En segundo lugar están los Medios privados, hace poco había una estadística de que el 93% de los Medios eran privados, que responden a una propiedad privada. Entre los propietarios de los Medios están empresarios en su gran mayoría, sobre todo de las grandes cadenas, también hay propietarios pequeños de Medios privados, incluso hay Medios comunitarios que son privados; pero el gran porcentaje responde a los empresarios grandes de la comunicación.

El tercer grupo yo le llamaría de los Medios alternativos, que al margen de su procedencia no tiene tanto peso la propiedad o a quién pertenece; pueden ser privados, pueden responder a una institución, incluso a algunas iglesias, alguno que otro sindicato, (pero) estos tienen una característica de responder a la comunidad muy directamente, son Medios locales y no son grandes cadenas.

Dentro de estos tres grupos hoy en día no podemos negar que los Medios de Comunicación son actores políticos, yo creo que ya por toda la experiencia que tenemos de comunicación en Bolivia, en nuestro país es un hecho que los actores juegan políticamente, o sea los Medios juegan políticamente, entonces si es así responden a intereses determinados, no solamente económicos. Es importante ahí la propiedad y el poder económico, pero también tenemos que ver que los Medios de Comunicación, por el tipo de trabajo que hacen, más que un rédito económico buscan un rédito político, a un proyecto “x”. Entonces, los Medios Estatales van a responder a un proyecto estatal; los Medios privados, a intereses privados, y los medios alternativos, a un proyecto de sociedad que hay que ver en sus declaraciones qué tipo de sociedad, una sociedad más justa, democrática, libre etc.

Partiendo del contexto, para mí ése es ahora el espectro comunicacional. Cuando hay crisis o hay conflictos necesariamente hacen una valoración de estos conflictos para producir un tipo de discurso social, público. Es innegable que haciendo esa lectura y esa valoración, lo que van a producir es a favor de sus intereses, no es tan acorde que sea tan mecánica, pero creo que ya se ha superado el mito de que los Medios responden a una responsabilidad social. Tenemos muchos ejemplos en nuestra historia de cómo los Medios en ningún momento han respondido a una responsabilidad social, han prevalecido siempre los intereses económicos y políticos de quienes los conducen, dirigen. Entonces cuando se trata de cubrir y de producir información, noticia, etc. con los conflictos, incluso con los géneros de opinión, la tendencia es a favorecer lo que estos Medios defienden. Eso para mí es una característica, entonces si nosotros conocemos la naturaleza de las cadenas de cómo se agrupan los tres grupos de Medios de Comunicación, vamos a ver más o menos por donde va ese discurso político que están generando.

Esa primera constatación de que hay una intencionalidad previa, creo que esto ha superado otro mito de que los periodistas van inocentemente a buscar la información, eso ya no existe; también la realidad nos ha demostrado y científicamente también todas las teorías de periodismo de comunicación, que no hay una construcción total reflejada en los Medios; hay una construcción de la realidad, eso quiere decir que yo periodista construyo la realidad desde mi punto de vista, y si estoy en un Medio, desde el punto de vista del Medio también.

Por otro lado todos los Medios de Comunicación tienen una política editorial, implícita o explícita, más allá de lo que son los códigos de ética, de los periodistas, etc. Cada Medio tiene una política editorial, por eso cuando uno ha pasado por varios Medios sabe perfectamente cuáles son los temas de agenda y cuáles no son temas de agenda. Entonces, el discurso mediático es importante por lo que dice, pero también por lo que no dice, esa es la lectura que hay que hacer de los Medios más allá de lo que muestran. Esa política editorial marca a veces justamente qué sujetos son protagonistas, quiénes son cooptadores de la palabra, quiénes tienen posibilidad de hacer conocer su palabra o quiénes son en definitiva a los que siempre tienen que acudir como fuentes informativas. En esa política editorial no siempre aparece una regla del periodismo que es la parte y la contraparte, se vulnera ese principio.

Entonces yo creo que la segunda constatación es que no hay una ingenuidad en la cobertura periodística, tampoco hay una búsqueda de la verdad, porque si yo parto de mi punto de vista, tengo que saber que hay otros puntos de vista, pero si hago prevalecer la mía es porque tengo esa posibilidad, y ya estoy descartando la otra posibilidad también.

Los Medios empiezan a generar discursos hegemónicos, una de las características de los Medios privados sobre todo es ese funcionamiento en cadena, un propietario de periódico, radio, agencia de noticia, internet. Son discursos hegemónicos, como el periódico de Santa Cruz, Cochabamba o La Paz tienen el mismo titular. Entonces vamos diciendo las mismas mentiras y en situaciones de conflicto los Medios de Comunicación generan discursos a favor de los intereses de su política editorial, no pueden salir de ella. Eso no quiere decir que el dueño del Medio este en la cabeza del periodista para ver si está escribiendo o qué está diciendo por una radio por ejemplo; pero el periodista ya ha internalizado esa política editorial y creo que hay ejemplos muy claros también en el país.

UNITEL tiene una línea definida respecto a lo que es el país, eso es innegable y lo asumen; no creo que haya un periodista que no sepa el tipo de información que tiene que generar para ese Medio. Prima el sensacionalismo, la información arbitraria, en el sentido que se toma a una sola fuente y a otras no; prima también la espectacularización de la vida cotidiana, todo es motivo de show mediático, ese es el estilo de UNITEL, seguramente sus jefes dan la línea cada día, porque cada día se ajusta la agenda, porque ese es el papel de los jefes. Entonces la estructura interna de los Medios permite tener ese tipo de periodistas, es jerárquica de la dirección hacia abajo, hasta el último periodista sabe qué tiene que producir, qué actores va tomar y qué otros no, etc.

Para hablar de los Medios en los conflictos hay que conocer un poco la estructura interna de los Medios, hay que conocer la propiedad de los Medios también en lo que fue el último conflicto sobre la marcha de un grupo de indígenas del TIPNIS, ha habido una mediatización del conflicto, un conflicto entre algunas dirigencias indígenas y el Estado se ha convertido en un conflicto mediatizado donde lamentamos el tipo de información que se ha brindado a la población porque ha sido una información recortada, ha sido desinformación en muchos casos. Ahí tenemos por ejemplo el hecho de una ausencia del contexto del conflicto, es decir ha nacido como conflicto, en ese nacimiento que le ha dado los Medios a ese tema del cual ha habido una ausencia de contextualización, es decir un conocimiento de lo que significa el tema del TIPNIS, de un sólo lado además. En los reportes que han hecho después de muchos días de que estaba avanzando esa columna de marchistas, han ido algunos Medios al TIPNIS y qué decía la gente del TIPNIS: por primera vez están viniendo periodistas al TIPNIS y esa experiencia no es de ahora. En los años 2000 cuando por ejemplo teníamos los bloqueos indígenas en el Altiplano, la gente decía lo mismo: por primera vez están viniendo los Medios de Comunicación, que no sea la última vez, así vivimos, esto somos nosotros.

Entonces una vez más vemos el desconocimiento de los propios periodistas hacia una realidad nacional o en este caso plurinacional, la falta de interés porque los Medios casi en general viven de la noticia inmediata y casi siempre enfocada en el poder, pero no en la gente, entonces se demuestra una vez más que los periodistas estaban perdidos en lo que era y lo que es la vida en la región del TIPNIS. Aun con ese desconocimiento, todos los Medios, especialmente los grandes con mayor alcance, han mediatizado el conflicto, entonces ha habido ausencia de información, desinformación, falta de contextualización de lo que implicaba ese tema, incluso en el desarrollo mismo de lo que se ha denominado conflicto ha habido una ausencia que yo digo intencionada de muchos aspectos internos a esta movilización, por ejemplo: el hecho de hacer conocer cuáles eran los avances en cuanto a las demandas y a las respuestas del Estado. Esa es una forma deliberada de hacer periodismo y hacer comunicación, yo lamento, a veces uno se avergüenza del trabajo de algunos colegas que han llegado a reproducir información sin verificación, vulnerando los principios más elementales del periodismo; y no es gente empírica, es gente que ha pasado por universidades, que ha tenido títulos y tiene mucha experiencia y ha validado ese tipo de información.

Lo que los Medios en general generan cuando hay una mediatización del conflicto es una presión emocional, psicológica sobre la gente y esto es lo que se ha ido produciendo en estos casi 60 días de movilización, profundizando, intensificando las diferencias en lugar de buscar o cumplir un rol que de los Medios en democracia, el cual es buscar puentes de diálogo. Hablamos de participación de los medios, pero ¿cuál es la participación que estamos generando? Entonces al incumplir varios principios del periodismo y la comunicación lo que los Medios han ido asumiendo una vez más, y en este último tiempo es su papel político, su rol político, mientras algunos Medios, pocos Medios alternativos yo diría, trataban de mostrar justamente las múltiples caras que puede tener la realidad en el TIPNIS, que no solamente son las comunidades indígenas, es el tráfico de madera, son los ganaderos y otros, por su poco alcance y la imposibilidad de llegar más allá se quedan como Medios marginales, lamentablemente porque no cuentan con los Medios tecnológicos para tener el impacto que tienen las grandes cadenas. Llamaba la atención en esto por ejemplo: como tener no sólo la “cobertura” sino incluso han llegado personeros de CNN a Bolivia, ¿qué cosa más rara no? Ahí uno puede ver las técnicas de cómo se puede convertir una información en sensacionalismo, las técnicas de hacer entrevistas son otro recurso cuando no dejan hablar a tu interlocutor, cuando lo interpretas en lugar de dejar que diga su palabra.

Otro aspecto que me parece importante destacar en esta coyuntura en relación al TIPNIS es: los Medios de Comunicación que han sido identificados en otras coyunturas, donde se ha vivido momentos de racismo exacerbado desde los Medios de Comunicación, racismo y discriminación hacia los pueblos indígenas, en esta coyuntura han aparecido como los primeros defensores de los derechos humanos de los pueblos indígenas. Yo creo que el pueblo tiene memoria y sabrá sopesar el papel de este tipo de comunicación y de periodismo, porque no hace mucho que hemos vivido esto, por ejemplo el caso de Sucre no sólo durante toda la Constituyente sino después de la Constituyente inclusive. El tema de Pando, donde justamente algunos Medios de Comunicación presentes durante la masacre, teniendo las imágenes no las han difundido y Medios conocidos, cadenas nacionales, otros periodistas que habiendo estado como testigos de la masacre, han tenido que pasar sus imágenes de manera clandestina para apoyar la investigación de estos hechos. Entonces hay una historia en relación a lo que son los Medios de Comunicación en Bolivia y creo que esos son los momentos que últimamente o en los últimos años están marcando también su historia y no es tampoco una novedad que los medios están atravesando una crisis de credibilidad, la gente sencilla dice: se les demanda la verdad, que digan la verdad. Esa crisis la han venido arrastrando, profundizando y en ningún momento se han puesto en serio a debatir internamente el rol de los Medios en la sociedad, entonces es como que producen mentira y vivimos en esa mentira, quienes son parte del gremio también, nadie quiere encarar de frente esa crisis de credibilidad de los Medios de Comunicación.

Pese a que la CPE incluye el derecho a la información y el derecho a la comunicación creo que ahora son los derechos más vulnerados y el otro momento que me parece que se ha puesto en el tapete esta crisis de credibilidad de los Medios es en la discusión de la ley 045 de Racismo y toda forma de discriminación donde se incluía algunos artículos sobre los Medios de Comunicación precisamente han puesto al debate el rol de los Medios.

Ahora yo considero que a un año de aprobada esta ley ya vigente hay algunos pequeños avances, por lo menos se ha limitado la agresión verbal de algunos que se decían comunicadores y periodistas, se ha limitado la agresión verbal, también en imágenes aunque al interior de los medios de comunicación no hay una autorreflexión, un debate donde las políticas editoriales cambien en función de esta norma que es sancionar delitos contra la dignidad de las personas, algo que es intangible, subjetivo pero está presente, entonces al interior yo creo que las políticas editoriales no han variado, hacia fuera las pantallas, los micrófonos, ha habido cierta regulación, hay que normarlo, fiscalizar, hay que hacer cumplir lo que esta normado.

Pocos Medios de Comunicación hoy por ejemplo están cumpliendo el horario establecido en relación a difundir la ley contra el racismo y toda forma de discriminación, las autoridades llamadas con esa atribución tienen que hacer la fiscalización, pero aquí lo interesante es ver este debate, justamente cuando se estaba por aprobar la ley, cómo han reaccionado las asociaciones de Medios privados, las asociaciones de periodistas, entonces precisamente ahí ha aflorado no sólo la crisis de credibilidad, sino una falta de ubicación histórica de estos actores ¿Por qué? La ley esta generada para prevenir y sancionar delitos contra la dignidad de las personas, ¿qué es un delito mayor para un ser humano? En cambio ellos, los Medios defendían la libertad de expresión que es un derecho menor, necesariamente hay que tomarlo de esa manera pero han querido hacer prevalecer esa falsa discusión haciendo notar que una vez más ellos ponen por encima de todo sus intereses y en última instancia los intereses colectivos, los intereses de los pueblos indígenas, de las mujeres, de las diversidades sexuales, toda esa pluralidad que conforma Bolivia. Entonces otra vez ha caído en saco roto su pataleta, porque la sociedad no los ha respaldado, la sociedad se ha puesto al frente. Es otro ejemplo de cómo los Medios se conciben dentro de la sociedad, atribuyéndose poderes que no los tiene. No son omnipresentes, ni omnipotentes, por más que la historia les da una y otra lección, hay una falta de autocrítica de los Medios.

P. ¿Qué sectores de la población son el objetivo de los Medios?

R. Yo creo que la sociedad está muy mediatizada por una multiplicidad de Medios no solo los tradicionales, no solo televisión, prensa escrita, que es lo común y podríamos agregar Internet. Hay otros Medios de Comunicación, por ejemplo rescatábamos la comunicación interpersonal y la comunicación de las organizaciones sociales. En el Alto que es una ciudad tan fuertemente orgánica, todos están en alguna organización o eres de una o de otra pero eres, los espacios de comunicación no son necesariamente los Medios, son sus reuniones, son las asambleas, entonces cuando uno se pregunta ¿cuál es el objetivo de los Medios? Eso se puede medir por el alcance que cada uno tenga, por supuesto en las ciudades hay una presencia fuerte de los Medios de Comunicación, todo el tiempo estamos expuestos a los Medios, pero hay zonas más alejadas dentro el área rural donde no reciben nada de comunicación aun en este tiempo, ni con las repetidoras, no llega, entonces ahí por ejemplo, hay un desequilibrio, más bien porque entonces cuando no llegan los Medios de Comunicación con la información que producen con el discurso necesariamente se genera otras formas de comunicación y son válidas, la gente busca estas otras formas de comunicación entre sí, creo que en el área rural es muy vigente el rumor como Medio de Comunicación, ahí donde no llegan las antenas, ni los celulares, el rumor sigue siendo un Medio de Comunicación, la gente va de feria en feria con ciertos datos, relatos porque las historias construidas así siguen siendo un Medio de Comunicación, lo que se conoce como historia oral. Entonces los Medios de Comunicación por eso no son omnipresentes ni omnipotentes, no son los únicos hay otras formas que están fluyendo para comunicarse.

P. ¿Qué alcance tienen estos Medios?

R. Yo creo que los Medios interpersonales como este del rumor, de las ferias, los mercados, como van de un lugar a otro lugar, son a veces más efectivos, porque permiten la interacción social, en cambio los otros Medios que son sólo la pantalla o sólo el aparato de la radio que no te permiten esa interacción. Así que son a veces mucho más efectivos, la gente acude más a eso, peor si hay una crisis de credibilidad.

P. ¿Los que informan critican, analizan los Medios son imparciales y objetivos?

R. Imparcialidad no existe y sobre eso ya se habló bastante, aunque se repiten en algunos casos todavía sabemos que no existe, ni imparcialidad ni objetividad, es imposible, no sólo por los intereses que pueda perseguir sino por la imposibilidad humana de reflejar algo de manera integral, no se puede, necesariamente recortar la realidad, y la construyes desde tu punto de vista, tú subjetividad, entonces lo que se informa o el discurso que se emite responde a los intereses de ciertos sectores de la sociedad. Los intereses no son malos, porque como decía por ejemplo cuando hablamos de Medios alternativos, cuando responden a una comunidad directamente, responden a los intereses de la comunidad necesariamente, entonces este interés no es negativo de por sí, si el medio está cumpliendo con esa responsabilidad; lo negativo de esto es cuando los Medios, los grandes Medios responden a intereses económicos y políticos de ciertos grupos de la sociedad, las élites, sectores de clase media que tienen como objetivo preservar sus privilegios, como lo han tenido durante cientos de años.

En la medida en que respondan a esos intereses de privilegios están negando los intereses de las mayorías, entonces ya no es válida esa información, porque buscan con eso un objetivo político y económico. En su caso, por ejemplo, cuando estábamos en el neoliberalismo eso pasaba, empresarios de Medios que eran al mismo tiempo banqueros, terratenientes, dueños de Medios de Comunicación y diputados, una cadena de intereses y nadie decía nada, nadie regulaba eso por ejemplo. ¿Qué intereses buscaban? Hacer prevalecer todo lo que habían obtenido en el ejercicio de donde estaban. Si eran terratenientes, tierras; si eran diputados, al partido, etc. Entonces esa es la diferencia. Yo creo que el interés o los intereses no son de por si malos, depende de cómo se ubiquen en relación a una mayoría o a una comunidad y lamentablemente la mayoría de los Medios sobre todo grandes responden a intereses particulares.

P. ¿Tienen los sectores sociales más amplios, posibilidades, de que escuchen su sentir y expectativas?

R. Yo creo que los Medios alternativos que se han ido creando en los últimos tiempos (unos 20 años) se han creado justamente por esa necesidad que la gente quería que se le escuche, entonces se han creado muchos Medios de Comunicación pequeños, locales y través de los cuales la gente tiene la posibilidad de acceder a un micrófono, de acceder a una pantalla, la escritura es menos pero a estos otros Medios, si se han creado por eso, por una necesidad de hacerse escuchar, pero esa es una amplificación pequeña, no puede trascender, por razones técnicas, etc.

En los grandes Medios de Comunicación no sólo por los intereses que respondan sino por su misma estructura es bien difícil que puedan llegar a hacer conocer algo que realmente afecta su vida cotidiana, entonces tienen una agenda predefinida, porque tienen una política editorial, porque tienen una estructura vertical desde el director hasta el periodista, entonces normalmente tienen la posibilidad de casos que están cargados de algún escándalo, de alguna tragedia, el pueblo es siempre noticia en estas cosas. Tragedia, escándalo, violencia muy poco se refleja de la vida cotidiana, de sus expectativas o de su sentir.

Por otro lado sigue prevaleciendo en los grandes Medios la cobertura a los niveles que tienen cierto poder jerárquico, de un lado y del otro lado. Sea el Estado o fuera de él pero con niveles de “representatividad” entonces la gente común tiene pocas posibilidades, yo creo que la gente común está presente en los Medios locales, no tienen posibilidad ahí , tienen presencia y por otra parte creo que también ha habido una irrupción y un crecimiento de comunicadores populares, ante la falta de credibilidad de los Medios y de los periodistas, mucha gente con cierta trayectoria, se lanza cada vez más a los Medios de Comunicación pequeños, locales, comunitarios y hace comunicación, es gente que sabe qué quiere la gente, porque está en Medio de ella, entonces da esa posibilidad de hacerlo más participativo, más horizontal.

Eso ha pasado los últimos 20 años y ha dado lugar a una profunda división, por un lado los periodistas y por el otro los comunicadores populares; pero creo que son los que han dado y están dando la posibilidad de reflejar otras maneras de construir la realidad, otra manera de dar la voz también a la gente. Los Medios de la red de radios comunitarias creo también es una gran apuesta desde el estado que merece se la fortalezca bastante, porque hay lugares donde sólo hay las repetidoras de Patria Nueva o esta la pequeña cabina que se ha podido armar de la radio comunitaria, pero ahí necesitan mucho apoyo, respaldo para hacer otro tipo de comunicación, desde la comunidad, y cuando digo comunidad me refiero a comunidad rural alejada, pero también la comunidad urbana, en El Alto por ejemplo que es tan urbanizado y llegan todos los Medios de Comunicación, pero hay una cantidad de radios pequeñas entre legales y clandestinas, que la misma gente a veces legitima, respalda porque responde más directamente a lo que necesita a lo que espera, a lo que quiere decir, etc.

P. ¿Contribuyen los Medios a resolver conflictos o los avivan más?

R. Creo que una parte de la autocrítica que deben hacer los Medios y los periodistas es su rol en la sociedad, porque si van a ser netamente actores políticos, entonces es mejor que se quiten ese título de Medios de Comunicación. ¿Qué es lo que nuestra sociedad nos ha demandado? Nos ha demandado un cambio, ese cambio quizá traducido en la Constitución Política del Estado, se han incluido sus derechos de información y comunicación, no se están aplicando adecuadamente, no se están ejecutando; entonces ¿Cuál sería nuestro rol? Si nosotros decimos que somos una pluralidad, un Estado Plurinacional, hemos votado por esa constitución, aprobando ese legado de principios de miradas, entonces deberíamos como Medios de Comunicación asumir este papel, el cual es un papel fundamental ahora que requiere la sociedad, por ejemplo, Medios interculturales, cómo construimos la interculturalidad, si somos intermediarios, entre estado y sociedad, entonces y si somos una pluralidad entre naciones entre sectores, entre diversidades, entre diferencias, entonces los Medios a través de la palabra que es su materia prima tienen que contribuir a construir esa interculturalidad.

Esto no quiere decir que yo voy a tolerar al otro o viceversa, interculturalidad es aceptar las diferencias como son, aceptar las cosmovisiones diferentes, cuando yo acepto entonces yo asumo que eso puede ser útil también a mi construcción de vida y viceversa, así sucesivamente, entonces los Medios deberíamos estar buscando esos canales o instrumentos como hacer fluir la interculturalidad. La interculturalidad básicamente es un diálogo, que tiene que empezar entre dos, crear puentes de diálogo y me parece que los Medios, la mayoría sobre todo, lo que buscan es como tienen intereses y agenda predefinida y establecida entonces no alcanzan a ver esta necesidad que necesita nuestro país, porque si no trabajamos interculturalidad, diálogo, encuentros, cómo vamos a avanzar a una convivencia social nueva. Por eso yo veo cuando los Medios de Comunicación hacen de la información o de la noticia sensacionalismo y espectáculo, show, escándalo no están contribuyendo a ello.

P. ¿Cree que los Medios usan la mentira para promover violencia y odio? ¿Cree que los Medios atentan contra los derechos humanos?

R. Si, también, ese conjunto de herramientas que no son ingenuas, son deliberadas, es una manera deliberada de hacer periodismo y comunicación, si no buscamos esa integración a través de la comunicación, ésta no va cambiar el mundo, pero la comunicación puede contribuir en mucho porque su materia prima es la palabra, la imagen, diremos el discurso en general, es palabra, es acción, es imagen, entonces hace falta esa reflexión de los Medios, de los periodistas y de los comunicadores. ¿Cuál es nuestro nuevo rol en el nuevo contexto? Inauguramos cuando hemos dicho si queremos cambiar este país, cuando hemos aceptado que somos diferentes, cuando hemos votado porque haya un Estado plurinacional, cuando hemos votado porque haya descolonización. ¿Entonces de qué estamos hablando? Hay a veces, entre periodistas comentamos, cosas interesantes como la interculturalidad implicaba intraculturalidad necesariamente, pero hay Medios que por el hecho de ponernos dos o tres mensajes en el día en un idioma de otra nacionalidad: aymara, quechua ya creen que están cumpliendo con esta interculturalidad. En algunas comunidades rurales nos dicen: nos ponen esos mensajes a las 6 de la mañana, porque después claro el indio ya no escucha, no ve nada, todo es castellanizado, entonces es cierto y hay Medios que ni siquiera eso el 0,001 % de sus contenidos tiene un contenido intercultural, nada hasta ahora.

P. Entonces si hay esas maneras diferentes de actuar ¿cuál es entonces el papel de los Medios en resolver conflictos?

R. No va a haber ese papel; apaciguar, buscar el diálogo, no es brindar más insumos de información para que la gente saque sus conclusiones, es dirigir la información y desinformar en muchos casos. Había una página el día del 25 de septiembre, en la página de la CIDOB, por ejemplo que estaban transmitiendo en directo con algunos dirigentes, decía: nueve muertos y eso han reproducido muchos medios sin comprobar, sin verificar, entonces después ni siquiera hubo un desmentido, entonces cuando hablamos de eso, de qué derechos humanos podemos decir que los Medios están preservando, cuando están precisamente actuando con la mentira y la desinformación, cuando además estas afectando.

Por eso la discusión de la ley 045 ha sido muy importante justamente el debate era derechos humanos, cual es el derecho mayor, porque no había otra manera de entendernos también entre los sectores, no puede haber derecho mayor que la dignidad de las personas, nadie tiene el derecho de denigrar, insultar, hacerse la burla, de ser sarcástico, peor cuando tienes acceso a estos Medios que amplifican el mensaje por mil o por cien mil, entonces ahí hay mucha irresponsabilidad de los Medios de Comunicación, hay un doble discurso, porque en sus declaraciones dicen que son democráticos que defienden los derechos humanos, pero cuando producen el discurso en situaciones difíciles, lo que hacen es vulnerar los derechos humanos, porque al dar una desinformación, una información no comprobada estas vulnerando un derecho a la comunicación y a la información, entonces prevalece un doble discurso además, en el papel dicen una cosa y en el ejercicio del oficio están haciendo otra cosa.

P. ¿Será que este gobierno está soportando un ataque violento de sectores conservadores a través de los Medios de Comunicación?

R. Creo que el gobierno de Evo Morales desde el principio ha estado ante una arremetida fuerte mediática, porque desde que ha entrado este gobierno y sus planteamientos en los cambios que ha anunciado en lo económico, político, social en lo cultural etc., han sido asumidos como una amenaza, porque no olvidemos que los grandes Medios, responden a intereses fuertes consolidados, que vienen de larga data, herencias, los negocios, los privilegios, como han preservado su riqueza, su estatus, etc. Entonces si el gobierno representan una amenaza a esos sectores, entonces mueve a toda su maquinaria, lo que incluye a los Medios de Comunicación, y esa ya es una lucha política.

Por eso decía los Medios de Comunicación en los últimos años, sobre todo desde que entra el gobierno del presidente Evo Morales, han asumido un rol de actores políticos, ellos juegan en esa lucha política, como actores políticos tienen una posición, ahí es donde claramente se ve que no hay la misma imparcialidad ni objetividad, están expresando una posición política y en muchos lados ha sido claramente de oposición a las medidas que ha tomado este gobierno en el proceso de cambio. Este es el rol que hoy tienen los grandes Medios de Comunicación, son actores políticos definitivamente con una posición y por lo tanto el discurso que producen es para respaldar esa posición política, para generar el sentido común en torno a esa posición política que tienen y es básicamente una de las élites, la de preservar y mantener sus privilegios a toda costa y están encaramados en todo lado, inclusive están dentro del Estado. Esa es la lucha política que seguimos viviendo en nuestro país.

* Fuente: “La Migraña”, revista mensual de la Vicepresidencia el Estado Plurinacional de Bolivia. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=153809&titular=la-migraña:-una-revista-sin-restricción-que-invita-a-debatir-con-argumentos-